El BCE mejora la previsión del PIB para este año al -8% y asegura que no controlará el tipo de cambio

El BCE mejora la previsión del PIB para este año al -8% y asegura que no controlará el tipo de cambio

El BCE se ha ajustado al guión y ha mantenido intacta su política monetaria pese a la segunda oleada del coronavirus y la presión al alza del euro. El organismo ha mejorado la previsión de PIB para este año al -8%, desde el -8,7% previo, y ha asegurado que no pretende "controlar el tipo de cambio", algo que ha disparado al euro por encima de los 1,19 dólares.

El Banco Central Europeo (BCE) continúa comprando tiempo para dejar actuar sobre la economía las medidas que ha puesto en marcha desde comienzos de año. El principal organismo monetario de la zona euro está celebrando hoy una reunión de transición para preparar las siguientes, en especial la de diciembre, cuando se espera que aumente y dilate las compras de deuda bajo su Programa de Compras de Emergencia Pandémica (PEPP, por sus siglas en inglés). De momento, la presidenta del BCE, Christine Lagarde, ha asegurado que "no han discutido" su ampliación.

Uno de los aspectos más importantes de la reunión de hoy ha sido el referente a la revalorización del euro frente al dólar. Tras la reunión del Consejo de Gobierno su presidenta, Christine Lagarde, ha asegurado que "observará de cerca el tipo de cambio" tras la reciente apreciación del euro frente al dólar, algo que dificulta la recuperación y tiene un impacto deflacionista. En cualquier caso, Lagarde ha insistido que no pretenden "controlar el tipo de cambio" por que la política monetaria del BCE no está dirigida a controlar o modificar el tipo de cambio, sino a mantener la estabilidad de precios.

Pese a ello, la mención al tipo de cambio ha aparecido en el discurso inicial de la presidenta por primera vez desde 2018, lo que se interpreta como que claramente la apreciación del euro preocupa al BCE. "Dado el entorno actual de elevada incertidumbre, el Consejo de Gobierno valorará con cuidado los nuevos datos, incluyendo los desarrollos en el tipo de cambio, con respecto a sus implicaciones para las perspectivas de inflación a medio plazo", ha indicado Lagarde durante su intervención inicial", indicaba la francesa. En cualquier caso, sus palabras de "no es necesario sobrerreaccionar por las ganancias del euro" han disparado aún más el tipo de cambio hasta superar las 1,19 unidades respecto al dólar, pese a que antes de la reunión apenas superaba las 1,8. La moneda única ha pasado desde los mínimos de 1,06 dólares de marzo hasta rozar el 1,20 en la última semana.

En lo que respecta a la política monetaria ordinaria del BCE, los tipos de interés se mantienen sin cambios en el mínimo histórico del 0%, al igual que la facilidad de los depósitos, que continua en el -0,5%. y la facilidad de préstamo en el 0,25%.

La economía caerá un 8% este año
Otro de los titulares del día que ha dejado esta reunión del BCE ha sido la mejora de la economía del bloque para este año al -8%. La institución monetaria ha actualizado sus previsiones de inflación y crecimiento para los próximos tres años. Como estaba previsto, ha revisado al alza sus previsiones macroeconómicas para este año aludiendo a que los últimos datos suponen un "fuerte repunte de la actividad económica" según las expectativas de la entidad aunque "el nivel de la actividad económica se sitúa muy por debajo de los niveles anteriores a la pandemia".

La caída del PIB prevista para este año será del -8%, en lugar del -8,7% que avanzó el pasado mes de junio en su escenario base. Asimismo, en 2021 el BCE espera que la economía crezca un 5,2%, dos décimas más de lo previsto en junio, mientras que en 2022 el crecimiento será del 3,2%, una décima por debajo del 3,3% que proyectó en junio.

En cualquier caso, Lagarde ha matizado en la rueda de prensa que se necesita un amplio grado de estímulos monetarios para apoyar el crecimiento de la zona euro. Como ejemplo indica que la actividad en el sector manufacturero ha continuado mejorando, pero el auge del sector servicios se ha ralentizado recientemente. "La fortaleza de la recuperación está rodeada de una incertidumbre significativa y sigue dependiendo mucho de la evolución de la pandemia y del éxito de las políticas aplicadas", ha añadido Lagarde. La demanda interna de la zona del euro ha registrado una "significativa recuperación desde niveles bajos", aunque la incertidumbre se nota en el gasto del consumidor y las inversiones de las empresas, según la presidenta del BCE

Sus previsiones de IPC se mantienen para este año en el 0,3% previsto, mientras que para el próximo año se espera que alcance el 1%, dos décimas por encima de lo augurado en junio. Para 2022 también se mantiene la proyección del 1,3%.

Respecto a la deflación que experimentó el mes pasado la zona euro por primera vez en cuatro años (los precios bajaron un 0,2%), la presidenta del BCE ha asegurado que se debe a los precios negativos de la energía que ha propiciado la actual pandemia, a la vez que ha indicado que según los datos que acaban de presentar no se aprecia "ningún riesgo de deflación en la zona euro". Lagarde ha avisado asimismo que durante los próximos meses los precios seguirán bajando y no se volverá a registrar inflación en el conjunto de la eurozona hasta "principios" de 2021.

Hoy también ha habido una referencia sobre la reciente revisión de la estrategia de la Reserva Federal estadounidense, que permitirá que la inflación supere el 2%. Lagarde ha sido muy clara: "hemos tomado nota".

Fusión CaixaBank-Bankia
Luis de Guindos, el vicepresidente del BCE, ha respondido una pregunta realizada por EXPANSIÓN sobre la fusión de Caixabank y Bankia tras las recientes recomendaciones del organismo monetario para animar a la concentración del sector bancario. De Guindos se ha limitado a recordar la "recomendación genérica" del organismo monetario hacia la concentración del sector dada la baja rentabilidad de las entidades como fórmula para reducir los costes.