Argentina endurece los controles por el coronavirus y suspende retorno del exterior

Argentina endurece los controles por el coronavirus y suspende retorno del exterior

“Lo que no entra por la razón, entrará por la fuerza”, dijo el presidente Alberto Fernández sobre la cuarentena obligatoria que rige en su país.

Al gobierno argentino no le está siendo fácil hacer cumplir la cuarentena obligatoria por el avance del coronavirus, lo que llevó ayer miércoles al presidente Alberto Fernández a afirmar que harán respetar esta medida por la “razón” o por la “fuerza”. Además, anunció que suspenderá por el momento la repatriación de argentinos que quedaron varados por el mundo debido a la cancelación de vuelos y cierres de fronteras.

“Por ahora los regresos están suspendidos”, dijo el presidente durante una entrevista con el programa Cortá por Lozano, que emite Telefé. Y les pidió a los que permanecen fuera de Argentina y quieren regresar, que esperen. Aclaró que solo podrán regresar los mayores de 65 años.

“Por ahora hemos decidido no ingresar más gente al país hasta que nos organicemos. Ya di instrucciones de que ayuden con recursos a quienes se encuentran en el exterior, pero van a tenera que esperar un poco”, sostuvo.

La semana pasada empezaron a aparecer cada vez más casos de argentinos que, desde el exterior, reclamaban al Estado que los repatriara. En un comienzo, el presidente anunció que los traería de vuelta y desde distintos lugares del mundo regresaron varios miles. Pero aún hay muchos “varados”. La mayoría son turistas.

El fin de semana, en entrevistas con medios de comunicación, Alberto Fernández cuestionó que hubo más de 20.000 turistas que decidieron viajar al exterior cuando la Organización Mundial de la Salud (OMS) había declarado la pandemia mundial.

Para entonces, el gobierno ya había planteado que Argentina atravesaría una situación comprometida por la cantidad de contagios. Incluso muchos viajaron cuando estaba en evaluación la posibilidad de declarar la cuarentena total.

¿Cuántos son los argentinos que estaban en condiciones de ser repatriados?
En Cancillería indican que, más allá de que fueron alrededor de 23.000 las personas que pidieron regresar a la Argentina en las primeras horas posteriores al cierre de fronteras, el número escaló luego hasta llegar a 45.000. Sin embargo, explican que se trata de gente en situaciones muy diversas: desde aquellos que tienen pasaje de regreso y les cancelaron el vuelo hasta aquellos que se encuentran residiendo temporalmente en otro país y, por la situación anómala de la pandemia de coronavirus, deciden volver.

Hasta ayer miércoles en las oficinas del Ministerio de Relaciones Exteriores se estima que quedan alrededor de 10.000 argentinos varados en los principales destinos.

Si bien son números estimativos, calculan que hay alrededor de 1.300 argentinos varados en República Dominicana, otros 1.500 en México, no menos de 1.500 en Estados Unidos -con foco en Miami y Nueva York-, 1.000 en Perú, otros 1..000 en Cuba, 1000 en España, cerca de 900 en Reino Unido, 700 en Francia y otros 700 en Italia. También suman alrededor de 200 los varados en Portugal, 200 en Costa Rica y “un puñado” en Ecuador. La Cancillería señala, además, que hay grupos en países como India, Nueva Zelanda y Australia, puntos del mapa muy difíciles de conectar en estos momentos.

Por la fuerza.
En la antesala de una reunión con parte de su gabinete, el mandatario dijo ayer miércoles que será inflexible con las detenciones para quienes no cumplan el confinamiento obligatorio y señaló que “lo que no entra por la razón, entrará por la fuerza”.

El pasado 20 de marzo entró en vigor el “aislamiento social, preventivo y obligatorio”.

Sin embargo, miles de vehículos hicieron colapsar ayer miércoles los controles en los accesos a la ciudad de Buenos Aires en el primer día hábil en Argentina desde que se aplicó aislamiento social obligatorio, tras los festivos celebrados el lunes y martes, lo que llevó al Gobierno a anunciar un endurecimiento de los controles.

Los principales accesos permitidos, como la autopista Panamericana que ingresa desde el norte y el Puente Pueyrredón, desde el sur, registraron varios kilómetros de embotellamientos y horas de demora, pese a que sólo pueden salir a las calles los que trabajan en servicios esenciales o tienen un permiso que se tramita online para circular.

El presidente Alberto Fernández expresó su enojo por la situación y advirtió que “lo que no entra por la razón, entra por la fuerza”.

“Es posible que entre esas personas haya gente que no esté autorizada para salir. A ellos les aviso que, donde los encontremos, los detenemos y les vamos a sacar los autos. Son inconscientes”, aseveró el mandatario en declaraciones al canal noticioso A24.

La ministra de Seguridad, Sabina Frederic, informó que 2.226 personas fueron detenidas por las fuerzas federales y otras 41.446 fueron notificadas por incumplir el aislamiento, al tiempo que se retuvo a 600 de los 106.300 vehículos controlados en estos días.

En este contexto, dos nuevas muertes elevaron ayer miércoles a ocho el número de víctimas fatales por coronavirus en Argentina, que tiene casi 400 casos confirmados.

Una mujer de 81 años falleció en un sanatorio privado de la capital argentina.

Este martes se había confirmado que la mujer se había contagiado de coronavirus por contacto estrecho con un hombre de 82 años, quien se encuentra hospitalizado tras dar positivo luego de un viaje a Estados Unidos.

Otra mujer, de 73 años, murió en la ciudad de Resistencia, capital de la provincia de Chaco, donde hasta el momento se produjeron tres decesos por Covid-19.

Hasta la noche del martes, en toda Argentina registraba 387 casos de coronavirus, de los cuales 63 ya recibieron el alta médica.