Alberto Fernández  ●  Bolivia  ●  Coronavirus  ●  Felipe Solá  ●  Islas Malvinas  ●  Mercosur  ●  Mercosur-UE

Portugal decreta el estado de emergencia para intentar blindarse

Portugal decreta el estado de emergencia para intentar blindarse

Con 642 casos, un ritmo de incremento diario de alrededor del 40%, dos muertos, un municipio en confinamiento y con el miedo metido en el alma por la evolución de Italia y España, Portugal declaró ayer el estado de emergencia, en vigor desde la pasada medianoche. Es la primera vez desde 1975, desde los tiempos revolucionarios, en que se decreta un régimen de excepción, cuyas medidas están por concretar.

Al anunciar al país su decisión de declarar el estado de emergencia, el presidente de la República, Marcelo Rebelo de Sousa, lo defendió “por anticipación”, fruto de las experiencias de otros países y bajo la previsión de que la situación en Portugal va a empeorar. Insistió en que no se trata de “una solución milagrosa” y llamó a luchar contra el desánimo.

“Es una decisión que todos deseábamos no tener que tomar”, afirmó en el debate parlamentario previo la portavoz socialista, Ana Catarina Mendes. Más allá del carácter ritual de tal proclama, en ella pueden percibirse los ecos de la resistencia del Gobierno del socialista António Costa a la declaración del estado de emergencia promovida por el presidente. Para el gabinete de Costa por ahora bastaba con el estado de alerta. Era una medida de protección civil y no de carácter constitucional adoptada el viernes pasado y que en el caso de Ovar, el municipio próximo a Oporto de 55.000 habitantes convertido en la zona cero, se agravó hasta llegar al estado de calamidad, al objeto de aislarlo.

El conservador Rebelo de Sousa no sólo se define como un “hipocondriaco militante”, que ha hecho una cuarentena y ha dado dos veces negativo en el test del coronavirus, sino que también es un catedrático de Derecho Constitucional que sostiene que se debían activar los mecanismos de la ley fundamental para una situación de la actual índole.

El estado de emergencia es una combinación de los de alarma y excepción españoles y permite restringir derechos fundamentales

Frente a la diferenciación de la Constitución española entre los estados de alarma, excepción y de sitio, en la lusa hay el de emergencia y el de sitio. El de emergencia es una combinación de los de alarma y excepción españoles. Está previsto para situaciones de calamidad y permite restringir derechos fundamentales.

En el sistema semipresidencial luso el jefe del Estado establece el marco de actuación, cuya concreción y ejecución queda en manos del primer ministro. El contenido es similar al español, al preverse la limitación de movimientos, que de momento no se impone, o la requisa de material privado.

Pese a sus reservas el Gobierno dio el visto bueno al estado de emergencia. Según Costa, la curva de aumento de los casos en Portugal “no acabará en los próximos quince días”, que son en principio los de vigencia del régimen excepcional. Señaló que lo peor debe llegar a mediados de abril y que, si todo va bien, la crisis podría terminar a finales de mayo.

Sin votos en contra, el Parlamento aprobó la emergencia con las abstenciones, entre otros, de comunistas y verdes.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino