Venezuela inicia juegos de guerra en frontera

Venezuela inicia juegos de guerra en frontera

Alista a su ejército ante eventual agresión colombiana; Maduro no debe salir con “bravuconadas”, dice Duque

Venezuela inició ayer unos juegos de guerra en áreas limítrofes con Colombia para preparar a sus Fuerzas Armadas ante una eventual agresión militar colombiana, por lo que Bogotá declaró alerta máxima aunque decidió abstenerse de movilizar tropas a la frontera venezolana y de incrementar las tensiones políticas y castrenses regionales.

Estados Unidos advirtió a los militares venezolanos que, ante el intenso despliegue de tropas de Venezuela en las maniobras, “no sean lo sucientemente locos para involucrarse en ningún ataque en Colombia” y rearmó que, si hay una agresión a suelo colombiano, Bogotá “tendrá el total apoyo” de Washington.

La operación empezó ayer y concluirá el 28 de este mes en Zulia, Táchira, Apure y Amazonas, que son los estados venezolanos aledaños a Colombia y cubren los 2 mil 219 kilómetros del límite bilateral. “Mucho detenimiento con esto y, por supuesto, una alerta máxima por parte de las mismas autoridades colombianas frente a cualquier movimiento de ese tipo de cosas”, anunció el consejero presidencial de Derechos Humanos y Asuntos Internacionales de Colombia, Francisco Barbosa.

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, acude a estas acciones "cada vez que necesita oxígeno interno", pero Colombia evita "la histeria" y caer "en ejercicios de fuerzas", aclaró.

El presidente colombiano, Iván Duque, dijo que Maduro no debe salir con “bravuconadas” e insistió en que el líder chavista protege a los cabecillas del ELN al igual que a alias Iván Márquez, Jesús Santrich y otros mandos de la desmovilizadas FARC que abandonaron el proceso de paz colombiano y retomaron las armas.

Maduro ordenó el pasado 3 de septiembre un despliegue de soldados y pertrechos bélicos, con apoyo de un sistema de misiles rusos, a los límites con Colombia. “Todas las unidades militares de la frontera” en alerta “frente a la amenaza de agresión de Colombia contra Venezuela”, exigió.

Venezuela defiende “su seguridad y su tranquilidad”, porque el presidente de Colombia, Iván Duque, promueve “una guerra” en su contra aliado a opositores venezolanos, insistió.

El jefe del Comando Estratégico Operacional de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (Ceofanb), Remigio Ceballos, dirigió el primer día de los ejercicios y dijo que Venezuela tiene “amigos en todo el mundo”, en alusión a la presunta presencia de militares rusos o cubanos entre la tropa, como ha denunciado la oposición.

Además, una fuente ligada a los ejercicios dijo a periodistas que hay al menos 150 mil militares y agentes policiacos desplegados en la frontera, sin especicar a cuáles componentes pertenecen o si todos tomarían parte de los ejercicios.

El gobierno venezolano envió más de 3 mil efectivos militares a la conictiva zona fronteriza con un país con el que Maduro rompió relaciones diplomáticas el pasado 23 de febrero, luego de que Caracas impidió el ingreso de ayuda humanitaria desde suelo colombiano por considerar que fue una provocación de Bogotá y de EU.

Al aludir a la severa crisis socio- económica de Venezuela, con precios inaccesibles y escasez de alimentos, medicinas y bienes básicos en hiperinación y devaluación, Duque sugirió a Maduro “darle comida” a los venezolanos y calicó los simulacros bélicos como “bravuconadas”. Maduro denió a Estados Unidos, Colombia y Brasil como los principales enemigos de la revolución venezolana.

Duque acusó a Maduro de convertir al régimen venezolano en refugio de una mezcla colombiana de guerrillas, narcotracantes y criminales. Al aducir que se reeligió en 2018 en comicios ilegales, Duque desconoció como mandatario a Maduro desde el 10 de enero y, a partir del 23 de ese mes, reconoció como presidente interino a Juan Guaidó, líder de la Asamblea Nacional, en un choque que atizó la crisis venezolana. Maduro replicó que se reeligió legítimamente y que gobernará hasta enero de 2025.