Los saludos del Papa con ex presidentes

Los saludos del Papa con ex presidentes

Una de las grandes expectativas de la actividad en La Moneda era el encuentro entre Francisco y el presidente electo, Sebastián Piñera. Hubo saludo, regalo, pero sin diálogo de por medio. Con quien sí conversó fue con el ex mandatario Ricardo Lagos.

Myanmar, el país del sudeste asiático que unos 400.000 rohingyas han abandonado para escapar de la violencia, fue protagonista de uno de los episodios más comentados, durante la actividad que encabezó el Papa Francisco en el Palacio de La Moneda.

Una de las grandes expectativas estaban puestas en la eventualidad de un diálogo fuera de protocolo entre el Pontífice y el presidente electo, Sebastián Piñera, quien figuraba como uno de los invitados oficiales apostados en el Patio de los Naranjos.

 

Pero más allá del saludo formal, dicho diálogo no se produjo. Escoltado por la Presidenta Michelle Bachelet, el Papa le dio la mano primero a Cecilia Morel y luego a Piñera, a quienes regaló un rosario blanco bendito y una medalla papal, respectivamente.

Con quien sí conversó Francisco fue con el ex Presidente Ricardo Lagos, quien estaba ubicado a un costado de Piñera. “Me fue muy bien en el viaje. Muchas gracias por sus sabios consejos”, le dijo el Papa -revelan en el círculo cercano a Lagos- en alusión a la conversación que ambos sostuvieron a comienzos de noviembre pasado en el Vaticano, donde el ex jefe de Estado chileno le habría dado referencias sobre la crisis humanitaria que se vive en Myanmar, país que el Pontífice visitó a fines de ese mes.

Tras la ceremonia, Piñera valoró el perdón que pidió Francisco a las víctimas de abusos cometidos por religiosos. “Que el Papa diga que sintió dolor y vergüenza es una buena señal”, sostuvo. Consultado si es que desea una reunión con el jefe de la Iglesia Católica en su calidad de presidente electo, Piñera respondió: “Me gustaría recibir los consejos del Papa”.

Este miércoles, ambos volverán a encontrarse durante una actividad en la Casa Central de la Universidad Católica.

El discurso de Bachelet

La Presidenta Bachelet abrió los fuegos con un discurso en el que junto con agradecer la visita del Pontífice destacó los cambios experimentados por Chile desde la visita de Juan Pablo II, en 1987.

“Hace 30 años nos visitaba el Papa Juan Pablo II. Lo hacía en medio de la ansiedad que sentíamos por dar a conocer la realidad de un país herido… Y esa voz esperanzadora llegó y contribuyó a que nuestro país volviera a reencontrarse años después. Qué bueno poder decirle que hoy Chile es otro”. sostuvo la Mandataria. Además, destacó el fortalecimiento de la democracia chilena, “con más libertades y con más trans- parencia, viendo a las personas como ciudadanos y no como consumidores, tal como usted ha enseñado”. Y subrayó la conquista de “importantes libertades y derechos en educación, en salud, en vivienda”.

Tras el discurso de Francisco (ver nota central), ambos sostuvieron una reunión privada que se prolongó por cerca de media hora, a la que se sumó al final la madre de la Presidenta, Ángela Jeria. “Fue una conversación distendida y cercana”, aseguran en Palacio.

La despedida pública entre ambos también tuvo ese tono. “Yo lo acompaño, voy a estar de ‘arroz’, como se dice, no voy a hacer nada”, le dijo Bachelet, en referencia a la actividad en que el Pontífice iría por la tarde a la Cárcel de Mujeres de San Joaquín. “¡Qué lindo”, fue la reacción espontánea de Francisco.