Siria habla de "flagrante agresión" de EEUU tras el bombardeo contra milicias proiraníes en la frontera con Irak

Siria habla de "flagrante agresión" de EEUU tras el bombardeo contra milicias proiraníes en la frontera con Irak

El Gobierno de Siria ha acusado a Estados Unidos de una "flagrante agresión" contra el país tras los bombardeos ejecutados recientemente por Washington contra milicias proiraníes en la frontera con Irak, que se saldaron con la muerte de siete personas, según el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos.

Fuentes del Ministerio de Exteriores sirio citadas por la agencia estatal siria de noticias, SANA, han condenado los ataques y han resaltado que "demuestran una vez más la temeridad de las políticas estadounidenses y la necesidad de que retire sus fuerzas hostiles para dar respuesta a la voluntad del pueblo y las instituciones constitucionales (sirias)".

Asimismo, han argumentado que los bombardeos "recrudecen una situación tensa en la región" y han argüido que "la presencia militar estadounidense en la región sirve básicamente para beneficiar los intereses israelíes y de las fuerzas separatistas, en contra de los intereses de la población".

Por último, estas fuentes de Exteriores han solicitado además a Washington que "respete la integridad territorial de Siria e Irak" y que "ponga fin inmediatamente a estos ataques contra la independencia de ambos países".

Los bombardeos contra objetivos de las Fuerzas de Movilización Popular (FMP), una coalición de milicias progubernamentales iraquíes apoyadas por Irán, se han visto seguidas por un ataque con proyectiles contra posiciones militares estadounidenses en Siria, sin causar víctimas.

En concreto, este ataque se ha llevado a cabo contra el campo petrolero de Al Omar, en la provincia siria de Deir Ezzor (este), según el Observatorio Sirio de los Derechos Humanos, una organización con sede en Londres e informantes sobre el terreno.

Las FMP recalcaron el lunes que "denuncian y condenan el ataque" de Washington en los términos "más firmes" y añadieron que se reservan "el derecho legal a responder" y "hacer que sus responsables en territorio iraquí rindan cuentas".

Las FMP, uno de los elementos aliados de las fuerzas de seguridad iraquíes en la ofensiva contra el grupo yihadista Estado Islámico, han sido acusadas de abusos contra la comunidad suní durante la misma y del asesinato de activistas y manifestantes durante las protestas antigubernamentales que se suceden durante los últimos meses.

Asimismo, Washington ha acusado a estas milicias de estar detrás de una serie de ataques con proyectiles y bombas ejecutados durante los últimos meses contra objetivos de la coalición, así como contra instalaciones militares y diplomáticas estadounidenses en Irak.

La relación entre Estados Unidos e Irán atraviesa una etapa crítica, ante una posible negociación de vuelta al pacto nuclear, que Estados Unidos abandonó unilateralmente en 2018 bajo la Administración de Donald Trump, y en el contexto del creciente miedo de las naciones occidentales de las capacidades de Irán para producir armas nucleares.