Uruguay no apoya postergar la elección en el BID como piden Argentina, México o Chile

Uruguay no apoya postergar la elección en el BID como piden Argentina, México o Chile

El presidente Luis Lacalle Pou apostará por el estadounidense Claver-Carone, hombre crítico con Cuba y Venezuela.

El gobierno no mueve su aguja pese a que otros países se lo pidan. El presidente Luis Lacalle Pou está convencido de que el candidato estadounidense al Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Mauricio Calver-Carone, debe presidir el organismo internacional, según informó Búsqueda y confirmó LA REPÚBLICA.

Pero hay intención de quienes se oponen a esta candidatura de querer postergar las elecciones que están previstas para el 12 y 13 de setiembre. Países como Argentina, México y Chile están dispuestos a postergar las elecciones hasta marzo del año próximo, dado que ya se conocerían los resultados de las elecciones en Estados Unidos, donde la disputan Donald Trump y el demócrata Joe Biden.

En caso que gane Biden, probablemente quite la candidatura de Claver-Carone. La decisión de estos países latinoamericanos es compartida por la Unión Europea, expresó el alto representante para la Política Exterior y Seguridad Común, Josep Borrell. No obstante, Uruguay no estaría dispuesto a pedir la postergación hasta el momento.

El postulante norteamericano, de corte anticubano y muy crítico con el régimen chavista en Venezuela, dijo en una entrevista con la agencia española Efe que «cualquier esfuerzo por postergar la elección es básicamente postergar la recuperación económica de la región.

Actualmente la región va a tener la recesión más grande en su historia. No es momento de entrar en politiquerías con una minoría de países intentando subvertir el deseo y la voluntad de la mayoría. Es el momento de ver cómo hacemos el BID financieramente más relevante, cómo movilizamos más recursos, cómo hacemos más ágil y eficaz su gobernanza, que sea más transparente».

El canciller de Chile, Andrés Allamand, consideró la semana pasada como «inadecuada» la candidatura de Claver-Carone. «Es prudente postergar las elecciones previstas para setiembre y debatir, en un ambiente libre de tensiones, una mejor definición del rol del banco en la ayuda a los países miembros para enfrentar la recuperación pos-covid-19», señaló Allamand.

El gobierno argentino intentará que los países del Mercosur (Brasil, Uruguay y Paraguay) apoyen a su candidato: Gustavo Béliz. El argentino actualmente ocupa el rol de secretario de Asuntos Estratégicos de la Presidencia de la Nación Argentina. Pero no será fácil dado que -al igual que Uruguay-, Paraguay y Brasil se mantienen firmes en apoyar a Claver-Carone. En tanto, la candidata costarricense Laura Chinchilla no logra captar los votos para disputar la presidencia.

En contra

El expresidente Julio María Sanguinetti había dicho a En Perspectiva (Radiomundo) que «anhela» que el gobierno cambie su posición ante el apoyo explícito al candidato Claver-Carone. Sanguinetti señaló en esa entrevista radial que en la declaración junto a otros expresidentes latinoamericanos en la que instaba a los gobiernos a apoyar a un candidato latinoamericano -dado que siempre fue así-, la idea no era «salir a discutir» con el gobierno.

«Hicimos esa comunicación cuando yo personalmente no conocía la posición de nuestro gobierno. Ese comunicado llevó cuatro o cinco días de intercambio entre nosotros. No salí a discrepar con el gobierno, sino a exponer, conjuntamente con un grupo de expresidentes», explicó.

«Además, yo no soy ministro, tampoco tengo una relación de ejercicio colectivo de gobierno; el gobierno sabe que hay un grupo de expresidentes de clara raigambre democrática, que pensamos que la tradición que existe en materia de organismos internacionales ha sido buena y debe mantenerse», indicó.

Quien también había manifestado sus diferencias con el gobierno fue el excanciller Ernesto Talvi. A fines de junio indicó que con este respaldo «hay una innovación», y se desmarcó de esta decisión al señalar que «la gobernadora ante el BID es la ministra de Economía y es quien en última instancia, junto con el presidente tienen la última palabra» de su designación. Sin embargo, esta crítica se extendió a la oposición.

La bancada de senadores del Frente Amplio solicitó a comienzos de julio un pedido de informes para conocer los «fundamentos» del gobierno que «llevaron a modificar un criterio histórico que desde siempre aceptó nuestro país en conjunto con el resto de los países americanos».