La reforma de China da la bienvenida a participación extranjera

La reforma de China da la bienvenida a participación extranjera

La reforma de China necesita de la participación del capital, las compañías y la sabiduría extranjeros, dijo hoy miércoles Li Keqiang, primer ministro del país asiático, quien prometió ofrecer un acceso más fácil al mercado chino y un campo de competencia justo.

28 de junio de 2017

El premier emitió estas declaraciones al responder a una pregunta del jefe ejecutivo de la multinacional holandesa Royal DSM, Feike Sijbesma, en un encuentro con líderes empresariales internacionales en el marco de la Reunión Anual de Nuevos Campeones 2017, o Foro Davos de Verano, en la ciudad nororiental de Dalian.

"La reforma de China siempre va acompañada de la apertura al exterior....damos la bienvenida a las compañías extranjeras para que vengan a China y participen en la reorganización corporativa, y rebajaremos aún más el umbral de los servicios para fomentar nuevos motores de crecimiento", manifestó Li.

El premier también prometió que las compañías extranjeras disfrutarán de un trato igual al de las firmas locales.

"China invita a Royal DSM a que incremente sus inversiones aquí", sostuvo.

La segunda economía mundial sigue siendo un atractivo destino para los inversionistas extranjeros. En 2016, la inversión extranjera directa en la parte continental de China mantuvo un crecimiento estable del 4,1 por ciento interanual, con robustas inversiones en el sector servicios.

Al contestar a una pregunta que hizo Alex Molinaroli, presidente y director ejecutivo de Johnson Controls, el primer ministro reiteró a las compañías globales que el programa de mejora de la manufactura del país no conducirá a un empeoramiento del entorno para hacer negocios.

"Existe un malentendido sobre el plan Hecho en China 2025 y se dice que el propósito de tales políticas es lograr que China pueda no comprar equipos extranjeros, lo que, sin embargo, es imposible", dijo Li, que señaló que las firmas toman decisiones por su propia iniciativa de comprar o no productos en la era de la globalización.

Al contrario, "eso creará enormes oportunidades de negocios para compañías de dentro y fuera de China", indicó Li.

Mostró su esperanza de que haya más cooperación tecnológica entre compañías chinas y globales y que más productos manufacturados entren en el mercado chino.

Con un enorme potencial de mercado, las mejoras en el sector manufacturero chino fomentarán el crecimiento del mercado mundial, indicó.

En respuesta a la preocupación por la transferencia tecnológica forzada, Li dijo: "El gobierno no permitirá a las compañías chinas que obliguen a sus socios extranjeros a transferir tecnologías o que violen los derechos de propiedad intelectual...la cooperación debe ser voluntaria y en beneficio de que se explore el mercado chino".

Li prometió un igual apoyo a las compañías de fondos extranjeros en los ámbitos relacionados con el plan, como el desarrollo ecológico.