Proyecto de OMS contra pandemia se enfrenta a escasez de efectivo en medio de falta de vacunas y oxígeno

Proyecto de OMS contra pandemia se enfrenta a escasez de efectivo en medio de falta de vacunas y oxígeno

La Organización Mundial de la Salud (OMS) está buscando 11.500 millones de dólares en fondos urgentes para combatir la variante Delta del coronavirus, según un borrador del informe visto por Reuters, en medio de preocupaciones de que las naciones ricas estén eludiendo en parte sus programas COVID-19.

Una gran parte del dinero en efectivo que se solicita a los socios de la OMS se necesita para comprar pruebas, oxígeno y máscaras faciales en las naciones más pobres, dice el documento que se espera que se publique esta semana. Y una cuarta parte sería para comprarles cientos de millones de vacunas que de otro modo irían a otra parte.

El documento, aún sujeto a cambios, describe los resultados y las necesidades financieras del Acelerador del acceso a las herramientas contra la COVID-19 (ACT-A), el programa codirigido por la OMS para distribuir de manera justa vacunas, medicamentos y pruebas de COVID-19 en todo el mundo.

El programa, establecido al comienzo de la pandemia, sigue teniendo una gran insuficiencia de fondos, y sus coordinadores ahora reconocen que seguirá siéndolo, ya que muchos gobiernos buscan abordar las necesidades globales del COVID “de manera diferente”, dijo a Reuters un funcionario de ACT-A, hablando bajo condición de anonimato.

Como resultado, ha reducido en casi 5.000 millones de dólares su solicitud total de fondos, muestra el documento. Pero todavía necesita 16.800 millones de dólares, casi tanto como lo que se ha recaudado hasta ahora, y 7.700 millones de dólares que se requieren con urgencia.

El documento también pide otros 3.800 millones de dólares, además de los 7.700 millones de dólares, para tomar opciones para 760 millones de dosis de vacunas COVID-19 que se entregarían el próximo año.

“Estas opciones de compra deben ejercitarse en los próximos meses o se perderán las dosis de la vacuna”, advierte el documento.

El director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, dijo la semana pasada que se necesitaban con urgencia 7.700 millones de dólares, pero no dio un desglose del gasto planificado y no dijo cuánto dinero extra se requería para las vacunas.

La OMS no estuvo disponible de inmediato para hacer declaraciones.

La última crisis de efectivo subrayará las preocupaciones sobre el futuro a largo plazo del programa, que ha tenido problemas para asegurar suministros y equipos para controlar una pandemia que ha matado a más de 4,2 millones.

La parte de vacunas del proyecto, llamada COVAX, depende cada vez más de las donaciones de las naciones ricas, en lugar de sus propios suministros, después de que el fabricante clave India restringió las exportaciones de inyecciones para aumentar las vacunas nacionales.

Pero Estados Unidos, la Unión Europea y Japón también han donado vacunas directamente a los países como parte de sus campañas de diplomacia de vacunas. Japón también ha dicho que es un proceso más rápido que pasar por COVAX.

Algunos países también han proporcionado equipos directamente a otros. El mes pasado, Australia dijo que donaría equipos relacionados con el oxígeno, kits de prueba de antígenos y vacunas a Indonesia.

El pedido de dinero en efectivo se produce cuando se pone en marcha una revisión de la ACT-A, con Francia, Alemania y Canadá entre los países que dirigen el proceso. Se espera un informe sobre los resultados y deficiencias del programa en septiembre por parte de la consultora Dalberg Global Development Advisors, dijo el funcionario de ACT-A.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino