Pedro Sánchez fracasa en las elecciones: es la hora de una gran coalición

Pedro Sánchez fracasa en las elecciones: es la hora de una gran coalición

PSOE y PP deben articular un gobierno capaz de superar el bloqueo y la parálisis reformista

El resultado de las elecciones generales de ayer arroja un escenario político más inestable, más fragmentado y más ingobernable. Los españoles volvieron a las urnas como consecuencia de la irresponsabilidad de Pedro Sánchez y de su incapacidad para formar Gobierno. El presidente en funciones, con desprecio del riesgo que supone alargar la parálisis en pleno desafío secesionista y justo cuando las señales de desaceleración económica se acumulan, optó por forzar una repetición electoral en lugar de explorar un acuerdo con Ciudadanos. Después del 28-A, Sánchez disponía de la opción artimética de sumar una mayoría mirando a la izquierda o a la derecha. Ahora, en cambio, su tacticismo y frivolidad han permitido un rearme de opciones radicales, al tiempo que aboca a un mapa postelectoral de digestión compleja. La victoria socialista es tan clara como el ascenso del PP. Por tanto, solo un gran acuerdo de fuerzas constitucionalistas, con vocación reformista y con el espíritu de concordia inherente a la génesis de nuestra democracia, permitiría acabar con el bloqueo. Los intereses generales de España exigen una gran coalición entre PSOE y PP. Es una fórmula inédita en nuestro país, pero absolutamente necesaria para afrontar los retos presentes apoyándose en una mayoría parlamentaria estable. Sánchez no puede ser un obstáculo a esta posibilidad, por lo que ambas fuerzas deben explorar otras opciones si fuera preciso.

Antes de los comicios, y después de que descarrilara el paripé de negociación que llevó a cabo con Podemos, Sánchez pidió a los españoles "hablar claro". Pues bien, ayer rechazaron el respaldo que pedía a su persona al plantear las elecciones a modo de plebiscito. Si lo que pretendía, aconsejado por sus asesores áulicos, era apelar al voto útil para ampliar la ventaja que el PSOE obtuvo en abril, el resultado -con una participación levemente inferior a la de abril- revela su incapacidad para aprovecharse tanto del retroceso de Podemos como del hundimiento de Ciudadanos. Sánchez ha fracasado en su intento de jibarizar al centro y a la izquierda, en aras de obtener una mayoría rotunda. A partir de ahora, debería asumir los errores del pasado y descartar la formación de un Gobierno apoyado en los socios que le auparon en la moción de censura. Ni el independentismo, anclado en el radicalismo de la deriva violenta del procés, ni tampoco los populistas son socios fiables para encarar las reformas pendientes. Máxime teniendo en cuenta que Pablo Iglesias no acepta el veto que encajó en julio. Sánchez tendría que aceptar que el PSOE se encuentra en minoría y fijar con claridad el rumbo de sus pactos. Sin bandazos ni concesiones a la irresponsabilidad, debe apostar por un acuerdo desde la centralidad, la estabilidad y la moderación. Lo contrario sería prolongar la incertidumbre, con un coste severo tanto para la defensa de la nación como para el impulso de una batería de reformas que permita restablecer la confianza de Bruselas.

En todo caso, las generales de ayer volvieron a dibujar un cuadro polarizado por dos bloques incapaces de superar el umbral de la mayoría absoluta. Ello obliga a una reflexión en ambas direcciones. Por un lado, la dura pugna en el espacio de la derecha se salda con un avance notable del PP, impulsado por el giro a la moderación liderado por Pablo Casado, y con una subida extraordinaria de Vox. El partido que preside Santiago Abascal, apoyado en un programa de corte populista y beneficiado tanto por la crisis de autoridad en Cataluña como por la exhumación de Franco -ejecutada torpemente por el Ejecutivo en funciones-, se nutre del desplome de Cs. Sánchez, de hecho, fue el primer interesado en polarizar la campaña para liquidar el centro. Aunque no dimitió, Rivera verbalizó anoche una ejemplar asunción de responsabilidades tras admitir el mal resultado de su partido "sin paliativos". Algunos de los principales dirigentes de Cs perdieron ayer sus escaños. El levantamiento del veto a Sánchez antes de que expirara el plazo de la investidura le ha pasado factura en un escenario polarizado. En todo caso, ahora será la dirección naranja la que evalúe los pasos a dar. Si Rivera se retira, Arrimadas está en condiciones de reactivar una opción centrista y liberal con capacidad de influencia en el Gobierno de turno.

De otra banda, en el ámbito del centroizquierda, Podemos no frena la sangría que acusa desde que en 2016 obtuvo 71 escaños, aunque resiste en un contexto de división de la izquierda. Errejón, por su parte, fue incapaz de aprovecharse del desencanto del votante de izquierdas por la falta de acuerdo entre PSOE y Podemos.

Mención aparte merece el preocupante ascenso de los nacionalistas y secesionistas. Un tercio de los diputados en el Congreso defienden posiciones anticonstitucionales. Tras la irrupción de la CUP, el independentismo catalán dispondrá de una representación en la sede de la misma soberanía nacional que pretenden vulnerar. A esto se suma el leve incremento del PNV y de Bildu, y el acceso al Congreso de formaciones nacionalistas como el BNG o de corte regionalista, como Teruel Existe. Todo ello abona la atomización parlamentaria y la tendencia cantonalista de un electorado cansado de las promesas incumplidas del bipartidismo.

Este periódico ha subrayado la forma artera con la que Sánchez aterrizó en La Moncloa, así como la instrumentalización partidista de las instituciones. Sin embargo, con el resultado del 10-N en la mano y teniendo presente el hastío por el desgobierno, el conjunto de las fuerzas constitucionalistas deben asumir que la correlación de fuerzas obliga a un acuerdo con altura de miras. En ningún caso se puede extender el bloqueo. Unas terceras elecciones en un año serían inasumibles. PSOE y PP tienen ante sí el desafío de hacerse cargo de un país sumido en el inmovilismo reformista, el hartazgo social y la amenaza secesionista a la unidad nacional.