Emmanuel Macron pide evitar que Afganistán se convierta "en un oasis para terroristas"

Emmanuel Macron pide evitar que Afganistán se convierta "en un oasis para terroristas"

La UE se ha limitado a apoyar un comunicado de la comunidad internacional -sin Rusia ni China- que pide a los talibán garantizar la seguridad de quien quiera abandonar el país

La Unión Europea y la OTAN están coordinando esfuerzos entre sus estados miembros para garantizar la evacuación de su personal en territorio afgano tras la toma de Kabul, ayer, por los talibán, ante el rápido deterioro de la situación. Los ministros de Exteriores de la UE se reunirán este martes, al tiempo que llaman a garantizar la seguridad de quienes decidan abandonar el país.

El silencio en Europa ante la caída de Kabul ayer fue estruendoso. Los ministros de defensa de los estados miembros de la OTAN se habían reunido apenas unos días antes y mantenían su apoyo al gobierno afgano y a sus fuerzas de seguridad, que se retiraban ante el avance de los talibán. Pero la organización se limitará a mantener su presencia diplomática en el país, tomado en cuestión de días, y concentra sus esfuerzos en acelerar las repatriaciones.

"He hablado con el primer ministro de Reino Unido, Boris Johnson y los ministros de Exteriores de nuestros aliados Canadá, Dinamarca y Países Bajos sobre la situación en Afganistán. La OTAN está ayudando a mantener abierto el aeropuerto de Kabul para facilitar y coordinar las evacuaciones," aseguró el secretario general de la alianza, Jens Stoltenberg. Con el ejército de Estados Unidos dispuesto a retirarse por completo en cuestión de días, los países apenas tienen tiempo para repatriar a su personal, y el avance de los talibán podría complicar aún más la misión si deciden tomar el aeropuerto. El martes, los miembros de la alianza harán balance de la situación, tras una operación que ha resultado ser un fracaso.

La canciller Angela Merkel calificó la toma de Afganistán por los talibanes en cuestión de semanas de "amarga, dramática y aterradora." El presidente francés, Emmanuel Macron, llamó a trabajar con Estados Unidos, Rusia y el resto de aliados europeos para evitar que el país se convierta, otra vez, "en un oasis para terroristas." La situación en la región, aseguró Macron, "es una amenaza para la paz y la estabilidad internacional contra un enemigo común."

LA ESCUETA RESPUESTA DE LA UE
Pero ahora, la prioridad para los países europeos es lograr evacuar a todos los ciudadanos atrapados en Kabul. "La seguridad de los ciudadanos europeos, los empleados y sus familias es prioritaria a corto plazo. Igualmente, está claro que hay que extraer lecciones," aseguró el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, ante el avance talibán.

La UE, con las excepciones de Bulgaria y Hungría, se ha limitado a apoyar un comunicado de la comunidad internacional -sin Rusia ni China- que pide a los talibán garantizar la seguridad de todo aquel ciudadano, internacional o afgano, que quiera abandonar el país por tierra o aire. También piden mantener la calma, pero con todas las fronteras bajo el control talibán, las imágenes de caos en el aeropuerto de Kabul dan una idea de la desesperación de miles de afganos que tratan de huir del país.

Francia o Países Bajos se apresuraron a trasladar a su personal de las embajadas en Kabul al aeropuerto y Dinamarca, Italia o Suecia tratan de acelerar la repatriación de su personal. Reino Unido desplegará hasta 600 soldados para garantizar que se cumple la misión de evacuación y Francia ha incrementado su presencia en Emiratos Árabes Unidos para coordinar las repatriaciones. También Alemania trata de garantizar el traslado de sus nacionales. "No vamos a arriesgarnos a que nuestra gente caiga en manos de los talibán," aseguró el ministro de Exteriores alemán, Heiko Mass, al diario Bild.

Los ministros discutirán qué hacer con el personal local que ha trabajado para embajadas y la propia UE en el país y que se enfrente a posibles represalias de quedarse en Afganistán, ya que la competencia para emitir visas humanitarias que permitan evacuar a estas personas la tienen los estados miembros. Algunos países como Alemania, España o Francia se han comprometido a trabajar para no dejar atrás a sus colaboradores.

"Francia no olvida a quienes han trabajado para ella," aseguró en un comunicado Jean-Yves Le Drian, ministro de Exteriores francés. El país puso en marcha un programa que ha permitido a más de 600 personas trasladarse a Francia junto con sus familias y Le Drian se compromete a "hacer todo lo posible para seguir protegiendo a los miembros de la sociedad civil afgana, los defensores de los derechos, los artistas y los periodistas que corren un peligro especial debido a sus actividades."

UNA POTENCIAL CRISIS MIGRATORIA
Los ciudadanos afganos representan un 10.6 % de las demandas de asilo en la UE, pero un porcentaje importante acaban siendo rechazadas. De hecho, media docena de países pedían hace una semana que no se frenaran las expulsiones forzadas de demandantes de asilo afganos cuya petición había sido denegada, a pesar del evidente deterioro de la situación en el país.

A pesar de que el número de demandas de asilo de afganos fue en 2020 el más bajo desde la crisis migratoria y aunque muchos expertos rechazan que pueda producirse una situación parecida a la que colapsó el sistema europeo en 2015 a causa de la guerra en siria, los fantasmas de aquella gestión empiezan a reflejarse en los discursos políticos. El sustituto de Angela Merkel al frente de la CDU ya ha advertido que "no podemos permitir que 2015 vuelva a repetirse," en referencia a la política de puertas abiertas de la propia Merkel en Alemania, alegando que el país no puede dar la señal de que puede recibir a todos aquellos que necesiten protección.