El plebiscito y la economía: los escenarios que analizan los bancos y consultoras; y lo impensable sobre Piñera que ya se conversa en los círculos económicos

El plebiscito y la economía: los escenarios que analizan los bancos y consultoras; y lo impensable sobre Piñera que ya se conversa en los círculos económicos

En ese contexto es en el que los chilenos iremos a votar en el plebiscito constitucional en dos meses más. El debate sobre el modelo está agarrando vuelo y, a mi modo de ver, en las últimas semanas han sido el periodista Daniel Matamala y el economista Sebastián Edwards los que, a través de sus columnas, han generado algunos de los argumentos más interesantes sobre las falencias y virtudes del modelo económico.

En la derecha económica ya se habla abiertamente sobre algo que hasta hace unos meses solo era tema de nichos y de izquierda: hay un vacío de poder que La Moneda ya no puede llenar y la debilidad institucional es tan profunda que, “dependiendo que como funcione el levantamiento de las cuarentenas y otras restricciones, puede poner nuevamente en riesgo el cumplimiento de su período constitucional de Presidente”. O sea, el riesgo que Piñera no termine su mandato.
Y lo escribe el economista Alejandro Fernández, gerente general de la consultora Gemines, que habitualmente tiene el pulso de lo que está pensando el mundo de la banca y el de los empresarios.
En La Moneda lo saben y se lo toman en serio. El propio Presidente abordó el tema en una entrevista en La Tercera: “Esa obsesión por terminar anticipadamente mi mandato, quiere decir que eso es profundamente antidemocrático, es de la esencia de la democracia que los presidentes se eligen cada cuatro años, por la mayoría absoluta de la voluntad del pueblo de Chile y que en una democracia sana los presidentes tienen que completar su mandato. Si alguien quiere cambiar de Presidente va a tener la oportunidad de hacerlo en noviembre y diciembre del próximo año”.
En ese contexto es en el que los chilenos iremos a votar en el plebiscito constitucional en dos meses más. El debate sobre el modelo está agarrando vuelo y, a mi modo de ver, en las últimas semanas han sido el periodista Daniel Matamala y el economista Sebastián Edwards los que, a través de sus columnas, han generado algunos de los argumentos más interesantes sobre las falencias y virtudes del modelo económico. Matamala, apuntando a las falencias y estrechez intelectual de nuestra elite; Edwards, cuestionando las falencias intelectuales y técnicas de las propuestas del Frente Amplio y la izquierda.
El ancho camino del medio. Más allá de cuál de los dos tiene más razón, me parece que son dos caras de una misma moneda: el sentido común del centro, algo que está fuera de moda en estos tiempos en que los hechos parecen importar poco y la ideología manda. Lo que ha primado ha sido una defensa de políticas con escaso o nulo sustento técnico y la odiosidad.
Antes de arrancar con lo que nos convoca, si alguien te compartió este boletín o nota, asegúrate de recibirlo todos los domingos por la noche, inscribiéndote a El Semanal AQUÍ. Y si ya estás inscrito, puedes compartirlo con un amigo, familiar o colega.
1- PLEBISCITO, ELECCIONES Y LA ECONOMÍA
“La crisis de legitimidad institucional, sumada a los daños generados por la asonada de octubre pasado y, ahora, la pandemia del COVID-19, están generando el escenario más desafiante para el país en, al menos, 50 años”, es lo que dice el último informe que la consultora Gemines distribuye a sus clientes.
La estabilidad financiera. El próximo 25 de octubre se vota el plebiscito en el que los chilenos tendremos que decidir si queremos una nueva Constitución. Tres semanas después, el miércoles 11 de noviembre, el Banco Central publica el Informe de Estabilidad Financiera (IEF) del segundo semestre.
El propósito del IEF. Consiste en dar a conocer, en forma semestral, los sucesos políticos, macroeconómicos y financieros que podrían incidir en la estabilidad financiera de la economía chilena. Y, aunque oficialmente el Banco Central no está trabajando en los posibles escenarios posplebiscito, execonomistas que trabajaron en el BC aseguran que extraoficialmente los equipos de la entidad están analizando el posible estrés financiero y el impacto en los mercados que podrían tener los resultados. Lo mismo las consultoras y bancas de inversión.
Lo que se discute en el mundo empresarial. Ahí también trabajan con discreción. En los grandes holdings hay equipos y departamentos de estudios que están analizando los distintos escenarios y hablando con analistas y consultoras.
“El Día Después”. La pregunta que se hacen es qué ocurriría en Chile si se da el escenario de que gane el Apruebo, la convención constituyente salga con mayoría sustancial, y luego la izquierda gane las municipales, las presidenciales y las parlamentarias.
Entre las preguntas que se hacen están: quiénes serían los actores clave; cuáles serían las probables políticas en economía y sociedad; qué pasaría con el centro político, qué contenidos tendría la Constitución, o sea, cuál sería el nuevo contrato social que defina la relación entre los ciudadanos y el Estado.
