Human Rights Watch califica de "infame" la reunión de Ebrard con el canciller de Cuba

Human Rights Watch califica de "infame" la reunión de Ebrard con el canciller de Cuba

El canciller mexicano expresó su "solidaridad" a las autoridades cubanas tras protestas. Ayer el gobierno envió alimentos y medicinas.

La reunión del día de ayer entre el canciller Marcelo Ebrard y su par cubano Bruno Rodríguez Padilla, compartida en redes sociales por la cuenta oficial de la Secretaría de Relaciones Exterior en la que se externaba un envío de "solidaridad" al país, fue duramente criticada por Human Rights Watch, que calificó el respaldo a las autoridades cubanas del jefe de la diplomacia mexicana como "infame".

"Mientras el régimen cubano reprime brutalmente a los manifestantes, el canciller de México Ebrard se reúne con su par cubano Bruno Rodríguez Padilla para expresarle su "solidaridad", escribió en su cuenta de Twitter José Miguel Vivanco, el director para las Américas del ONG para la defensa de los derechos humanos alrededor del mundo.

Y agregó: "Infame".

No fue la única crítica de alto perfil. El ex embajador mexicano ante China, el panista Jorge Guajardo, dijo que la solidaridad que el gobierno mexicano debiera de expresar es con un representante del pueblo y no del gobierno.

Siguiendo la línea del presidente Andrés Manuel López Obrador, quien al ser consultado por las protestas que se desataron hace dos semanas en la isla en reclamo de mejoras de condiciones de vida responsabilizó al embargo de Estados Unidos por la situación de escasez que atraviesa Cuba, Ebrard ha evitado condenar las acciones del régimen cubano.

Además, el gobierno mexicano envió 400 mil jeringas para la campaña de vacunación contra el Covid-19 en la isla, además de alimentos y medicinas.

Para ilustrar todavía más las diferencias entre ambas administraciones, el respaldo del gobierno de México al régimen cubano se dio mientras el presidente de los EU Joe Biden anunciaba la primera tanda de sanciones a funcionares cubanos -incluido el ministro de las Fuerzas Armadas- por su rol en la represión estatal a los manifestantes.

El plan anti-Almagro

La reunión de ayer entre Ebrard y su homólogo cubano se dio en el marco de los encuentro que el jefe de la diplomacia mexicana mantuvo con cancilleres de numerosos países latinoamericanos, como parte de los preparativos para la reunión de presidentes de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe (Celac).

Entre otros, Ebrard se reunió con los cancilleres de Paraguay, Bolivia, Ecuador, Argentina y Cuba, para, oficialmente, decidir cuáles serán los temas a debatir por los mandatarios durante la reunión que se realizará en septiembre.

Pero LPO informó ayer en exclusiva que el gobierno de Andrés Manuel López Obrador está trabajando para obtener el apoyo de los 33 países que integran el organismo regional para que su aliado en la región, el argentino Alberto Fernández, sea elegido como presidente de este espacio regional para hacerle el contrapeso a Luis Almagro, el titular de la OEA, alineado con Estados Unidos y los gobiernos de derecha de la región.

De esta forma, Fernández convertiría así en el sucesor de AMLO, puesto que ahora México ostenta la presidencia del organismo.