“Uruguay tiene que reducir distorsiones que afectan la eficiencia y revisar criterios de tarifas”

“Uruguay tiene que reducir distorsiones que afectan la eficiencia y revisar criterios de tarifas”

Para volver a impulsar la productividad y el crecimiento se requiere reducir las distorsiones que afectan la eficiencia de los sectores productivos", dijo Sergio Díaz-Granados.

Desde el 1° de septiembre, Sergio Díaz-Granados, es el nuevo presidente ejecutivo de CAF-Banco de Desarrollo de América Latina (del que Uruguay es miembro) por un período de cinco años. Es un abogado colombiano y especialista en Gobierno y Finanzas de la Universidad Externado de Colombia.

Previamente fue director ejecutivo para Colombia en el Grupo BID; tiene una extensa carrera en el servicio público y privado, a nivel local e internacional: fue ministro de Comercio, Industria y Turismo de Colombia, viceministro de Desarrollo Empresarial y Presidente de Bancóldex y ProColombia, entre otros. Esta es la entrevista con el Grupo de Diarios América.

-A medida que se van liberando las restricciones por la pandemia, se empieza a ver una recuperación económica para América Latina, pero la misma será desigual. ¿Qué economías de la región considera se recuperarán primero, a niveles previos a la pandemia, y qué países demorarán más?

-La actividad se viene recuperando de manera más acelerada que lo anticipado hace unos meses. Esto debido a dos factores. Por un lado, tenemos un entorno externo más favorable, con una mayor demanda de las exportaciones, precios de las materias primas más elevados, sólidos flujos de remesas y liquidez internacional abundante. Por otro lado, y más importante aún, la recuperación de la demanda doméstica, gracias a la reapertura de las economías. Sin embargo, hay sectores que permanecen deprimidos, como los servicios de alto contacto humano y el turismo. Esto explica que los países donde el turismo tiene un peso importante en la economía, como es el caso de los países del Caribe, sigan trayectorias más lentas de recuperación. Otro factor que ha tenido un impacto importante en la recuperación es la magnitud y efectividad del apoyo de los gobiernos, particularmente de las transferencias a las familias que han servido para apuntalar el consumo. El reto regional que ahora tenemos es el de combinar la sostenibilidad fiscal con políticas que impulsen el crecimiento económico con inclusión social y equidad.

-¿Cuáles son los planes de CAF para estimular la recuperación económica en la región pospandémica, teniendo en cuenta que los países han sufrido diferentes impactos en este año y medio?

-Desde el comienzo de la pandemia, CAF reaccionó de forma ágil y contundente al poner a disposición de los países accionistas instrumentos financieros, asistencia técnica y herramientas de conocimiento como complemento a las medidas extraordinarias adoptadas por los gobiernos para mitigar los impactos de la crisis sanitaria, económica y social. Se aprobaron US$ 14.147 millones, una cifra récord para la institución. Pero debemos seguir. En lo que va del año, CAF ha definido un plan con los siguientes aportes a los países de la región: (i) una línea de crédito por US$ 1.000 millones destinada a la adquisición de vacunas y soporte a las campañas de vacunación y mejorar los sistemas de vigilancia epidemiológica; (ii) la ampliación de la línea de crédito regional para eventos extremos del clima, sismos, accidentes contaminantes y epidemias por hasta US$ 500 millones; (iii) una facilidad regional de apoyo anticíclico a empresas prestadoras de servicios públicos ante los efectos del COVID-19 por hasta US$ 1.200 millones, entre otros. Se tiene previsto cerrar el año con una cartera cercana a los US$ 30.000 millones, mostrando el gran esfuerzo que realiza CAF para apoyar a sus países miembros. Pero vamos a seguir con planes que nos permitan avanzar, por ejemplo, en la vacunación, mientras algunos países están al 65%, otros apenas llegan al 5%. Debemos impulsar un cambio en ese escenario.

-La CAF tiene en México un programa de apoyo a las políticas de mitigación y adaptación al cambio climático, ¿cómo ven la situación climática en la región?

-Entre 1970 y 1979, los daños por desastres hidroclimáticos en América Latina y el Caribe ascendieron a US$ 4.500 millones, en cerca de 120 eventos registrados. En la última década, entre 2010 y 2019, los daños se valoraron en US$ 58.300 millones, con más de 480 eventos. Estamos en un momento definitivo para salvar el planeta, nuestra casa común, por eso desde CAF vamos a contribuir con proyectos que apuntalen el crecimiento verde y la economía circular en México y la región a través de un mayor posicionamiento y financiamiento de proyectos en eficiencia energética, temas ambientales, forestales, agua, climáticos, gestión de residuos y agricultura sostenible, entre otros. Hemos planteado que CAF va a ser el banco verde de América Latina.

-¿Cómo ve la situación de la economía uruguaya?

-Uruguay está transitando la salida del período de mayor incidencia de la pandemia, lo que repercute positivamente en términos de actividad. Para volver a impulsar la productividad y el crecimiento se requiere reducir las distorsiones que afectan la eficiencia de los sectores productivos. Esto implica revisar los esquemas de provisión de servicios públicos, incluyendo la revisión de los criterios de fijación de tarifas y cuestiones más institucionales como la gobernanza de las empresas públicas y entidades regulatorias. Desde CAF, seguiremos promoviendo la dotación y mantenimiento de la infraestructura, la profundización del mercado financiero, la productividad del sector privado y la inserción internacional.

-¿Cuánto dinero y en qué proyectos planea desembolsar CAF para Uruguay este año y en 2022?

-Este año renovamos la línea de crédito contingente (se desembolsa rápidamente cuando el país lo requiere) y liquidez por hasta US$ 750 millones, que es relevante para fortalecer la liquidez; y comenzamos el desembolso del crédito en favor de la Corporación Nacional para el Desarrollo (CND), por US$ 100 millones, para el fortalecimiento y ampliación del Sistema Nacional de Garantías (SiGa), en favor de las grandes, medianas pequeñas empresas, en especial en esta etapa de reactivación económica. Finalmente, para 2022 tenemos previsto seguir apoyando al gobierno en su objetivo de reformas estructurales, y principalmente en proyectos de reasentamiento urbano, infraestructura de integración e hidrovías, entre otros.

La situación de Venezuela y el abordaje de la CAF
En la entrevista, el Grupo de Diarios América, preguntó al flamante presidente ejecutivo de CAF-Banco de Desarrollo de América Latina, Sergio Díaz-Granados, en qué áreas continuará trabajando el organismo en Venezuela dada la crisis política y económica que vive el país. También se le preguntó si pueden los emprendedores tener esperanza de financiamiento en áreas como el turismo.

Esto es lo que respondió Díaz-Granados: “Venezuela es uno de los países fundadores de CAF y donde tenemos nuestra sede, en la que he asumido mi mandato como presidente ejecutivo, por lo que deseamos continuar siendo un aliado para su desarrollo. Estamos dispuestos a seguir apoyando al país para contribuir a su recuperación económica y mejorar las condiciones de vida de todos los venezolanos. También existe la voluntad de acompañar al sector privado en sectores prioritarios como el productivo, el agroindustrial y el sanitario, así como en otros sectores generadores de divisas como el turístico. Para ello, CAF seguirá profundizando el desarrollo de alianzas con los principales bancos nacionales”.

*El Grupo de Diarios América (GDA), al cual pertenece El País, es una red de medios líderes fundada en 1991, que promueve los valores democráticos, la prensa independiente y la libertad de expresión en América Latina a través del periodismo de calidad para nuestras audiencias.