Perú: Duque toma distancia del ala dura del uribismo

Perú: Duque toma distancia del ala dura del uribismo

El Presidente viaja este miércoles a la posesión del izquierdista Pedro Castillo. ¿Por qué? Análisis

A pesar de la intensa batalla dada por el ala dura del uribismo en contra del izquierdista Pedro Castillo, el presidente de la República, Iván Duque Márquez, asistirá a su toma de posesión que se llevará a cabo este miércoles en Lima.

El gesto tiene dos lecturas. Uno, el pragmatismo de Duque para manejar las relaciones bilaterales con Perú que hoy entran en el terreno de la incertidumbre por el radicalismo expresado por el profesor Castillo. De hecho, él se dio a conocer precisamente a nivel nacional cuando encabezó un movimiento de protesta de los maestros peruanos.

Castillo hasta hace muy poco tiempo era el equivalente al presidente de Fecode en Colombia. Sus críticos, por ejemplo, le reprochan que en los últimos tres años el porcentaje de días trabajados es mínimo en comparación del tiempo dedicado a las actividades de su gremio.

Hoy, sin embargo, asume como presidente de Perú. Y Duque opta por mostrarse amable con él asistiendo a la ceremonia de posesión. Lo hace, entre otras razones, porque no podía entrar a confrontar con otro vecino de fronteras como lo ha venido haciendo durante todo su mandato con Nicolás Maduro de Venezuela.

Por su ideología y las expresiones dadas durante la campaña hay quienes temen que Castillo frente al país sea incluso más radical que el mandatario venezolano.

De hecho, el laureado escritor Mario Vargas Llosa advirtió que un eventual Gobierno de Pedro Castillo "sería una verdadera catástrofe" que podría llevar al Perú a repetir la experiencia "dramática" de Venezuela.

El premio Nobel de Literatura, autor de algunas de las obras cumbres de las letras en español y muy cercano de Duque admitió que parece ser "una persona bien intencionada, pero está profundamente equivocado sobre cuestiones sustanciales como las inversiones extranjeras".

"Claramente sus ideas podrían llevarnos de una manera ingenua a una verdadera catástrofe económica" que empobrecería "muchísimo más" al país y agravaría las "grandes desigualdades que caracterizan a la sociedad peruana", dijo en su momento Vargas Llosa.

El escritor criticó, además, el rechazo del maestro sindicalista a la legalización del aborto y del matrimonio de personas del mismo sexo, una posición que, a su parecer, "está realmente en contra de la modernidad".

Advirtió también que Castillo puede llevar al país por el camino "comunista, autoritario y totalitario".

Y la segunda lectura es la decisión de Duque de ir en contravía de los deseos del ala dura del uribismo.

"Castillo es un tramposo"
Así, por ejemplo, la senadora María Fernanda Cabal escribió hace unos días: “Pedro Castillo hizo trampa. No ganó las elecciones. Tuve razón cuando advertí que quiere hacer del Perú una nueva Cuba”.

La legisladora advirtió: “Aquí él mismo lo confiesa al apoyar la masacre del pueblo cubano” en referencia a un mensaje del nuevo presidente inca en el que afirmó:

“Me solidarizo con la situación que viven nuestros hermanos cubanos en la actualidad. El bloqueo histórico es antihumano e inmoral, más aún, en la emergencia mundial de crisis sanitaria en la que nos encontramos”.

Mientras este sector del uribismo salía en defensa de Keiko Fujimori las corrientes políticas de izquierda se la jugaban para defender a Castillo:

“Finalmente, el Jurado Nacional de Elecciones proclamó a nuestro hermano
@PedroCastilloTe como presidente de #Perú. Es el triunfo de la dignidad y unidad del pueblo humilde sobre el neoliberalismo. Pedro enseñará cómo se gobierna para el pueblo más marginado y sacrificado.”, escribió en su momento Evo Morales.

Durante el dispendioso conteo de votos, Cabal recibió el apoyo de otras figuras del Centro Democrático.

Este grupo llegó al extremo de lanzar una propuesta insólita: la repetición de las elecciones en Perú.

Fuero las senadoras Paola Holguín, Paloma Valencia, así como otros cinco compañeros de bancada, junto al exministro de Interior y Justicia de Colombia, Fernando Londoño, quienes sumaron sus firmas para intentar que las autoridades electorales reconsideren los resultados acaecidos el 6 de junio pasado.

“El ambiente de desconfianza se ha visto agravado por la intromisión de presidentes en ejercicio, entre ellos, Alberto Fernández, Luis Arce y Daniel Ortega; así como de los expresidentes Lula da Silva, Evo Morales y Rafael Correa; quienes se han pronunciado públicamente en favor de uno de los candidatos, sin que haya sido proclamado”, escribieron en su momento.

Un nuevo mejor amigo
Duque, sin embargo, ha decidido hacer caso omiso a estos reclamos y enviar un mensaje potente al asistir a la toma de posesión de maestro, sindicalista y ahora presidente.

Duque se reunirá en la capital de Perú con el nuevo gobernante de ese país, con el Rey Felipe VI de España y con el presidente de Argentina, Alberto Fernández.

Así mismo, tendrá un encuentro virtual con el secretario general de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), Mathias Corman.

Al mediodía, el presidente Duque, en compañía de otros mandatarios, estará en la ceremonia de investidura del presidente Castillo, que se efectuará en el Congreso de la República de Perú.

Posteriormente, visitará la sede de la Comunidad Andina (CAN), de la cual ejerció la Presidencia pro tempore hasta el pasado 17 de julio. Allí el jefe de Estado se reunirá con el secretario general de ese acuerdo de integración, Jorge Hernando Pedraza.

Pero ¿por qué Duque se muestra cordial con Castillo? La respuesta pasa por las recientes declaraciones de Mariano López encargado de negocios de la embajada de Perú en Colombia, quien se mostró confiado en que siga existiendo hermandad entre ambos países y que las relaciones sean fluidas y cordiales.

"No esperaría grandes cambios teniendo en cuenta que somos miembros de procesos de integración, que vienen de larga data y eso es lo que esperaríamos", pronosticó.

"Tenemos una relación muy dinámica, enmarcada en los gabinetes binacionales, con la participación de casi todos los sectores del país, donde se trabajan asuntos de defensa, medio ambiente, comercio, narcotráfico e integración fronteriza", aseguró López

Así las cosas, Duque –a pesar del ideario del partido que lo llevó al poder- prefiere priorizar los intereses de Colombia y en las próximas horas se tomará la foto con Castillo.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino