"Perú y Chile atraviesan por uno de los mejores momentos en su relación"

"Perú y Chile atraviesan por uno de los mejores momentos en su relación"

El mandatario, que se reunirá hoy con el Presidente Piñera, dice que en su país "los órganos que administran justicia tienen plena autonomía e independencia para cumplir su función. Debo reafirmar, en ese sentido, que no existe persecución política contra nadie".

El Presidente de Perú, Martín Vizcarra, se reunirá hoy en Santiago con su par chileno, Sebastián Piñera, en la segunda reunión de Gabinete Binacional, después de la realizada en Lima el año pasado. En entrevista por escrito con "El Mercurio", el mandatario peruano habla sobre el buen momento de las relaciones con Chile, el referéndum de las reformas políticas que impulsa, los casos de corrupción en su país, la crisis venezolana, entre otros temas.

-¿Qué prioridades tiene Perú en su relación con Chile en esta nueva etapa?

"El II Gabinete Binacional constituye un paso fundamental en nuestras relaciones bilaterales. Es la primera vez que ambos Jefes de Estado, con nuestros respectivos ministros, nos reunimos en Santiago. Este encuentro confirma el salto cualitativo que dio la cooperación entre nuestros países a partir de I Gabinete realizado en Lima el 2017, que impulsó una agenda integral con visión de futuro.

Perú y Chile atraviesan por uno de los mejores momentos en su relación. Tenemos una amplia y variada agenda, en los últimos años hemos dado importantes pasos hacia una mayor integración y cooperación. Asimismo, formamos parte de la Alianza del Pacífico, compartimos una visión de futuro basada en la democracia, el respeto a los derechos humanos, el derecho internacional y el multilateralismo.

Llegamos a este encuentro con importantes compromisos cumplidos en materia de desarrollo fronterizo, asuntos sociales, seguridad, comercio, ambiente y cultura. Asignamos especial importancia a la integración y al desarrollo de la zona de frontera, para lo cual trabajamos en una serie de iniciativas que generen alto impacto en las poblaciones de Tacna y Arica".

-¿Cómo ve la evolución de la relación entre Perú y Chile los últimos años, que vivió momentos tensos durante el segundo mandato de Alan García, pero que se distendió y mejoró luego del fallo de La Haya en enero de 2014?

"La relación bilateral entre Perú y Chile tiene una larga historia que se remonta a los días de su nacimiento como Repúblicas, ambas de carácter bicentenario. Chile lo conmemoró el año 2010 y el Perú lo conmemorará en 2021. Durante un período tan largo de tiempo, una relación vecinal pasa por distintas situaciones, pero también es verdad que en las oportunidades en las que nuestros países han decidido trabajar de manera conjunta han alcanzado grandes logros a nivel regional e internacional.

Luego de la sentencia de la Corte Internacional de Justicia del año 2014, ejecutada de manera ejemplar, el Perú y Chile entendieron que se iniciaba una etapa de integración y cooperación que va más allá del ámbito netamente fronterizo. La relación bilateral abarca una amplia variedad de temas, tales como la integración económica, las inversiones recíprocas, la migración peruana y su contribución en la sociedad chilena, entre otros temas de especial relevancia; todo ello enmarcado en el pleno respeto de la democracia y los derechos humanos, valores compartidos por ambos países.

El fallo de La Haya no solo ha resuelto un diferendo pendiente, sino también ha abierto una nueva etapa en nuestras relaciones. En ese sentido, han sido y son fundamentales los Gabinetes Binacionales y las reuniones del 2+2. En Santiago, no solo haremos un balance del camino recorrido hasta hoy, sino que diseñaremos, de manera conjunta, nuevos y mayores compromisos de trabajo entre ambas naciones".

-¿Cómo ve Perú el fallo de La Haya del 1 de octubre pasado de que Chile no tiene obligación de negociar con Bolivia una salida soberana?

"El Perú siempre consideró que el caso planteado por Bolivia contra Chile ante la Corte Internacional de Justicia fue de naturaleza estrictamente bilateral. Evidentemente, nuestra Cancillería realizó un cuidadoso seguimiento del mismo, por haber sido un caso que involucró a dos países vecinos, con los cuales el Perú tiene excelentes relaciones bilaterales. Como Presidente del Perú, reitero nuestro compromiso permanente con el respeto al derecho internacional y al principio de la solución pacífica de las controversias. El Perú mantiene estrechas relaciones diplomáticas con Chile y Bolivia y nuestra apuesta es continuar fortaleciendo esos lazos de amistad y cooperación".

-¿Cuánto se juega Perú en el referéndum de diciembre en que serán sometidas a votación las reformas constitucionales presentadas por su gobierno?

"Mucho. Se trata de reformas que no se hicieron en tantos años en el Perú. Estas reformas buscan, por un lado, una salida frente a la crisis generada por los casos de corrupción y, por otro, recuperar el prestigio y la imagen de las instituciones. Siempre se ha dicho que las crisis reflejan las falencias y debilidades del sistema, pero, al mismo tiempo, representan una oportunidad de cambio. Esa es la razón por la cual tomé la decisión de emprender estas reformas que, soy consciente, no resolverán los problemas estructurales del Perú, pero sí marcan un punto de inflexión y abren una oportunidad de progreso y esperanza para la población.

El Perú está emprendiendo estas reformas dentro de los cauces de la democracia. Lo fundamental es que será la población la que decidirá, en última instancia, si está de acuerdo o no con las reformas. Ello le dará mayor legitimidad a los resultados. Estoy convencido que el referéndum del 9 de diciembre afianzará la democracia en mi país".

-¿De qué manera impacta en la sociedad y la política peruana que la principal líder de la oposición, Keiko Fujimori, esté en prisión preventiva por financiación ilegal de campañas políticas, y que los últimos presidentes de la república sean investigados o estén prófugos por casos de corrupción?

"Es una realidad que no se puede ocultar. Lamentablemente, los 5 últimos expresidentes del Perú, y la lideresa del partido con mayor representación en el Congreso, o están detenidos, sometidos a investigación, o están rehuyendo a la justicia. No solo la sociedad peruana está impactada, sino la comunidad internacional. Todo esto, ciertamente, afecta la imagen del país. Sin embargo, al mismo tiempo, estos casos están poniendo a prueba la capacidad de las instituciones y de la propia democracia, para determinar las culpas y juzgar a los responsables en el marco del debido proceso.

El Perú es un país democrático donde están vigentes el Estado de derecho y la separación de poderes. Los órganos que administran justicia tienen plena autonomía e independencia para cumplir su función. Debo reafirmar, en ese sentido, que no existe persecución política contra nadie. Así lo han reconocido los propios partidos y líderes políticos en mi país, varios de los cuales están sujetos a investigaciones. No se puede confundir persecución política con lucha frontal contra la corrupción.

La corrupción es un problema de alcance internacional. Por ello, necesitamos una respuesta conjunta que nos permita actuar con mayor eficacia contra este flagelo. En la VIII Cumbre de las Américas, se aprobó el 'Compromiso de Lima' con medidas concretas para luchar contra este flagelo. Asimismo, quiero mencionar que el Perú viene promoviendo la adopción de una resolución en el ámbito de las Naciones Unidas para reforzar la cooperación en la lucha contra la corrupción y sus alcances transnacionales".

-The Economist lo describió en un artículo reciente como "El Presidente providencial de Perú" ¿Qué opina de esta descripción?

"Mi llegada a la Presidencia de la República ha sido sorpresiva e inesperada; además, se produjo en una circunstancia sumamente difícil y luego de varios meses de polarización. Este escenario, naturalmente, planteaba una gran incertidumbre incluso respecto a la continuidad democrática del país. Asumí la responsabilidad que me puso la historia y, con el respaldo del pueblo, tracé el rumbo del país, con lineamientos y objetivos claros, que son los que han marcado la vida nacional en estos 8 meses.

Las reformas constitucionales son parte de nuestra agenda que es mucho más amplia, que incluye el impulso de la economía, después de varios meses de contracción precisamente por la inestabilidad; el impulso de las inversiones públicas y privadas; la mejora de la educación y la salud; la lucha contra la anemia, la violencia contra la mujer; un nuevo enfoque de descentralización y generación de empleo".

-Usted apoyó la incorporación de Ecuador a la Alianza del Pacífico ¿Cómo se beneficiaría el bloque comercial con la incorporación de Quito como nuevo miembro?

"Estamos construyendo una Alianza del Pacífico que promueve la integración, el respeto y la garantía de los derechos humanos, la Democracia y la apertura económica a través de la búsqueda de la libre movilidad de personas, bienes, servicios e inversiones. Todo país que comparta dichos principios, que cumpla con los requisitos establecidos en nuestro Acuerdo Marco y que tenga un compromiso sostenido de proyectar a la Alianza, será bienvenido en nuestro mecanismo de integración.

Ecuador ha solicitado convertirse en un nuevo candidato a Estado Asociado, frente a lo cual los cuatro países de la Alianza le hemos expresado nuestro beneplácito por este interés, así como nuestra voluntad para iniciar de inmediato el proceso de análisis conjunto. Este proceso se inició el pasado 7 de noviembre durante una reunión en Bogotá".

-¿De qué manera cree que impactará en la Alianza del Pacífico la llegada a la presidencia mexicana de Andrés Manuel López Obrador el próximo 1 de diciembre?

"Estoy convencido que la llegada de López Obrador, en cuya asunción de mando estaré presente, significará un fortalecimiento de la Alianza del Pacífico, que busca impulsar un mayor crecimiento, desarrollo y competitividad de nuestras economías con miras a lograr un mayor bienestar de nuestras poblaciones. México es un importante miembro de la Alianza y estamos convencidos que López Obrador le dará un nuevo impulso al proceso de integración.

El Perú viene ejerciendo desde julio la Presidencia pro tempore de la Alianza del Pacífico. Acabamos de aprobar, en Puerto Vallarta, una Visión Estratégica que busca consolidar el rol y liderazgo de la Alianza y hacerla más global, más conectada, más integrada y más ciudadana, que son los ejes de trabajo que nos guían. En ese esfuerzo, bajo la Presidencia peruana, buscamos consolidar nuestra proyección externa con la Unión Europea, el Mercosur, la ASEAN y la Unión Económica Euroasiática, así como dinamizar nuestra relación con los 55 Estados Observadores, que significan oportunidades de cooperación que debemos aprovechar en beneficio de nuestros 225 millones de ciudadanos y los agentes económicos de nuestros países".

-¿Cómo ve Perú el triunfo de Jair Bolsonaro en Brasil?

"He saludado la elección del nuevo presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, a quien le deseo éxitos en su gestión al frente de este país central de América Latina y con el cual no solo tenemos una de las fronteras más extensas, sino importantes vínculos de amistad y cooperación. Tenemos la voluntad de profundizar las relaciones diplomáticas y comerciales con Brasil, basados en el respeto, la colaboración, la defensa de la democracia y los derechos humanos, el multilateralismo y la lucha contra la corrupción.

Para el Perú, la histórica y fraterna relación bilateral con Brasil es de suma importancia. El Perú y Brasil coinciden en su preocupación por la corrupción y su compromiso en luchar contra ella. El comercio bilateral es creciente y está en camino a superar los 4.000 millones de dólares en el presente año, su mejor resultado histórico. Asimismo, ambos países mantienen posiciones comunes en variados ámbitos regionales y globales, como su tratamiento de la crisis en Venezuela".

-¿Qué medidas está tomando su gobierno para contener y ayudar a la migración venezolana?

"En primer lugar, el Perú ha mantenido y mantiene desde el inicio un rol activo y de liderazgo a nivel internacional en relación a la crisis en Venezuela, impulsando iniciativas para coadyuvar al restablecimiento de la democracia en ese país.

Respecto al tema migratorio, mi país tuvo la necesidad de solicitar el pasaporte a los ciudadanos venezolanos para su ingreso al Perú a partir del 25 de agosto de 2018; exigencia que tiene excepciones de carácter humanitario, como las mujeres gestantes, los niños, ancianos y enfermos, así como la flexibilidad de aceptar pasaportes vencidos.

Hasta el momento han ingresado al Perú aproximadamente 550 mil ciudadanos venezolanos, que hasta el 31 de diciembre podrán tramitar el Permiso Temporal de Permanencia (PTP), documento que les permite regularizar su situación migratoria y así desarrollar actividades en el marco de la legislación peruana.

Esta llegada de ciudadanos venezolanos, sin precedentes en el Perú, ha planteado retos también a las propias capacidades del Estado, particularmente en los sectores de salud y educación, así como su inserción en el mercado laboral. Por ello, hemos buscado tener una respuesta concertada e integral a nivel regional y multilateral, en especial en la Comunidad Andina, la Organización de Estados Americanos y Naciones Unidas".

-¿Su gobierno ha tenido conversaciones directas con el gobierno del Presidente Nicolás Maduro para tratar el tema de la migración venezolana que ha llegado a Perú?

"Como es de público conocimiento, el régimen de Venezuela mantiene una posición de negación con respecto a la crisis humanitaria que vive el pueblo venezolano -posición que el Perú lamenta- y que tiene como consecuencia el éxodo masivo de sus ciudadanos a diversos países, en su gran mayoría de América del Sur, siendo el Perú el segundo destino de esa migración en todo el mundo.

La masiva migración venezolana ya es un problema regional. Las respuestas nacionales no bastan para encarar esta crisis migratoria, por ello, es necesario concertar una respuesta regional para enfrentar la crisis con mayor efectividad".

Gaspar Ramírez & Juan Pablo Toro

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino