Protección de Cabo de Hornos combinará parque marino y zona con pesca industrial

Protección de Cabo de Hornos combinará parque marino y zona con pesca industrial

El gobierno trabaja en una propuesta elaborada por centros de investigación de Magallanes que concilia conservación con explotación sustentable.

"Sumaremos dos nuevos parques marinos: uno en el Archipiélago de Juan Fernández y otro en la zona de Cabo de Hornos e Islas Diego Ramírez, de 100 mil km {+2} ". Con estas palabras, la Presidenta Bachelet anunciaba en su cuenta pública de junio pasado la creación del parque marino (PM) más grande e importante del Cono Sur. Al tener la calidad de PM, se asegura que en esta zona no se pueda realizar ningún tipo de actividad, salvo las de observación, investigación o estudio.

Sin embargo, desde el anuncio, las condiciones de protección de esta zona austral se han ido ajustando.

Ayer, el director de Intereses Marítimos del Ministerio de Relaciones Exteriores, Matías Undurraga, presentó durante una sesión del Congreso Internacional de Áreas Marinas Protegidas IMPAC4, el mapa con la propuesta de delimitación del Parque Marino Cabo de Hornos que actualmente se maneja y que ya había sido adelantada el lunes por el ministro Heraldo Muñoz en el Congreso (ver infografía).

El trazado amplía la superficie del PM a más de 140 mil km {+2} , que incluye al Archipiélago Diego Ramírez, pero no al de Cabo de Hornos. Este quedaría dentro de un Área Marina Costera Protegida de Múltiples Usos (AMCP-MU), lo que significa que pueden desarrollarse ahí actividades como pesca y turismo sustentables, entre otras.

La zona se suma a la actual Reserva de la Biósfera Cabo de Hornos (50.000 km {+2} ), creada en 2005, y que se ampliaría para incorporar al nuevo PM y las áreas intermedias.

Undurraga destacó que la propuesta fue desarrollada por el Programa de Conservación Biocultural Subantártica (PCBS), que es coordinado por la U. de Magallanes, el Instituto de Ecología y Biodiversidad y la Fundación Omora. Este se ha trabajado en conjunto con el Gobierno Regional de Magallanes, el Ministerio del Medio Ambiente y la Subsecretaría de Pesca.

El doctor Ricardo Rozzi, director del PCBS, señala que uno de los objetivos principales de esta propuesta es "conciliar que haya una preocupación por las necesidades de bienestar humano, al mismo tiempo que la conservación de la biodiversidad".

Con el aval de los 18 años que lleva Omora haciendo estudios ecológicos en la Reserva de la Biósfera Cabo de Hornos, Verónica Morales coordinadora del PCBS, lo explica de la siguiente forma: "A la creación de las AMP hay que ponerles sustentabilidad, para que no se conviertan en áreas de papel. Y eso significa integrar lo económico, lo ambiental y lo social, con el desafío de trabajar con la pesca tanto artesanal como industrial sustentable y con apoyo de la comunidad científica ".

Discusión abierta

"Lamento que no se estén protegiendo zonas costeras, porque son muy ricas en nutrientes y son áreas importantes para la protección de la biodiversidad", dice sobre el trazado del parque Paulina Bahamonde, investigadora asociada de Fundación Meri. Agrega que "el riesgo de no incluir en el PM zonas poco exploradas es que perdamos biodiversidad y elementos del ecosistema que desconocemos o cuyo rol aún no es conocido".

El actual trazado dejó fuera la propuesta de la iniciativa Pristine Seas, de National Geographic, que proponía protección total del archipiélago de Cabo de Hornos.

"Es muy valioso que se cree un parque marino tan grande, que va a proteger efectivamente el ecosistema de Magallanes. Sin embargo, lamentamos que se deje fuera un área ecológicamente tan importante como el archipiélago de Cabo de Hornos para dar espacio a una pesquería totalmente insustentable, como la del bacalao de profundidad", señala Álex Muñoz, director de Pristine Seas para Latinoamérica.

En tanto, Rodrigo Guijón, coordinador del Programa Marino de WCS Chile, plantea que la decisión de declarar áreas como parque marino o como protección con múltiples usos, "técnicamente debe hacerse en función del tipo de manejo que se requiere para las necesidades de conservación". Si el patrimonio ambiental está amenazado, es lógico que no se pueda intervenir, "pero si puede mantenerse en buenas condiciones con algunas intervenciones humanas, estaríamos apuntando igualmente a sustentabilidad y podría perfectamente haber una zona de múltiples usos".

Guijón concluye: "Lo bueno de estos foros es que se abra la discusión y ojalá se haga de forma transparente".

Rica diversidad

En las islas de Cabo de Hornos y Diego Ramírez y las aguas que las rodean se han identificado 43 especies de cetáceos, además de pingüinos, petreles, albatros y otras aves marinas; krill, inmensos bosques de huiro y recursos pesqueros amenazados, como merluza austral, bacalao de profundidad y centolla, entre otras especies.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino