ACNUR califica a los migrantes venezolanos como refugiados

Ante la crisis vivida en su país de origen:

ACNUR califica a los migrantes venezolanos como refugiados

Desde marzo de 2014 a la fecha hubo un aumento del 2.000% en el número de solicitantes de asilo en América provenientes de Venezuela.

El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) calificó a los migrantes venezolanos como "refugiados", e instó a los países vecinos a solidarizar con ellos para garantizar su entrada y protección internacional, otorgándoles un estatus legal sin importar el plazo de permanencia.

El ACNUR define como refugiadas a las personas que "están fuera de su país de origen debido a un temor de persecución, a un conflicto, violencia u otras circunstancias que perturben gravemente el orden público" y estima que para ellas "la negación de asilo tiene consecuencias potencialmente mortales".

Según datos entregados ayer por la organización, entre 2014 y marzo de 2018 el número de venezolanos que han solicitado asilo "por la violencia y la falta de bienes y servicios básicos" se disparó un 2.000%. Más del 94% buscó un reconocimiento del estatus de refugiado en 2017, y la mayoría lo hizo en el continente americano.

El año pasado en Venezuela más de 120 personas murieron en protestas opositoras, el chavismo aumentó su poder con la formación de la Asamblea Constituyente, hubo nuevos brotes de malaria y tuberculosis, y se mantuvo la escasez de remedios y alimentos.

Por ello, según la portavoz de la ACNUR Aikatarini Kitidi, el reconocimiento del estatus de refugiado es clave para que "cientos de miles" de venezolanos sin cobertura legal puedan acceder de forma más rápida a trabajos, atenciones médicas y educación. "Los haría menos vulnerables a la explotación, la trata de personas, la violencia, el abuso sexual, la discriminación y la xenofobia", dijo, añadiendo que "las Américas enfrentan uno de los mayores flujos de salida de la población desde la creación del ACNUR, en 1950".

La portavoz también apeló a que los venezolanos no sean deportados debido a las condiciones en su país de origen y que esta información sea mencionada en el documento de identidad oficial o a través de otros medios, como instrucciones claras para los organismos encargados de hacer cumplir la ley.

"Es importantísimo que el ACNUR subraye la necesidad de proteger los derechos de todos los venezolanos que están fuera. Esta acogida debe ser acompañada por cada vez mayor presión internacional para abordar el problema de fondo, que es la tiranía del régimen de Nicolás Maduro", dijo a "El Mercurio" José Miguel Vivanco, director para las Américas de Human Rights Watch.

Plan

ACNUR solicitó a la región un desembolso inicial de US$ 46 millones para un plan conjunto de respuesta al desplazamiento de los venezolanos.