Argentina acoge la conferencia ministerial de la OMC con el complejo escenario del comercio global

Argentina acoge la conferencia ministerial de la OMC con el complejo escenario del comercio global

03/12 - Argentina acogerá en los próximos días la undécima conferencia ministerial de la Organización Mundial del Comercio (OMC) con moderadas expectativas sobre los resultados de la cita, en un complejo escenario de críticas al sistema global de comercio y tibia recuperación de los intercambios mundiales.

"Positivos" pero "austeros" son los resultados que el propio Gobierno argentino, anfitrión del evento, espera de la cita que se celebrará en Buenos Aires entre el 10 y el 13 de diciembre, con la participación de 4.000 personas, entre ellas 180 ministros de los 164 países miembros de la OMC.

Con la Ronda de Doha para la liberalización del comercio iniciada en 2001 y aún inconclusa, los grandes temas en discusión serán los subsidios agrícolas y la pesca, asuntos espinosos en los que la apuesta, sin un acuerdo a la vista para reducirlos o limitarlos, sería al menos establecer en Buenos Aires una hoja de ruta a futuro para ir hacia ese objetivo.

Para Dante Sica, director de la consultora Abeceb y exsecretario de Industria y Comercio de Argentina, las magras expectativas respecto a los avances que se puedan logran en Buenos Aires vienen alimentadas por "temas internos de funcionamiento de la OMC" y un contexto "donde se viene de un reciente estancamiento del crecimiento del comercio".

De acuerdo con las últimas evaluaciones de la OMC, tras expandirse apenas el 1,3 % en 2016, el comercio mundial de mercancías registró en el primer semestre de este año un crecimiento interanual del 4,2 %.

Pero el organismo mantiene sus proyecciones de crecimiento en torno al 3,6 % para todo 2017, mientras que el próximo año la expansión bajaría a un 3,2 %, con un rango de posibilidades del 1,4 al 4,4 %.

"Se estima que en los próximos años la recuperación va a ser lenta, con una corriente muy fuerte de protección en muchos países", dijo Sica a Efe.

La excanciller argentina Susana Malcorra, quien presidirá la reunión de la OMC, afirmó días atrás que la conferencia tiene como "sustrato" la "encrucijada" que vive el sistema multilateral de comercio, con ciertas "voces" que dejan ver su "escepticismo" respecto al modelo actual.

"Hay serios cuestionamientos, Trump en Estados Unidos, la caída del TTP (Tratado de Asociación Transpacífico)..., es un momento álgido para estas discusiones", observó Sica.

Con este áspero escenario, Argentina ha adelantado que bregará por reafirmar que un sistema de reglas de comercio es "necesario" pues no tenerlo "sería estar en la jungla".

Según Marcelo Elizondo, director de la consultora Desarrollo de Negocios Internacionales, las críticas llegan hasta el corazón de la propia OMC, una "institución que viene golpeada" por las discusiones sobre cuál debe ser el marco regulatorio del comercio y "hoy está el riesgo de que algunos terminen deslegitimando la OMC como institución".

"El objetivo de Argentina es que, aunque no haya grandes avances en ninguna materia, no venga nadie a hacer un desplante diciendo que la OMC no sirve, un discurso que promueve Estados Unidos, más bilateralista que multilateralista", dijo Elizondo a Efe.

"El mayor mérito o la meta más ambiciosa sería que no pase nada, que todos salgan dándose la mano y se haya fortalecido la institución como ámbito de deliberación", insistió.

En diálogo con Efe, Malcorra reconoció que hay quienes sostienen que el consenso -modo con que se adoptan decisiones en la OMC- se ha llevado a "un extremo tal que termina inmovilizando y es una de las discusiones filosóficas" que existen en torno al organismo.

Para la excanciller, que tendrá el desafío de conducir la ministerial, "todo se puede conversar si es para mejorar el sistema", pero, recalcó, "el consenso siempre será el principio" a seguir.

"Es una responsabilidad de todos ser capaces de medir hasta dónde empujamos nuestro interés sin poner en riesgo el sistema", aseveró.