Peso argentino refleja mayor costo de los controles de capital

Peso argentino refleja mayor costo de los controles de capital

El diferencial entre los tipos de cambio oficiales y no oficiales de Argentina es casi el más amplio desde la última vez que se impusieron controles de divisas en 2015, lo que presiona al gobierno para que devalúe el tipo de cambio oficial o endurezca los controles de capital.

 

La disparidad entre la tasa oficial y la compra al “contado con liquidación”, calculada a partir de la diferencia entre los precios de las acciones locales argentinas y los ADR de las mismas compañías, se amplió a 36% el 22 de enero.

Esto se acerca a la prima promedio del 42% que los argentinos pagaron sobre la tasa oficial de 2011 a 2015.

El aumento del diferencial implica que el gobierno podría necesitar dejar que el peso oficial se devalúe para liberar el exceso de liquidez del peso, o endurecer aún más los controles de capital para mantener sus reservas del banco central, según Mateo Reschini, un operador del corredor de bolsa LBO en Rosario, Argentina.

“El gobierno tratará de mantener el diferencial por debajo del 30%”, dijo Reschini. “Si se sigue ampliando, tarde o temprano se verán obligados a dejar que el tipo de cambio oficial se devalúe o comenzarán a desangrar dólares como locos”, añadió.

El aumento en el diferencial se debe en gran medida a los esfuerzos por descargar los activos denominados en pesos a medida que las tasas de interés disminuyen, y mientras el país busca renegociar miles de millones de dólares en deuda con inversionistas institucionales y el Fondo Monetario Internacional.

Baja en las tasas de interés

El banco central hizo el recorte de tasas de interés más grande del mundo en las últimas semanas, pero anunció el jueves que mantendría la tasa clave al 50%.

“Con los controles de capital, la gente encuentra todo tipo de formas de jugar con el sistema”, dijo Sergi Lanau, economista jefe adjunto del Instituto de Finanzas Internacionales en Washington D.C. “Cuanto más amplio sea el diferencial, mayor será su incentivo para tratar de encontrar otras formas de sacar su dinero”, agregó.

El viernes, la tasa swap de compra al contado con liquidación se debilitó a cerca de 84 pesos por dólar, mientras que el tipo de cambio oficial subió sobre 60 pesos por dólar el 21 de enero por primera vez desde la implementación de los controles.

El banco central parcialmente relajó los controles el 17 de enero, lo que permitió a las compañías con inversiones en Argentina enviar hasta el 30% de sus ganancias vendidas en el mercado local en el extranjero como ganancias o dividendos para los accionistas.

Aunque el presidente del banco central, Miguel Pesce, dijo el 23 de enero que un repunte de la inflación en el corto plazo era poco probable, el banco también dijo que estaba consciente de que los recortes agresivos de las tasas de interés podrían tener un impacto en los precios al consumidor durante un período más largo.

El piso de la tasa de política ahora está en 50% —por debajo de la inflación anual de 54%— y estaba en 63% cuando Pesce comenzó su mandato.

“De ahora en adelante, dependerá del exceso de pesos en la economía”, dijo Juan Manuel Pazos, economista jefe de TPCG Valores en Buenos Aires “Si continúan con estas tendencias agresivas, la propagación se ampliará muy por encima del 30%”, precisó.

 

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino