Las respuestas de la Cancillería al nuevo informe de la ONU

Las respuestas de la Cancillería al nuevo informe de la ONU

La molestia en el Gobierno continúa y dicen que documento sobre líderes sociales 'no es objetivo'.

La molestia en el Gobierno con la ONU parece ir en aumento. Este miércoles, la canciller Claudia Blum enumeró las razones por las que cree que el nuevo informe que presentó el Relator Especial sobre la situación de los defensores de derechos humanos no "reflejan objetividad e integridad".

Entre los temas, que asegura la ministra de Relaciones Exteriores, están:

- La supuesta criminalización estatal de los defensores de derechos humanos en Colombia, acusación inadmisible que desconoce nuestras garantías y ordenamientos constitucionales y legales en procesos administrativos y judiciales.

- Las versiones sobre empresas estatales y privadas que presuntamente intimidan, criminalizan o estigmatizan a defensores, y la supuesta connivencia de cuerpos de seguridad estatales con grupos ilegales, afirmaciones graves que se lanzan sin sustento en investigaciones verificadas.

- Las conclusiones sobre la supuesta falta de determinación política y de asignación de fondos para implementar el Acuerdo de 2016, que desconocen de plano logros reconocidos por otros órganos de la ONU en la política de Paz con Legalidad y en los Planes de Desarrollo con Enfoque Territorial.

- Las supuestas restricciones estatales a la libertad de expresión, la reunión pacífica y a las consultas previas, que se mencionan ignorando garantías constitucionales colombianas destacadas internacionalmente.

Colombia reconoce el papel de la ONU en la promoción de los derechos humanos

- Y las consideraciones sobre nuestro modelo de desarrollo que reflejan opiniones políticas subjetivas ajenas al mandato del relator.

El ministerio añade que "Colombia reconoce el papel de la ONU en la promoción de los derechos humanos, es importante enfatizar en la necesidad de que los relatores cumplan su importante función en línea con el Código de Conducta adoptado por el Consejo de Derechos Humanos".

En el comunicado, la Cancillería asegura que las dos reglas en línea con el Código que deben cumplir son: "Establecer hechos sobre la base de información objetiva y fidedigna, de fuentes contrastadas debidamente" y segundo: "cómo tener en cuenta de forma íntegra y oportuna la información proporcionada por el Estado.

La ministra aclara que, a pesar de la tensión que ha surgido, el país "seguirá trabajando, con la valiosa cooperación de las Naciones Unidas, en las políticas de prevención de riesgos y amenazas que afectan a los defensores; así como en medidas de protección cada vez más eficaces y en el fortalecimiento de las autoridades judiciales para seguir reduciendo la impunidad".

El ministerio añade que Colombia ha construido una "valiosa relación de cooperación con más de 20 agencias, fondos, y programas de la ONU que tienen presencia en el país y trabajan en diversos campos, la que esperamos siga contribuyendo a las prioridades estratégicas de nuestra nación".