Plan de AMLO sobre la OEA es un salto al vacío, advierten

Plan de AMLO sobre la OEA es un salto al vacío, advierten

Cuba y Venezuela apoyan iniciativa; Argentina: no se buscan reemplazos

Un plan del presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, de sustituir a la Organización de Estados Americanos (OEA) por un aparato que, en referencia indirecta a la Casa Blanca, sea “autónomo, no lacayo de nadie”, abrió una duda: ¿de qué sirvió la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), creada sin presencia de Washing- ton y ahora paralizada y sin mayor influencia regional?

Sin mencionar a la CELAC, que nació en 2010 en México como instancia autónoma, sin Estados Unidos y de reafirmación de la independencia y la soberanía de los 33 países de América Latina y el Caribe, López Obrador sugirió “construir algo semejante a la Unión Europea [UE], pero apegado a nuestra historia, nuestra realidad y a nuestras identidades.

En ese espíritu, no debe descartarse la sustitución de la OEA por un organismo verdaderamente autónomo, no lacayo de nadie, sino mediador a petición y aceptación de las partes en conflicto en asuntos de derechos humanos y de democracia”, puntualizó.

El planteamiento, lanzado el 24 de julio anterior, llegó a la mayoría de presidencias y cancillerías de los 35 como una iniciativa más que sería relegada al olvido, pero confirmó que la OEA está bajo una embestida concertada de México, Cuba, Argentina, Bolivia y Nicaragua.

El presidente de Argentina, Alberto Fernández, adujo el miércoles anterior que la OEA dejó de funcionar y servir a América Latina. En contraste con la intención de López Obrador, el canciller de Argentina, Felipe Solá, declaró el pasado sábado a EL UNIVERSAL que tampoco se busca sustituir a organismos y rehuyó hablar de la OEA.

El canciller de Venezuela, Jorge Arreaza, evadió concederle a López Obrador la paternidad de la receta anti-OEA, rememoró que el fallecido expresidente venezolano Hugo Chávez la propuso de 2009 a 2011 durante la creación de la CELAC y aclaró que “más allá de renovarla cíclicamente (…) debemos hacerla realidad. ¡Qué bueno que hoy sea retomada!”.

El periódico Granma, órgano oficial del Partido Comunista de Cuba (PCC), se consolidó como caja de resonancia de la idea del gobernante mexicano. Cuba fue expulsada de la OEA en 1962 por adherirse a un sistema político marxista-leninista.

Granma aceleró la semana pasada su intenso asedio a la OEA para tildarla como Ministerio de Colonias, viejo reproche de La Habana acerca de que EU la transformó, desde su fundación en 1948, en brazo ejecutor de su imperialismo y del acoso a la Revolución Cubana a partir de 1959.

“Papel nefasto” y sin credibilidad de la OEA, acusó Bolivia. Nicaragua tachó al organismo de “golpista”.

El mensaje de López Obrador fue antecedido en 2019 y 2020 por fuertes ataques del gobierno de México al secretario General de la OEA, el uruguayo Luis Almagro.

México acusó a Almagro de las “peores gestiones” en la historia del organismo por inmiscuirse en asuntos internos de los países y por su protagonismo en la crisis de Venezuela, que recrudeció desde 2014, y en los líos políticos y electorales en Bolivia en 2019 y 2020.

Inviable
“La propuesta de López Obrador no es realista ni viable”, afirmó el diplomático costarricense Enrique Castillo, excanciller y exembajador de Costa Rica en la OEA.

Reemplazarla por una estructura como la Unión Europea “no es realista porque desconoce el valor de la OEA como foro de discusión, que es 20% de su actividad, y prescindiríamos de 80%”, que es cooperación, dijo Castillo a este diario.

“Perderíamos la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y otros organismos valiosísimos de la OEA. La propuesta no es realista, desconoce el potencial de la OEA, que la CELAC no ha podido suplir, y olvida que la UE empezó a construirse [década de 1940] alrededor de la columna vertebral de derechos humanos”, agregó.

Al subrayar que las “dictaduras” en Cuba, Nicaragua y Venezuela impiden consensos en derechos humanos y otras materias, argumentó que sólo la OEA “proporciona una arena de debate y de lucha, frente a frente, con EU”.

La CELAC se quedó en 2020 sin Brasil, que se salió al alegar que da protagonismo a “regímenes totalitarios”, en alusión indirecta a Cuba, Venezuela y Nicaragua.

“Desde que la OEA existe hablan mal de ella y la quieren sustituir por engendros como la CELAC”, aseveró el diplomático boliviano Jaime Aparicio, exembajador de Bolivia en la OEA.

“Pero es el corazón político del sistema, centrado en democracia, derechos humanos, cooperación jurídica, seguridad y observación electoral. Debe servir para promover y proteger la democracia representativa (…) y resolver en paz las controversias”, explicó Aparicio a este periódico.

La CELAC surgió en México en una cumbre de jefes de gobierno y de Estado en 2010. Su fragilidad se agravó luego de que, tras una cita cimera en 2017 en República Dominicana, fracasó en realizar otra y en 2021 llegó a cuatro años sin reunirlos.

Un factor clave debilitó a la comunidad: las disímiles posiciones sobre la crisis de Venezuela, cuyo cuestionado presidente, Nicolás Maduro, fue desconocido en enero de 2019 como mandatario por 14 miembros de la CELAC que adujeron que, en mayo de 2018, se reeligió en comicios ilegales.

“No sólo la CELAC ha sido un fracaso”, insistió el diplomático panameño Guillermo Cochez, exembajador de Panamá en la OEA.

La Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA), creada en 2004 en La Habana, fue “otro instrumento” que Venezuela y Cuba impulsaron para “quitar poder” a la OEA, recordó Cochez a este medio.

“López Obrador está desfasado históricamente”, sentenció.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino