Pompeo intensifica su campaña contra China en Italia y el Vaticano

Pompeo intensifica su campaña contra China en Italia y el Vaticano

20:03 - La cuestión que le preocupa es China , en los dos frentes, algo que se esmeró en recordar en las varias reuniones que ha mantenido

El secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, continuó ayer su segunda jornada en Roma sin dejar indiferente a nadie, ni en Italia ni en el Vaticano. La cuestión que le preocupa es China, en los dos frentes, algo que se esmeró en recordar en las varias reuniones que ha mantenido.

De China habló con su homólogo en el Vaticano, el secretario de Estado Pietro Parolin, y con el secretario para las relaciones con los estados, el arzobispo Paul Gallagher. Ambos le recibieron ayer en el palacio Apostólico y abordaron el pacto histórico sobre el nombramiento de obispos que alcanzaron hace dos años la Santa Sede y el gigante asiático, que no mantienen relaciones diplomáticas desde 1951. El portavoz vaticano sólo explicó que la reunión duró 45 minutos y que ambas partes presentaron sus respectivas posiciones en un clima de “respeto, distensión y cordialidad”. Pese a que lo pidió, Pompeo no fue recibido por el papa Francisco, que no quiere ser instrumentalizado en la campaña electoral estadounidense.

EE.UU. está presionando al Vaticano para que no renueve el acuerdo con China, que según Pompeo “pondría en peligro la autoridad moral de la Santa Sede”. En la curia se han acogido con malestar estas exigencias y están decididos a renovarlo pese a ellas. En los próximos días enviarán una delegación a Pekín para favorecer el diálogo.

Pompeo también se ha visto en Roma con el primer ministro italiano, Giuseppe Conte, y con el titular de Exteriores, Luigi Di Maio, con quienes de nuevo cargó contra Pekín. En Washington no gustó que Italia fuera el primer país del G-7 en adherirse a la Nueva Ruta de la Seda, el enorme programa de infraestructuras ferroviarias y marítimas con el que China se conecta con las principales economías de Europa, Oriente Medio y Asia. Pompeo no tuvo reparos en advertir al Ejecutivo de Conte contra los peligros de la influencia china, que cree que está “intentando explotar su presencia en Italia para fines estratégicos y no para una relación de colaboración beneficiosa para ambos”. La gran preocupación de la Administración Trump, además de la diplomacia vaticana con Pekín y las bases portuarias de China en Italia, es el 5G. Entre otras cosas, Pompeo dijo que Italia debe estar atenta “a los riesgos para su seguridad nacional y la privacidad de sus ciudadanos” que presenta el desarrollo de esta tecnología. Di Maio respondió que Italia conoce perfectamente las preocupaciones de EE.UU. y que está comprometida en garantizar su seguridad, recordando que ya se adoptó una legislación en esta materia que permite al Estado intervenir en empresas estratégicas si cree que hay un ataque extranjero.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino