Putin aprovecha los bandazos de Trump para comerciar con los saudíes sin alejarse de Irán

Putin aprovecha los bandazos de Trump para comerciar con los saudíes sin alejarse de Irán

Rusia, que ha firmado un acuerdo multimillonario de armamento y energía con Arabia Saudí tras la histórica visita del Rey Salman al Kremlin, avanza posiciones en Oriente Medio sin renunciar en la defensa a ultranza del acuerdo nuclear iraní

El tablero del histórico acuerdo nuclear con Irán se tambalea por el pilar clave. Rusia e Irán, profundos aliados en los últimos años, han mostrado públicamente sus dudas sobre si continuará en él los EE.UU. de Donald Trump, que ha amenazado con abandonar el pacto refrendado en julio de 2015 entre Teherán y las seis grandes potencias del Grupo 5+1 si no se corrigen los «débiles mecanismos de inspección» contemplados para hacer frente al «programa de misiles balísticos» y suprimir las «fechas de caducidad» de las restricciones impuestas. Pero las turbulencias que genera la Casa Blanca han propiciado también paradojas y extraños compañeros de cama.

«En realidad no debemos hablar propiamente de la "Agenda Trump" para Irán, sino de la "Agenda Netanyahu" (primer ministro de Israel). Como pocas veces, Europa está más alineada con los intereses rusos que con los estadounidenses», dice a ABC Maxim Suchkov, experto del Consejo de Asuntos Internacionales de Rusia. La retirada de Estados Unidos del acuerdo nuclear de Irán supone un escenario bastante realista, especialmente si es el Congreso, que se ha manifestado reacio al acercamiento de Obama a la República islámica, el que decide. Como hizo antes con Afganistán o la propia Rusia, sugiere Suchkov, Donald Trump ha externalizado la resolución de las sucesivos cambios de rumbo internacionales al órgano legislativo, de mayoría republicana, para no incumplir sus promesas de borrar por completo el legado de Obama ni decepcionar a su ala dura.

Moscú, nuevo socio comercial de Arabia Saudí

«Esta diplomacia de Twitter refleja bien su tendencia a seguir sus sensaciones personales en lugar de plantearse estrategias claras a futuro», explica Barah Mikail, fundador de la consultora de seguridad Stractegia. El pasado 13 de octubre, Trump anunció su intención de compensar la influencia desestabilizadora de Irán y de paso presionar a la poderosa Guardia Revolucionaria, a lo que el Ayatolá Ali Jamenei ha reaccionado insistiendo en que Irán no saldrá del acuerdo nuclear. En su alocución, Jamenei ha respaldado además la posición de sus socios europeos: los Veintiocho de la UE han reiterado su apoyo esta semana al pacto y presionarán a Washington para que no lo abandone. «La posición de Trump acerca del acuerdo multilateral socava la credibilidad de EE.UU. como interlocutor; así que cuando algo no le interese romperá unilateralmente», sostiene el analista ruso.

Moscú ha avanzado varias posiciones en Oriente Medio las últimas semanas, confirmado con el histórico desplazamiento del Rey Salman al Kremlin hace dos semanas para comprar armamento ruso. Ambas potencias firmaron un contrato de mil millones de dólares para el suministro de misiles de defensa aérea S-400 de Rusia a Riad y energía. «Esto es solo el comienzo», afirmó entonces el gobernador de la Autoridad de Inversiones Generales de Arabia Saudí, Ibrahim Al Omar. «Estamos (en Rusia) para conocer gente, darnos la mano, para encontrar todas las formas en que las empresas de nuestros dos países pueden trabajar juntas». Putin aplaudió el acercamiento: «Esta es la primera visita a Rusia de un rey saudí en toda la historia de nuestras relaciones. Esto ya es de por sí un acontecimiento muy significativo».

La fotografía tomada del Rey Salman y Putin acercándose uno al otro, con la cabeza gacha y recorriendo los metros de alfombra que les separan como en una especie de duelo de caballeros, reflejó la importancia y épica del momento: Rusia, el aliado de Irán, junto a Arabia Saudí, el socio imprescindible en el Golfo de EE.UU. las últimas décadas. Y apenas unos días después de la visita histórica del jerarca saudí, el Kremlin -que se ha ofrecido como mediador entre Riad y Teherán- anunció la pasada semana que Putin viajará próximamente al país persa.

«Desde el 11 de Septiembre, Arabia Saudí ha empezado a desarrollar lazos con actores emergentes al margen de EE.UU.. Riad va a seguir privilegiando su relación estratégica con Washington, pero tampoco parece fiarse tanto de su aliado histórico y de la capacidad de los americanos para mantener una fuerte presencia en la zona con políticas fiables especialmente ahora que ha entrado Rusia con determinación en el escenario regional», subraya Mikail.

Según Bloomberg, «los israelíes y turcos, los egipcios y los jordanos, están todos siguiendo la vía del Kremlin favoreciendo las aspiraciones de Putin de convertirse en el gran dominador de Oriente Medio». Pese a los ambiciosos proyectos del presidente ruso de recuperar para Rusia esplendores pasados, no significa que quiera dominar la región a cualquier precio para ganarse todos los gobiernos de Oriente Medio, señala Mikail. El presidente ruso considera que EE. UU. mantiene el dominio de la región aún hoy. «Aunque ven también que las evoluciones del mundo nos llevan ya a una transición de un mundo unipolar a un mundo que acabará siendo o multipolar», agrega el analista franco-sirio.

Rusia, convertida en la principal aliada de Turquía, ahora enfrentada a Estados Unidos y la Unión Europea tras el fallido golpe de Estado, trata de ocupar un vacío que dejó tras el desmembramiento de la URSS. Como superpotencia durante la Guerra Fría, Moscú armó a los Estados árabes contra Israel. La contienda siria, en la que el Kremlin ha ejercido de sostén imprescindible de Bashar al Assad para su continuidad, ha confirmado su posicionamiento en la región y el rol que compartirá con Irán en un escenario de posconflicto. Con Siria, estima Mikail, los rusos quieren ayudar a encontrar una salida a la situación desastrosa que vive el país. «Y eso no lo digo yo, sino también representantes de la oposición al régimen sirio profundamente contraria a Rusia y pro Estados Unidos los últimos años».

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino