Meseni está listo para regresar a Nicaragua, afirma la CIDH

Meseni está listo para regresar a Nicaragua, afirma la CIDH

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) informó este lunes que el Mecanismo Especial de Seguimiento para Nicaragua (Meseni) está listo para regresar al país, que se encuentra envuelto en una crisis sociopolítica que ha dejado cientos de muertos.

El Meseni, que da seguimiento a la situación de los derechos humanos, medidas cautelares y recomendaciones al Gobierno para superar la crisis, debió abandonar Nicaragua repentinamente en diciembre pasado tras seis meses de trabajo por petición del Ejecutivo.

La posibilidad de un retorno del Meseni a Nicaragua surgió el 28 de junio pasado cuando la Asamblea General de la Organización de los Estados Americanos (OEA) mandó al Gobierno nicaragüense a que "permita el ingreso de la CIDH y sus mecanismos" para constatar la situación de los derechos humanos, en el marco de negociaciones locales para superar la crisis.

No obstante dichas negociaciones fueron canceladas la semana pasada por el Gobierno del presidente Daniel Ortega.

La cancelación de las negociaciones por parte de Ortega podría cortar los planes de la CIDH de volver a Nicaragua, ya que el Gobierno se ha mostrado en desacuerdo con los reportes del organismo ante la OEA, incluyendo los informes del Meseni y del Grupo interdisciplinario de Expertos independientes (GIEI).

Tanto la CIDH, como el Meseni y el GIEI constataron y documentaron cientos de casos de violaciones de derechos humanos cometidos por el Gobierno de Nicaragua entre junio y diciembre de 2018, que incluyeron ejecuciones extrajudiciales, torturas, negación de atención médica, violaciones sexuales, entre otras.

La CIDH también ha otorgado medidas cautelares para decenas de críticos del Gobierno y defensores de los derechos humanos, en medio de la crisis, que no necesariamente han sido respetadas por el Gobierno.

El organismo y sus mecanismos han responsabilizado al Gobierno por crímenes "de lesa humanidad" en el marco de la crisis.

Según la CIDH, desde el estallido de la crisis han muerto al menos 326 personas. Organizaciones humanitarias locales elevan la cifra a 594 y el Gobierno reconoce 200.

Un proceso de aplicación de la Carta Democrática está en proceso contra Nicaragua por rompimiento del orden constitucional, que de ejecutarse le suspendería de la OEA.