Protestan contra Alberto Fernández en la gran fiesta peronista

Protestan contra Alberto Fernández en la gran fiesta peronista

La CGT local encabezó una jornada de protestas a modo de crítica contra la gestión actual del presidente y sus recientes medidas

Históricamente, el Día de la Lealtad suele representar una verdadera fiesta dentro del entorno peronista argentino. Movilizaciones masivas, discursos entusiastas y hasta conciertos son los ingredientes habituales de las celebraciones del 17 de octubre, día en que se conmemora la liberación del expresidente Juan Domigo Perón en la Plaza de Mayo en 1945. Pero este año la jornada más representativa del calendario de los admiradores del general se convirtió en un verdadero golpe duro a la reputación del actual mandatario, ya dañada desde los resultados de las elecciones primarias de septiembre.

Esta semana, Buenos Aires amaneció con un día soleado, pese a que las nubes sobrevolaban la Casa Rosada. Apenas comenzada la tarde porteña, cerca de las 14 horas locales, la CGT local encabezó una jornada de protestas a modo de crítica contra la gestión actual del presidente Alberto Fernández y sus recientes medidas. «Desarrollo, producción y trabajo» fue el lema de la manifestación que tuvo lugar el lunes en pleno centro de la ciudad de Buenos Aires y que fue protagonizada por los principales sindicatos y movimientos sociales.

Además de los reclamos de los manifestantes, se convocó a otros sectores a sumarse al pedido de mayor equidad. «Es tiempo de justicia social, compromiso irrenunciable y militante del movimiento obrero», fue una de las proclamas de la protesta, que también solicitó un crecimiento del «empleo genuino» a nivel nacional.

División en el peronismo

La movilización, que se desarrolló a comienzos de esta semana, sucedió a una jornada de protestas masivas el pasado domingo. Una misma fecha -el Día de la Lealtad peronista-, dos manifestaciones por separado: una gran analogía del estado actual del peronismo, fuertemente dividido tras los resultados de los últimos comicios en Argentina.

El último día del fin de semana había sido el núcleo del kirchnerismo el que salía a las calles con motivo de la fiesta peronista para señalar el desacuerdo con algunos puntos de la gestión del mandatario y haciendo aún más evidente la fractura que existe dentro del partido. El lunes, en cambio, le tocó el turno a los sindicatos.

Más allá de la grieta dentro del partido oficialista, un dato no ha pasado desapercibido a los ojos de los argentinos: la ausencia del presidente Fernández en ambas celebraciones. La semana pasada, los ciudadanos se vieron un poco desorientados a causa de sus vaivenes con respecto a los festejos del Día de la Lealtad peronista. En un inicio el mandatario había decidido anular los tradicionales eventos, dado que el 17 de octubre coincidió en Argentina con el Día de la Madre. Pero luego no solo dio marcha atrás, sino que además animó con entusiasmo a asistir a la conmemoración. «Movilicémonos a todas las plazas», invitaba con jolgorio.

Finalmente, él mismo se ausentó de todos los festejos alusivos al peronismo. No es para menos: motivos para celebrar no sobran en una Argentina en la que los economistas estiman un 50% de inflación anual y en la que la división entre los políticos no es sino un reflejo de la grieta entre los ciudadanos.

Para su reaparición escogió el mandatario un escenario distinto y se hizo presente en un acto de promoción de la industria de la provincia de Tierra del Fuego realizado en la Casa Rosada. Allí aseguró que el país está «alcanzando la salida que nos involucra a todos, a los empresarios, a los que trabajan y al Estado». Pronóstico que -como se evidenció en estos días- no parecen compartir no solo sus opositores políticos, sino también algunos de sus mismos compañeros de partido.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino