Almagro denunció tortura "sistemática" en Venezuela con apoyo de Cuba

Almagro denunció tortura "sistemática" en Venezuela con apoyo de Cuba

Hizo un llamado a la comunidad internacional a no tolerar más esta situación, que consideró contraria a los principios del sistema interamericano por dar respaldo a un gobierno "ilegítimo"

WASHINGTON - Este miércoles, el secretario general de la OEA, Luis Almagro, denunció un "uso sistemático" de la tortura en Venezuela con apoyo de Cuba, y dijo que esto constituye un crimen de lesa humanidad que debe investigarse sin demora.  

En su discurso, Almagro aseguró que la represión a disidentes  se agudizó en los primeros meses de este año, después de que Nicolás Maduro iniciara su segundo mandato. 
 
Además, señaló "torturas psicológicas y físicas sádicas. (…) brutales golpizas, descargas eléctricas, asfixias y violaciones sexuales” aseguró que las víctimas no son solamente opositores civiles y militares, sino también sus familiares, reseñó AFP. 
 
También acusó a Cuba de exportar su "modelo fracasado" a Venezuela y de colaborar en las acciones represivas a cambio del crudo que recibe de Caracas.
 
"La dictadura cubana ha acumulado seis décadas perpetrando un sistema fracasado que impide a su pueblo disfrutar de sus derechos políticos, civiles, económicos y sociales. Esto se ha trasladado en su intervención en Venezuela para exportar un modelo fracasado y mantener el flujo de petróleo", dijo Almagro. 
 
"El régimen cubano organiza cursos de inteligencia para oficiales de inteligencia venezolanos en todo el país", apuntó.
 
Hizo un llamado a la comunidad internacional a no tolerar más esta situación, que consideró contraria a los principios del sistema interamericano por dar respaldo a un gobierno "ilegítimo".
 
"Hasta hoy la comunidad internacional ha normalizado el régimen cubano y su sistema represivo. No debemos aceptar esa situación ni mucho menos esta flagrante intervención en Venezuela", señaló.
 
Almagro solicitó a fines de mayo a la Corte Penal Internacional (CPI) que abriera una investigación por presuntos crímenes contra la humanidad en Venezuela bajo el gobierno de Maduro a partir de febrero de 2014.