Ni el Gobierno logra que se libere la embarcación

Ni el Gobierno logra que se libere la embarcación

Ya se cumplieron 17 días desde que el buque “Doña Annette”, de la Compañía Marítima Paraguaya SA, fue obligado a fondear en Paraná, Entre Ríos (Arg.), por orden de la Prefectura del vecino país, y ni siquiera la participación del presidente Abdo Benítez ha tenido éxito en el intento de liberación, hasta ayer.

El vicecanciller Hugo Saguier Caballero informó ayer por la mañana que ya era inminente la liberación del buque paraguayo Doña Annette, que se encuentra fondeado en Argentina, desde el 11 de noviembre último.

En comunicación con ABC Cardinal, declaró que fuentes de la Cancillería argentina le informaron que los representantes legales de la empresa afectada llegaron a un acuerdo y que la liberación de la embarcación paraguaya es inminente. “Está a cargo de los abogados de la firma paraguaya llenar unos formularios, con unos requisitos solicitados, y tan pronto esto se haga, el barco será liberado”, manifestó.

Lo que dijo el canciller

El pasado lunes, en declaración a la prensa en Palacio de López, el canciller nacional, Luis Castiglioni, dijo que el Gobierno argumenta que en el Tratado de Libre Navegación de 1967, firmado con Argentina, no se contemplan las cuestiones técnicas que se esgrimen como excusa para poder evitar que los buques paraguayos puedan transitar libremente, tal como establece dicho acuerdo. El mismo fue vocero tras la reunión de los empresarios del sector naviero con el presidente de la República, Mario Abdo Benítez.

Añadió que se está pidiendo a la Argentina que se acabe la situación que sufre el buque Doña Annette, y que la solución sea de una vez y para todas las embarcaciones de esas dimensiones. “Defendemos la libre navegación por la Hidrovía Paraguay-Paraná, que es la principal vía para el comercio de nuestro país”, destacó Castiglioni.

Según el titular del Centro de Armadores Fluviales y Marítimos (Cafym), Juan Carlos Muñoz, el problema de esta situación es político y se arrastra desde 2014. Argentina no reconoce a prácticos o capitanes paraguayos, aunque estén acreditados por su Prefectura, los degrada a baqueanos y exige abordar prácticos argentinos, para más de 120 m de eslora.