Indonesia enviará 210 toneladas de residuos de vuelta a Australia

Indonesia enviará 210 toneladas de residuos de vuelta a Australia

Indonesia dijo el martes que enviaría más de 210 toneladas de basura de vuelta a Australia, en un momento en el que las naciones del sudeste asiático se niegan a seguir siendo el basurero del mundo y están rechazando la basura extranjera.

Los ocho contenedores incautados en la ciudad de Surabaya debían contener solo papel de desecho, pero las autoridades también encontraron material peligroso y basura doméstica, como botellas de plástico y envases, pañales usados, residuos electrónicos y latas, dijo un portavoz de la agencia de aduanas de Java Oriental.

Después de la inspección, el Ministerio de Medio Ambiente de Indonesia recomendó que "los artículos sean reexportados", dijo la agencia en una declaración por separado el lunes.

"Esto se hace para proteger el medio ambiente público indonesio, especialmente en Java Oriental, de los residuos de B3", añadió, en referencia a materiales peligrosos y tóxicos.

La compañía australiana Oceanic Multitrading envió los residuos a Indonesia con la ayuda de la firma indonesia PT. MDI, dijeron las autoridades.

China decidió el año pasado prohibir las importaciones de residuos plásticos extranjeros. Dejó a muchas naciones desarrolladas luchando por encontrar lugares para enviar sus desechos.

Desde entonces, se han redirigido enormes cantidades de basura al sudeste asiático, pero la oposición al manejo de la basura exportada está creciendo en la región.

Indonesia anunció la semana pasada que estaba enviando 49 contenedores llenos de desechos de vuelta a Francia y otras naciones desarrolladas.

En mayo, la vecina Malasia anunció que estaba enviando 450 toneladas de residuos plásticos importados a sus lugares de procedencia, incluidos Australia, Canadá, Japón y Estados Unidos.

Filipinas, mientras tanto, devolvió alrededor de 69 contenedores de basura de vuelta a Canadá el mes pasado, poniendo fin a una disputa diplomática entre los dos países.

La preocupación mundial por la contaminación plástica se ha visto estimulada por imágenes impactantes de ríos obstruidos por desechos en el sudeste asiático y por las criaturas del mar muertas encontradas con kilos de desechos en sus estómagos.

Según el Fondo Mundial para la Naturaleza, cada año se producen alrededor de 300 millones de toneladas de plástico, y gran parte de él termina en vertederos o contaminando los mares, creando una crisis internacional que va en aumento.