Por su tradición histórica, en la Cancillería ven difícil que Uruguay reconozca al Estado de Cataluña si se declara independiente

Por su tradición histórica, en la Cancillería ven difícil que Uruguay reconozca al Estado de Cataluña si se declara independiente

Los episodios de violencia y represión que se vivieron durante el acto eleccionario —considerado ilegítimo por el Tribunal Constitucional de España— terminaron dándole todavía más peso a aquellas palabras previas del ministro.

“España es una única unidad política indivisible. Uruguay se afilia, como parte de su política internacional, a la integralidad territorial. Si empezamos en un proceso de fragmentación de los países, creo que las dificultades para interrelacionarse, desde todo punto de vista, van a ser cada vez mayores y hasta peligrosas”. Dos días antes de que Cataluña celebrara su controversial referéndum independentista, el viernes 29 de setiembre, el ministro de Relaciones Exteriores, Rodolfo Nin Novoa, resumió con esas palabras su posición respecto al proceso que vive España. Los episodios de violencia y represión que se vivieron durante el acto eleccionario —considerado ilegítimo por el Tribunal Constitucional de España— terminaron dándole todavía más peso a aquellas palabras previas del ministro.

A raíz de esas declaraciones, el Secretariado del Frente Amplio decidió convocar a Nin Novoa, según informó La Diaria el martes 3. Un día antes, ese mismo diario había publicado algunos cuestionamientos de José Bayardi a la posición del canciller. El presidente de la Comisión de Asuntos y Relaciones Internacionales del Frente Amplio sostenía en el artículo que las declaraciones de Nin Novoa debían haber apuntado a promover una solución “por medio del diálogo” entre las autoridades del Estado español y las de la Generalitat de Cataluña. En su opinión, el canciller había quedado con sus dichos “más del lado español”.

Consultado por Búsqueda, Bayardi dijo que al canciller le faltó “exigir responsabilidades políticas al gobierno central por no encontrar caminos de diálogo”. El dirigente dijo que podría estar de acuerdo con Nin Novoa en no apoyar el separatismo unilateral, pero debería haber dicho también lo otro. Respecto al problema de Cataluña, Bayardi dijo que lleva más de 300 años, previo al Estado español y que desde 2012 se agravó cuando el gobierno del Partido Popular interpuso recursos ante el Tribunal Constitucional que afectan al estatuto catalán aprobado en 2010.

Mañana, viernes 6, la Mesa Política del Frente Amplio tratará el tema y probablemente emita una declaración condenando la represión. Las expresiones de Nin Novoa generaron molestia también en el Movimiento de Participación Popular (MPP), el Partido Comunista, el Partido por la Victoria del Pueblo, la Lista 711, Casa Grande y en las bases. El MPP ya se había pronunciado a través de un comunicado a favor del “ejercicio del derecho a decidir”. El 12 de julio el diputado de ese sector, Daniel Garín, había viajado a Cataluña invitado por el gobierno para informarse del referéndum.

El presidente del Frente Amplio, Javier Miranda, también tiene matices con los dichos del canciller. Allegados a Miranda dijeron que su posición es la de condenar la violencia de la Policía contra quienes intentaban votar, pero no inmiscuirse en la legalidad o no del referéndum.

El comunicado oficial de la Cancillería recogió el lunes 2 de octubre algunos de esos reclamos, aunque de manera breve y superficial. “El Ministerio de Relaciones Exteriores lamenta los hechos acaecidos en el día de ayer en Cataluña. Uruguay expresa sus deseos para que a través del diálogo y en el marco de la Constitución y el pleno respeto a los derechos que la misma consagra, se supere esta situación”, decía el texto.

Como Kosovo.

La posición expresada el viernes por Nin Novoa está alineada a la tradición diplomática uruguaya. Fuentes de la Cancillería explicaron a Búsqueda que Uruguay defiende el principio de integridad territorial y el de no reconocer decisiones que no estén previstas en la Constitución de los países. Sobre esa base, los diplomáticos ven difícil que Uruguay reconozca un futuro Estado catalán.

Uno de los antecedentes de esa política se dio en 2008 cuando Kosovo declaró su independencia de Serbia tras una guerra civil cruenta y un período en que fue administrado por Naciones Unidas. Pese a que más de 100 países reconocen a Kosovo como un Estado independiente, Uruguay sigue sin hacerlo. Incluso, cada vez que Kosovo pide ingresar a un organismo internacional, Uruguay vota en contra.

Si bien los procesos son diferentes, Kosovo puede ser tomado como un buen antecedente sobre cómo puede pararse Uruguay ante una eventual independencia de Cataluña, indicaron las fuentes.

La Cancillería sigue de cerca el tema y esperará ver cómo se desarrollan las negociaciones entre España y los catalanes, añadieron.

"Así no"

Al margen de los cuestionamientos al acto eleccionario, las autoridades de Cataluña anunciaron que llevarán a cabo la decisión. Los resultados preliminares difundidos el lunes indicaban que habían votado el 42% de los habilitados y un 90% se había pronunciado por el “sí” a la independencia.

“Vamos a declarar la independencia 48 horas después de que se hagan oficiales todos los resultados.(...) Ningún pueblo debe estar por la fuerza, en contra de su voluntad, a porrazos, aceptando un statu quo que no quiere”, dijo el presidente de la Generalitat de Cataluña, Carles Puigdemont, en una entrevista con BBC el martes 3.

Ese martes, el rey español Felipe VI envió un mensaje a la población en el sentido opuesto. En su discurso calificó el camino seguido por las autoridades de Cataluña como una “deslealtad inadmisible a los poderes del Estado”.

“De una manera clara y rotunda se han situado al margen del derecho y de la democracia. Han pretendido quebrar la unidad de España y la soberanía nacional. Es responsabilidad de los legítimos poderes del Estado asegurar el orden constitucional y el normal funcionamiento de las instituciones”, dijo.

El lunes 9 Puigdemont comparecerá ante el Parlamento de Cataluña. Varios medios españoles especulan con que sea en esa instancia cuando se concrete la declaración de independencia.

Ayer, miércoles 4, Puigdemont respondió a Felipe VI mediante otro mensaje público televisado. “El rey perdió una oportunidad de dirigirse a todos los ciudadanos a los que debe la corona y a los cuales debe respeto porque así se lo manda la Constitución. Una Constitución que le otorga un papel moderador que en ningún caso ha tenido y que ayer declinó con dureza.(...) Así no. Con su decisión de ayer usted decepcionó a mucha gente de Cataluña que esperaba de usted otro tono y una apelación al diálogo y a la concordia”, dijo.

 

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino