Podemos se arruga ante Pastor y no se atreve a montar un nuevo número en el Pleno del Congreso

Congreso de los Diputados

Podemos se arruga ante Pastor y no se atreve a montar un nuevo número en el Pleno del Congreso

La formación morada acude con pancartas a la sesión de control, pero para hacerse una fotografía al término de la sesión

La formación morada acude con pancartas a la sesión de control, pero para hacerse una fotografía al término de la sesión

La firmeza de la presidenta del Congreso, Ana Pastor, frente a la política de pancartas utilizada por Podemos, PDeCAT y ERC en las sesiones del Pleno ha logrado hacer efecto. Y hoy la formación morada ha acudido con carteles reivindicatos a la sesión de control pero, a diferencia de las jornadas anteriores, no se ha atrevido a exhibirlos hasta que la tercera autoridad del Estado ha dado por finalizado el Pleno y los diputados han comenzado a abandonar sus escaños.

En ese momento, y sin la presencia del líder Pablo Iglesias, las señorías de Podemos se han puesto en pie en el hemiciclo y han exhibido unas pancartas en que se podía leer «Justicia para Santiago Maldonado», un activista argentino del movimiento Resistencia Ancestral Mapuche desaparecido el 1 de agosto después de que la Gendarmería Nacional desalojara una protesta en la que participaba.

Podemos ha optado por este tipo de acción política después de que la semana pasada la presidenta del Congreso, Ana Pastor, le lanzara una fuerte reprimenda pública por interrumpir el Pleno junto al PDeCAT con pancartas de protesta por el encarcelamiento de los líderes independentistas Jordi Sánchez y Jordi Cuixart.

Aquel día, la tercera autoridad del Estado advirtió a ambas formaciones que no permitirá que el Pleno se contamine con protestas circenses, y les recriminó que opten por el «espectáculo» cuando el Congreso es el lugar en el que se puede defender cualquier idea con la palabra.

«Este es el Congreso de los Diputados, estamos aquí en representación de los ciudadanos y el espectáculo que están dando no se corresponde con lo que representamos. Aquí hay libertad, se puede hablar y se pueden defender las ideas con la palabra, no con el espectáculo como estamos viendo últimamente», reprochó.