La visión de los economistas. Nadie quiso hablar en on, pero entre los 7 economistas consultados, entre los cuales se incluye un exministro de Hacienda de la Concertación, hay coincidencia, primero, en que en el corto plazo, el Banco Central tiene las herramientas y la capacidad para asegurar la estabilidad financiera del sistema cualquiera sea el resultado del plebiscito. Ahora, si el escenario descrito más arriba se hace realidad, puede haber una aceleración de la fuga de capitales, un desplome de la inversión privada y un fuerte aumento del gasto público que resultará en pérdida del grado de inversión para la economía chilena.
De ganar el Apruebo con los números que muestran algunas encuestas, 70%/30% promedio, varios de los consultados dicen que en el mediano plazo podría ser beneficioso.Señalan que se despejarían las incertidumbres y el 30% de Rechazo asegura un piso para vetar lo más extremo de lo que se puede debatir en la asamblea constituyente. Nadie contempla seriamente que gane el Rechazo.
2- VOLATILIDAD Y EL BOOM DE LOS BROKERS INSTITUCIONALES
ICAP, Tradition, GFI y Enlace. Son nombres que la mayoría de la gente no conoce, pero son actores de peso en el mercado financiero: los "interdealer brokers”, u operadores financieros que trabajan solo con clientes institucionales (empresas, bancos, AFP, fondos de inversión), y sus focos son el mercado de derivados de divisas y tasas de interés.
A modo de ejemplo de su tamaño, en junio la bolsa transó un promedio diario de US$ 202 millones en acciones, ¿los interdealer brokers?: US$ 2.000 millones.
Qué es un instrumento financiero derivado. El Banco Central lo define como un contrato, donde hay un compromiso para intercambiar algo a futuro, a un precio que se determina por anticipado. Son instrumentos cuyo valor se deriva del precio de otros activos (tipo de cambio, tasas de interés y productos básicos).
Los instrumentos hacen una importante contribución a la estabilidad financiera, diversifican fuentes de financiamiento para las empresas y reducen riesgos. También ayudan a la integración financiera, permitiendo realizar inversiones en el exterior y disponer de financiamiento del extranjero.
Hay varios tipos: Forwards, Futuros, Swaps, Opciones y Exóticos, pero en Chile los que tienen impacto son los contratos forwards y FX Swaps. Y son entre bancos y empresas, y los intermediarios son los “interdealer brokers”.
Quiénes usan estos instrumentos en Chile. Bancos, empresas chilenas como las mineras, Copec (energía/petróleo), los exportadores de vino y salmón, los importadores de maquinarias y los retailers, usan los instrumentos para fijar un tipo de cambio a la hora de exportar/importar y así evitar sorpresas. Reduce riesgos y ayuda a estabilizar sus flujos de caja. También lo utilizan los inversores extranjeros a la hora de repatriar utilidades, los emisores de deuda en dólares/bonos para resguardarse contra la volatilidad de tasas. De los derivados de tasas, los principales operadores son bancos extranjeros que apuestan a la tasa del Banco Central y operan con bancos chilenos.
Ejemplo: los bancos les compran dólares a futuro a las AFP y Compañías de Seguros y les venden a los inversores extranjeros.
Chile presenta el 2019 niveles de profundidad en el mercado de derivados de tipo de cambio equivalentes a 3,7 veces el PIB, lo que es superior a las economías emergentes y latinoamericanas.
El impacto del estallido social y la pandemia. Históricamente este negocio era chico en Chile porque había poca volatilidad en el tipo de cambio y en las tasas de interés. Chile era un país predecible. Hasta fome para los "interdealer brokers”. Pero eso cambió en octubre del año pasado y luego con el impacto global de la pandemia. El Banco Central ha venido interviniendo de manera agresiva y con éxito en el mercado de derivados para mantener la estabilidad financiera y evitar que el dólar se disparara aún más y que las tasas de interés aumentaran a niveles que se convirtieran en un freno para la economía.
El peso se convirtió en una moneda volátil, el riesgo país de Chile aumentó y, con ello, las tasas de interés que pagan las empresas para emitir bonos también se convirtieron en menos predecibles. Y eso generó que aumentara la demanda de derivados y otros instrumentos financieros que ayudan a reducir el riesgo y asegurarse contra una súbita alza o baja del peso. En simple: invertir en Chile es más riesgoso y hay más volatilidad y la volatilidad es amiga de los brokers institucionales.
En el mercado se estima que el tipo de cambio seguirá mostrando alta volatilidad en los próximos 18 meses, al compás de un escenario internacional complejo y uno interno bastante incierto, dados el plebiscito y el calendario electoral.
3- ORO, EL MEJOR REFUGIO DEL ESTALLIDO SOCIAL Y LA PANDEMIA
El brillo del oro. La doble crisis lo convirtió en uno de los activos de mejor rendimiento: entre octubre de 2019 y agosto de este año, el precio ha subido un 50% en el mercado local. La inestabilidad política y la pandemia se combinaron para hacerlo atractivo a los inversores que buscan un refugio y seguridad. En la bolsa de metales de Londres, en lo que va del año, ha subido alrededor del 26% y cruzó los US $ 2.000 por primera vez este mes, su nivel más alto en la historia.
Otros factores detrás del rally: tasas de interés reales bajas e incluso negativas y la debilidad relativa del dólar versus otras monedas fuertes.
El oro en Chile. La moneda de 10 cóndores de 1926 se vende en casi un millón de pesos. El Banco Central hizo su última venta de oro en 2000 (37,5 toneladas) y desde esa fecha solo se quedó con las barras del museo y una pequeña facción de monedas.