Las duras críticas de AMLO a EE.UU. por el embargo a Cuba (y cómo México está ayudando a la isla)

Las duras críticas de AMLO a EE.UU. por el embargo a Cuba (y cómo México está ayudando a la isla)

Cuba es un "ejemplo de resistencia" y "merece ser declarada Patrimonio de la Humanidad".

Cuando Andrés Manuel López Obrador (AMLO) pronunció estas palabras durante el fin de semana y se mostró en contra del embargo y sanciones por parte de Estados Unidos, él mismo reconoció que podrían provocar "enojo en algunos o en muchos".

Eso no impidió que este martes reforzara las críticas a su vecino del norte al calificar de "acción medieval" el embargo económico que desde hace décadas Estados Unidos mantiene sobre la isla.

"Podemos tener diferencias, pero no se le puede condenar a un pueblo al hambre, a la enfermedad", dijo el presidente mexicano este martes en referencia a la crisis sanitaria y económica que atraviesa Cuba.

Las duras palabras contra la política de Washington siguen a los elogios que AMLO regaló a Cuba el fin de semana durante una ceremonia ante representantes de países americanos entre los que se encontraba el propio ministro de Exteriores cubano, Bruno Rodríguez, quien calificó después de "trascendental" su discurso y agradeció a México "por su liderazgo y solidaridad".

La admiración y buena sintonía del presidente mexicano hacia la isla caribeña no es nueva. Pero su postura ante las denuncias de violencia por parte del gobierno cubano durante las recientes protestas vividas en el país ha recibido duras críticas y cuestionamientos.

Ya el 12 de julio, AMLO expresó su "solidaridad con el pueblo cubano" y exhortó "a todos a que no se opte por el uso de la fuerza" sino que "resuelvan los cubanos estos asuntos por la vía pacífica". Pero no hubo mención alguna a la cuestionada actuación del gobierno caribeño.

Pese a que su discurso habitual es el de no injerencia en asuntos de otros países, el mexicano sí se centró en cambio en pedir la suspensión del embargo estadounidense. Este martes, lo calificó de "inhumano" y desveló que recibió una carta del presidente cubano, Miguel Díaz-Canel, en la que le explicó la "situación difícil por el bloqueo" en el país.

Para mostrar su apoyo, México anunció la pasada semana el envío de dos buques con insumos en el marco de lo que llamó "asistencia humanitaria" hacia Cuba, que además de las protestas está viviendo su peor momento sanitario desde que comenzó la pandemia y una dura crisis económica.

Tan solo un día antes, EE.UU. había endurecido las sanciones contra algunos funcionarios cubanos tras la represión de las últimas manifestaciones.

Pese a actuar a contracorriente de su vecino del norte, AMLO insistió en que otros países deberían sumarse al envío de ayuda. Este domingo, dos aviones con cerca de 90 toneladas de ayuda humanitaria donada por Rusia aterrizaron en La Habana.

"No basta con votar cada año en la ONU en contra del bloqueo", dijo AMLO, quien apeló a que esa postura política "se convierta ahora en hechos y se ayude al pueblo de Cuba".

Preguntado sobre si México podría sufrir sanciones por enviar suministros pese al embargo que pesa sobre la isla, AMLO descartó que vaya a generarse un conflicto. "Somos un país independiente, libre y soberano y estamos actuando de esa manera", afirmó este martes.

Llamado a otros países
Aún está por ver si este llamado del mandatario mexicano surte efecto y consigue liderar una corriente de cambio tangible en las relaciones diplomáticas que el mundo mantiene actualmente hacia Cuba.

"No tengo duda de que nadie más va a seguir el ejemplo de un presidente que está viviendo en los ideales hacia Cuba y la Revolución de los años 60 y 70. Sería ridículo", discrepa Luis Rubio, presidente del centro de pensamiento México Evalúa.

Según el analista, "Rusia lo sigue haciendo por razones históricas, por su lógica que responde a una visión pragmática".

¿Y Argentina? "Quizá, no lo dudo. El presidente (Alberto) Fernández ha demostrado tener una postura ideológica similar a López Obrador, pero él tiene una visión del siglo XXI, no de los 70", le dice a BBC Mundo.

Los dos buques de ayuda mexicana, que partirán este martes y miércoles del puerto de Veracruz, contienen material médico como jeringas, cubrebocas y tanques de oxígeno. También se enviarán alimentos y gasolina diésel.

"Frente a esta situación de bloqueo, queriendo someter políticamente al pueblo de Cuba, al gobierno de Cuba, tomamos la decisión de ayudar, de ser solidarios", explicó el mandatario.

Crisis energética
Según publicó el diario El Universal, México ya envió 40 millones de litros de hidrocarburos que llegaron a Cuba este lunes. Ni el gobierno ni la petrolera estatal Pemex confirmaron o desmintieron esta información.

Este martes, el gobierno sí informó de que el día anterior había zarpado rumbo a Cuba un barco con 100.000 barriles de diésel "que servirán para abastecer de energía a hospitales en la isla".

La crítica situación de Cuba, agravada por la pandemia, se debe también al recorte del apoyo desde Venezuela y al continuo déficit de combustible.

Hasta hace unos años, la isla cubría gran parte de sus necesidades de petróleo gracias al acuerdo de Petrocaribe por el que Caracas se lo suministraba en condiciones preferenciales. Pero Venezuela enfrenta ahora su propia crisis por la caída de producción de crudo y escasez de gasolina, y además ahora existen sanciones estadounidenses contra empresas que llevaban petróleo de Venezuela a Cuba.

Desde entonces, mucho se ha hablado sobre si México podría convertirse en el principal aliado internacional para la economía cubana y, en concreto, si acabaría por sustituir a Venezuela como principal exportador de petróleo a la isla.

"Tenemos claro que de las demandas más importantes en Cuba es la provisión de energía a precios accesibles y con suficiencia; seguramente avanzaremos por ahí", dijo en 2019 el subsecretario de la cancillería mexicana, Maximiliano Reyes Zúñiga, según publicó el diario La Jornada antes de que el presidente cubano visitara México y mantuviera un encuentro con AMLO, cuyo contenido oficial no trascendió.

Pero el analista Luis Rubio subraya que México no tiene capacidad para producir y exportar el suficiente petróleo como para abastecer las necesidades cubanas, por lo que tampoco prevé cambios al respecto en este momento.

"La mayor parte de lo que se produce aquí, apenas cubre la necesidad de gasolina de México. No hay ninguna posibilidad de que México imite lo que pudo hacer Venezuela. Es un componente mínimo de nuestra economía, mientras que en Venezuela era parte fundamental de la suya. Son dos planetas diferentes", afirma.

Críticas al "idealismo" de la Revolución
Pero ¿cuál es el motivo de esta postura cada vez más cercana de México hacia Cuba?

La isla caribeña no es el único país latinoamericano con un gobierno denominado de izquierdas con el que AMLO ha mostrado su cercanía desde que llegó a Palacio Nacional.

En 2019, México decidió no firmar el acuerdo de Lima por el que se rechazaba el nuevo mandato de Nicolás Maduro en Venezuela al considerar que las elecciones celebradas un año antes fueron ilegítimas. También mantuvo el reconocimiento a Maduro cuando Juan Guaidó se proclamó "presidente encargado" del país.

Cuando Evo Morales denunció un golpe de Estado y acabó renunciando a la presidencia de Bolivia, México lo recibió en calidad de asilado político. El actual mandatario Luis Arce realizó una visita oficial a México este año, pocas semanas después de que lo hiciera el argentino Alberto Fernández.

Rubio insiste en que esta ayuda a Cuba es una reacción ideológica directamente relacionada con la visión que AMLO mantiene hacia la Revolución cubana y de cómo supuso "una guía hacia la política de América Latina, algo que dejó de ser así hace décadas".

Entre las críticas a la postura de AMLO está la del excandidato presidencial mexicano Ricardo Anaya, quien la calificó de "patética". "Es muy fácil defender la utopía de una dictadura comunista desde la comodidad de vivir en una democracia (…). Se debe exigir que se atiendan los legítimos reclamos de libertad de la gente", tuiteó.

El director para las Américas de Human Rights Watch, José Miguel Vivanco, dijo que era "infame" que "mientras el régimen cubano reprime brutalmente a los manifestantes", el canciller mexicano, Marcelo Ebrard, recibiera el sábado a su homólogo cubano, Bruno Rodríguez, para "expresarle su solidaridad".

Críticas a EE.UU.
En medio de las críticas, AMLO está reforzando estos días sus ataques hacia la postura de EE.UU. hasta el punto de pedir este lunes al presidente Joe Biden que "tome una decisión" sobre el "bloqueo" económico a la isla.

"Es un llamado respetuoso, desde ningún punto de vista injerencista, pero hay que separar lo político de lo humanitario", afirmó.

Este martes, elevó el tono y calificó el embargo de "medida extrema" que "es una acción medieval muestra de un gran atraso en política exterior".

El sábado, de hecho, atacó la política de Washington en el resto del continente e incluso apeló a la sustitución de la Organización de Estados Americanos (OEA) con sede en Washington por un nuevo organismo "verdaderamente autónomo, no lacayo de nadie".

"Es ya inaceptable la política de los últimos dos siglos caracterizada por invasiones, para poner o quitar gobernantes al antojo de la superpotencia. Digamos adiós a las imposiciones, sanciones y los bloqueos", declaró.

"Solo existe un caso especial, el de Cuba, el país que durante más de medio siglo ha hecho valer su independencia, enfrentando políticamente a los Estados Unidos (…). Creo que por su lucha en defensa de su soberanía, de su país, el pueblo de Cuba merece el premio de la dignidad", sostuvo.

Pese a las duras críticas hacia Washington, Rubio descarta por completo que la cuestión cubana vaya a escalar y transformarse en un conflicto entre México y EE.UU.

"No va a haber enfrentamiento, porque los americanos (sic) han decidido que no le van a responder", opina.

Pero AMLO dijo este martes estar seguro de que EE.UU. "va a dar una respuesta positiva" porque "no es conveniente" una política de este tipo.

"Podemos tener diferencias, pero no se le puede condenar a un pueblo al hambre y la enfermedad", insistió.