Alberto Fernández: "La jefa del FMI apoyará a Argentina porque conoce la pobreza"

Alberto Fernández: "La jefa del FMI apoyará a Argentina porque conoce la pobreza"

El presidente argentino confía en que Kristalina Georgieva no le exigirá un ajuste: ""El Papa Francisco me dijo que ella vio de cerca la pobreza", dijo.

A días de haber formalizado el inicio de las negociaciones por la deuda con el Fondo Monetario Internacional (FMI), el presidente Alberto Fernández dijo que confía en que el organismo no le exija un ajuste porque Kristalina Georgieva "conoce la pobreza".

"Cuando todo esto empezó, un día hablé con el Papa Francisco y me dijo que hable con Kristalina Georgieva sobre la pobreza porque ella entiende de la pobreza porque ella vivió en la Hungría comunista (sic) y ella vio de cerca lo que fue la pobreza", dijo en una confusión con Bulgaria, verdadero país de origen de la titular del Fondo.

"El Papa no se equivocó. Esto lo hablé con ella y me dijo que el Papa tenía razón. Yo tengo mucha confianza de que ella entienda y nos acompañe. Tengo mucha confianza en que ella se dé cuenta de que no le podemos hacer pagar costos a aquellos que han perdido todo", agregó en declaraciones a C5N.

Al igual que el gobierno de Macri con Christine Lagarde, el actual oficialismo supo entablar una muy buena relación con la directora gerente del FMI, quien respaldó contundentemente las negociaciones de Martín Guzmán con los bonistas privados.

El problema es que la idea de un FMI "distinto" choca con los principios del organismo que estipulan la implementación de "reformas estructurales", tal como quedó demostrado en el caso ecuatoriano.

"Yo quiero que los problemas no se resuelvan a costa de los que menos tienen. Yo quiero que los problemas no los paguen los que menos tienen y quiero que el FMI sepa que nosotros los argentinos vamos a salir con nuestras recetas", insistió Alberto.

Como ejemplo de la buena sintonía con la búlgara, el presidente reveló que durante su comunicación telefónica del último miércoles, su perro Dylan comenzó a ladrar y Georgieva confesó estar al tanto de la popular mascota presidencial. "Le dije: ‘¿Sabe qué pasa? Dylan es un perro progresista, se pone mal cuando hablo con el Fondo. Y ella se reía", dijo.