La Comisión Europea espera desembolsar los primeros fondos de recuperación “en semanas o días”

La Comisión Europea espera desembolsar los primeros fondos de recuperación “en semanas o días”

La Comisión Europea (CE) dijo este lunes que espera poder entregar “en semanas o días” los primeros fondos de recuperación a los dieciséis países cuyos planes de reconstrucción ya han recibido el visto bueno definitivo de la Unión Europea (UE), incluida España.

“La Comisión pagará la prefinanciación tan pronto como los disposiciones técnicas para esos pagos se acuerden con cada Estado miembro. Esto debería ser cuestión de semanas o, en algunos casos, días”, declaró el vicepresidente económico de la CE, Valdis Dombrovskis.

El político letón se pronunció en ese sentido durante la rueda de prensa posterior a la videoconferencia que los ministros de Economía y Finanzas de los Veintisiete celebraron hoy para dar luz verde a los planes de Croacia, Chipre, Lituania y Eslovenia.

Además, el pasado 13 de julio ya dieron el visto bueno definitivo a los planes de otros doce países, incluida España.

Una vez que esos documentos reciben la luz verde de los países, cada Estado miembro debe firmar los acuerdos de financiación con la Comisión Europea.

A partir de ese momento, Bruselas tiene un plazo de dos meses para pagar a cada país un adelanto (la prefinanciación) que supone el 13 % de todo el dinero de cada plan nacional. En el caso español, ese adelanto asciende a unos 9.000 millones de euros.

Hasta ahora, la CE ha recaudado en los mercados en torno a 50.000 millones de euros para financiar el fondo de recuperación.

Este lunes, Dombrovskis aseguró que Bruselas puede afirmar “con un alto grado de confianza” que será capaz de cubrir las necesidades de prefinanciación “en su totalidad”.

“Como opción de reserva, inicialmente hemos debatido la posibilidad de desembolsar fondos de manera prorrateada (…), pero ahora parece que seremos capaces de cubrir en su totalidad las necesidades de financiación” sin recurrir al prorrateo, indicó el vicepresidente de la Comisión.

En cualquier caso, destacó que en función de los procesos que se sigan en cada país para firmar los acuerdos de financiación con Bruselas, se espera que los desembolsos se extiendan durante el verano y que algunos incluso se produzcan en otoño.

El ministro esloveno de Finanzas, Andrej Sircelj, cuyo país ocupa la presidencia del Consejo de la UE, también apuntó que los primeros fondos estarán disponibles “ya durante el verano” para los dieciséis países con los planes aprobados.

Antes de la aprobación por parte de los Estados miembros, la Comisión Europea da su visto bueno a los planes en un plazo de dos meses desde que cada país le envía el documento nacional.

Si ese periodo no es suficiente, Bruselas y el Gobierno nacional respectivo pueden acordar una prórroga.

En el caso del plan húngaro, el plazo de dos meses terminó el 12 de julio y la CE no está en condiciones de dar su visto bueno porque Budapest todavía debe resolver problemas ligados a las recomendaciones que viene haciéndole el Ejecutivo comunitario en materia de Estado de Derecho o licitaciones públicas.

La nueva ley que discrimina al colectivo LGTBIQ tampoco ha ayudado al proceso.

Así, Budapest y Bruselas tratan de acordar una prórroga del análisis y, según precisó hoy Dombrovskis, la Comisión ha planteado que la prolongación de la evaluación sea hasta el 30 de septiembre, pero Hungría aún debe aceptarla.

Preguntado por el anuncio del primer ministro húngaro, Viktor Orbán, sobre la creación de un fondo propio de reconstrucción ante el esperado atraso del desembolso del dinero europeo, el vicepresidente comunitario respondió que los planes nacionales necesitan el respaldo de la UE para asegurar que las iniciativas incluidas se financian con fondos de reconstrucción de los Veintisiete.

En cuanto a Polonia, Varsovia y Budapest ya acordaron una prórroga hasta el 1 de agosto, pero Dombrovskis no excluyó este lunes que sea necesaria una nueva extensión, si bien formalmente no se ha solicitado.