Maduro tilda de "club de estafadores" a países que donaron para desplazados

Maduro tilda de "club de estafadores" a países que donaron para desplazados

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, calificó este martes de "club de estafadores" a las naciones que donaron 2.790 millones de dólares para apoyar a los migrantes y refugiados que salieron de su país huyendo de la crisis política y económica.

"Hoy hubo una reunión, vía conferencia para hablar de la migración en Venezuela, de un club de estafadores que utilizan el tema de la migración para hablar mal de Venezuela y para reunir dinero, para robárselo. Es un club de estafadores", declaró Maduro en una reunión telemática con la Comisión Presidencial para el COVID-19.

La conferencia fue convocada por el Gobierno español y la Unión Europea (UE), con el apoyo del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) y la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), con el objetivo de brindar ayuda económica a las comunidades de acogida de los más de cinco millones de venezolanos desplazados.

DENUNCIA UNA "XENOFOBIA NAZIFASCISTA"

El mandatario señaló que en esa reunión no hablaron de que a "los migrantes venezolanos los están botando (echando) de sus casas, de sus trabajos", ni de que "hay una xenofobia y una persecución nazifascista" contra ellos.

Maduro resaltó que tampoco se habló "de los que se están contagiando en Colombia".

E interpeló al presidente colombiano, Iván Duque, uno de los asistentes al encuentro de donantes, a quien acusó de "dar su carota" y "hablar de migración venezolana", al tiempo que dijo que es Venezuela quien "asume la responsabilidad" de los retornados.

Según el Gobierno de Caracas, más de 50.000 venezolanos han regresado a su país durante la pandemia de COVID-19.

Maduro atribuyó este retorno a que "están huyendo" de los gobiernos de los 17 países que componen el Grupo de Lima, a quienes también calificó como "un club de estafadores políticos".

Añadió que esos países están "cundidos de COVID-19, en caos total", y "vienen a meterse con Venezuela en medio de la pandemia".

"¡Bandidos! Los rechazamos", remató.

Por su parte, la vicepresidenta ejecutiva del Gobierno venezolano, Delcy Rodríguez, aseveró que la reunión "es mentira", apenas son "mecanismos para robarse el dinero".

Rodríguez apeló a que Venezuela está atendiendo a los migrantes y no ha visto "ni un centavo para la repatriación".

MÁS DE 60 PAÍSES

Los participantes en la conferencia, entre los que hubo más de sesenta países y organismos internacionales, abogaron por una salida democrática y una solución pacífica a la crisis venezolana, que debe pasar por unas elecciones presidenciales libres.

El alto representante de la UE para la Política Exterior, Josep Borrell, explicó que la donación irá a parar a la ayuda humanitaria dentro de Venezuela y para los países de acogida, y será cada nación participante en la conferencia la que decida el destino final.

Las ayudas que lleguen directamente a Venezuela para gestionar en el país la crisis humanitaria serán canalizadas a través de las agencias correspondientes de la ONU y de la Cruz Roja. EFE