Expresidenta interina Jeanine Áñez pide a la OEA que visite Bolivia y constate detrimento de la "justicia y los presos políticos"

Expresidenta interina Jeanine Áñez pide a la OEA que visite Bolivia y constate detrimento de la "justicia y los presos políticos"

19:07 - La expresidenta interina de Bolivia Jeanine Áñez solicitó este viernes a la Organización de Estados Americanos (OEA) que visite al país junto a la comunidad internacional y constate directamente lo que catalogó como un detrimento de la "justicia y los presos políticos".

En una carta que fue publicada en su cuenta de Twitter, Áñez le dice al secretario general del organismo, Luis Almagro, que su pedido de clamor y ayuda no es por ella, "sino por un país totalmente destruido judicialmente y que su poder Judicial está prostituido al gobierno de turno".

El texto agrega: "Éste es el momento que deben venir a Bolivia y poner un alto a los proxenetas del poder que son liderados por Luis Arce Catacora y Evo Morales junto a toda la élite masista".

Uno de los abogados de Áñez, Luis Adolfo Guillén, confirmó a CNN que la carta publicada en la red social es auténtica y que en las próximas horas la estarán enviando de forma oficial a Almagro.

Hasta este viernes, Almagro no había reaccionado públicamente en Twitter al reclamo de Áñez. CNN también le ha pedido comentarios, pero no hemos recibido respuesta.

Otras peticiones de comentarios enviadas por CNN este viernes a la presidencia, al expresidente Morales, al Órgano Judicial y al Movimiento al Socialismo tampoco fueron respondidas de inmediato.

La expresidenta interina de Bolivia fue detenida el 13 de marzo dentro de la causa conocida como "Golpe de Estado". A comienzos de agosto, un juez dispuso extender por seis meses la prisión preventiva. Está acusada de "terrorismo, sedición y conspiración" por su supuesta participación durante 2019 en lo que el Gobierno califica como un golpe de Estado contra el entonces presidente, Evo Morales.

En reiteradas ocasiones, Áñez ha afirmado que todo se trata de una persecución política en su contra.

En noviembre de 2019, el entonces presidente Evo Morales renunció a su cargo luego de que una auditoría internacional de la OEA sugiriera que los resultados de las elecciones del 20 de octubre no podían ratificarse debido a “graves irregularidades”.

La OEA aseguró entonces que las supuestas faltas, que incluían errores en la cadena de custodia de las papeletas, alteración y falsificación de material electoral, redirección de datos a servidores no autorizados y manipulación de datos, impactaron el conteo oficial de los votos.

El resultado electoral sumergió a Bolivia en una crisis política y social que tuvo episodios violentos entre manifestantes y las fuerzas de seguridad.

Áñez asumió la Presidencia interina de Bolivia el 12 de noviembre de 2019, luego de la salida de Morales y las renuncias del vicepresidente Álvaro García Linera, la presidenta del Senado, Adriana Salvatierra Arriaza, y el vicepresidente primero Rubén Medinaceli Ortiz.

Morales gobernó Bolivia durante casi 14 años y tras renunciar salió del país el 11 de noviembre de 2019. Regresó el 9 de noviembre de 2020, luego de pasar casi un año exiliado en Argentina y tras la victoria de Arce en las urnas.

El pasado 21 de agosto, la expresidenta interina se autolesionó en prisión y "atentó contra su vida como un grito de auxilio", según dijeron entonces sus abogados a CNN. Luego del incidente, el Gobierno ha dicho que brinda los cuidados y atención adecuada a Áñez.