Francia promete respaldo a Argentina en la negociación de su deuda con el FMI

Francia promete respaldo a Argentina en la negociación de su deuda con el FMI

05/02 - 16:18 - Francia se mantendrá "junto" a Argentina en la negociación de su deuda con el FMI, prometió este miércoles el presidente francés, Emmanuel Macron, a su homólogo argentino, Alberto Fernández, que culmina en París una gira europea de una semana.

"Francia se mantendrá junto a ustedes y se movilizará con el Fondo Monetario Internacional y otros socios para ayudar a Argentina a volver al camino del crecimiento, de una deuda sostenible", declaró Macron tras recibir a Fernández en el Palacio del Elíseo.

"La situación económica de Argentina es para nosotros un tema de preocupación y de movilización y siempre hemos apoyado los esfuerzos de estabilización de su economía, de integración en la comunidad financiera internacional y lo seguiremos haciendo", añadió el mandatario francés.

Emmanuel Macron recibió a Alberto Fernández a las puertas del Palacio del Elíseo, la sede de la presidencia francesa, con un caluroso abrazo, e hicieron una breve declaración ante la prensa, sin preguntas, antes de celebrar una reunión bilateral a puertas cerradas.

"Me da una enorme alegría que antes de que empecemos a hablarlo usted exprese su apoyo a nosotros en el FMI, para nosotros eso es muy importante", señaló el flamante mandatario argentino, que asumió la presidencia en diciembre.

"Resolver el problema de la deuda es una condición necesaria para poder crecer y el Fondo Monetario tiene que saber escucharnos y escuchar nuestra propuesta", agregó Fernández, para quien la renegociación de la deuda es una prioridad.

- Apoyos políticos -

Con esta gira europea, que emprendió antes de cumplir dos meses en funciones y que lo llevó previamente a Italia, Alemania y España, Alberto Fernández busca conseguir apoyos políticos de peso para negociar un reescalonamiento de los vencimientos de la abultada deuda exterior argentina.

El pasivo asciende a 311.000 millones de dólares, de los cuales 44.000 millones con el FMI, acordados bajo el gobierno del anterior presidente, el liberal Mauricio Macri.

La deuda externa equivale a cerca del 91% del PIB argentino.

Y el monto a renegociarse -de aquí al 31 de marzo según los objetivos del gobierno- es de unos 195.000 millones de dólares (57% del PIB), correspondientes a la deuda pública con bonistas privados y organismos bilaterales y multilaterales.

Aunque en un primer momento el presidente Fernández planteó solamente un aplazamiento de los pagos, ahora se habla también de rebajas de capital o de intereses.

Sobre este tema, Fernández recabó también el martes "respaldo" del jefe del ejecutivo español, Pedro Sánchez, para "superar la difícil situación económica y social que vive Argentina, así como el respaldo en el proceso de renegociación de la deuda".

- 'Algo está mal' -

Posteriormente, el presidente argentino impartió una conferencia en el Instituto de Estudios Políticos de París en la que abordó más ampliamente la situación económica de su país e hizo un balance de su gira por el Viejo Continente.

"Todos están muy preocupados de lo que pasa en América Latina y hacen bien en preocuparse", dijo sobre los encuentros que mantuvo con varios líderes europeos, incluyendo la canciller alemana Angela Merkel y el primer ministro italiano Giusseppe Conte.

Alberto Fernández, que se reunió por la mañana con el economista francés Thomas Piketty -- considerado como uno de los intelectuales más influyentes de su generación -- citó a la desigualdad como el mayor problema del continente.

"Esto no es un problema de ideologías, es un problema ético que tenemos cómo sociedad, ¿hasta donde podemos seguir conviviendo con semejante desequilibrio?, dijo, en referencia a la "enorme brecha que separa a los ricos y a los pobres" en América Latina.

"Yo vengo de un país en donde el 40% de las personas viven en la pobreza (...) Algo no está bien en Argentina, y algo en Argentina está tan mal como en toda América Latina", concluyó Fernández, que fue ovacionado por una sala colmada de estudiantes y miembros de la diáspora argentina en París.