Pedro Sánchez convoca a todos los partidos para ganar tiempo en su negociación oculta con ERC

Pedro Sánchez convoca a todos los partidos para ganar tiempo en su negociación oculta con ERC

Felipe VI propone de nuevo al líder del PSOE como candidato a la investidura, a expensas de que logre los apoyos necesarios

Durante estos últimos años, en España las rondas de consultas del Rey para nominar al candidato a la investidura han sido un momento institucional relevante, emocionante. Del aburrido menú casero de las grandes mayorías bipartidistas se había pasado a las modernas salsas de los nuevos partidos. La decisión de Felipe VI se convertía en algo trascendente. Incluso incierto.

Cuatro años después, con el país bloqueado desde abril, dos elecciones consecutivas -que se acumulan a las sucesivas de 2015 y 2016- y siete rondas para designar un candidato a la investidura de por medio -Don Juan Carlos protagonizó 10 en sus casi cuatro décadas de reinado-, no es difícil entender el hastío de los ciudadanos, su desconexión con la realidad política, su incomprensión ante tantos y distintos acontecimientos.

Pero el funcionamiento del Estado sigue su curso. Y tras dos días recibiendo en Zarzuela a los dirigentes con representación parlamentaria, Felipe VI encargó este miércoles a Pedro Sánchez la formación del Gobierno. En palabras de la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, "Sánchez es el único candidato con posibilidad de sumar para que salga adelante la investidura, y en ese sentido ha hecho su propuesta el Rey".

Efectivamente, la candidatura del dirigente socialista parece la única viable a día de hoy, pero se trata de una designación en el vacío, pues aún no existe un colchón, una red de apoyos garantizados que asegure que no habrá una investidura fallida. Sánchez tiene cerrado un acuerdo de coalición de Gobierno con Pablo Iglesias y está negociando la abstención de ERC para conseguir superar la investidura. Pero los independentistas han pedido tiempo. Y el presidente parece decidido a concedérselo.

"El qué y no el cuándo"

Sin fecha ya estimada para fijar el pleno -ni antes de Navidad, ni antes de Fin de Año-, Sánchez defendió en la noche de este miércoles, en una comparecencia en La Moncloa tras su nominación por el monarca, "que lo importante es el qué y no el cuándo". El horizonte ahora más cercano es enero. Este tiempo servirá no sólo para que se acabe de muñir el acuerdo con ERC, también para que se aclare la cuestión judicial de la inmunidad de Oriol Junqueras y cómo esta decisión puede afectar a Carles Puigdemont y a sus opciones de que él sí pueda convertirse en eurodiputado, y para que se concrete si una posible inhabilitación del presidente de la Generalitat, Quim Torra, propicia unas nuevas elecciones en Cataluña.

Mientras todas estas cuestiones, muy relevantes para la decisión final que adopte ERC se solucionan, el presidente en funciones se volcará en una serie de contactos, que deberían arrojar luz al problema de la ingobernabilidad de España. El lunes 16 de diciembre, anunció, convocará en el Congreso al presidente del PP, Pablo Casado, y a la portavoz de Ciudadanos, Inés Arrimadas. Este último encuentro, solicitado de manera reiterada por ella.

Tras estas dos citas, la vicesecretaria general del PSOE y portavoz en el Congreso, Adriana Lastra, se reunirá con "todos" los partidos políticos. Esto supone que por primera vez se incluye a Bildu, Vox y la CUP. Los socialistas ya no hacen excepciones ni cordones sanitarios.

De manera paralela Pedro Sánchez llamará a todos los presidentes autonómicos. Este anuncio supone recuperar la interlocución con Torra, con quien el jefe del Ejecutivo no habla desde hace meses y a quien se niega a coger el teléfono desde los episodios de violencia que se produjeron en distintas ciudades catalanas tras la sentencia del procés.

Sánchez defiende el acuerdo con ERC

El reconocimiento de Torra es una de las cuestiones que reclama ERC. También la constitución de una mesa de diálogo entre la Generalitat y el Estado para iniciar un proceso de diálogo en el que abordar el "conflicto político" en Cataluña. En su comparecencia, se le preguntó a Sánchez por el mecanismo institucional en el que asentar esta demanda, y el presidente en funciones rehusó contestar. Sólo reiteró lo que ha dicho hasta ahora: "Todo acuerdo será público y estará dentro del marco constitucional".

Sánchez agradeció a ERC que se haya prestado a negociar su abstención, pero no quiso "poner adjetivos" sobre el desarrollo de las conversaciones. "Estamos avanzando", reveló. Pero las negociaciones deben ser "discretas" para que "lleguen a buen puerto". Esto supone reconocer que confía en esta vía para la investidura, aunque pide al PP y a Ciudadanos que "abandonen el bloqueo". De hecho, este mensaje ambivalente, repetido en algunos de sus últimos actos, no acababa de entenderse.

Fuentes del Gobierno explican que no van a renunciar a desgastar a la oposición por su negativa a apoyarles. En esta clave parecen producirse los llamamientos a colaborar en la gobernabilidad de estos dos partidos. El PSOE, dijo, "espera que no haya terceras elecciones, no puede y no debe haber". Porque la alternativa es "o gobierno o desgobierno". Y el Gobierno en estos momentos sólo pasa por la abstención de ERC. Sánchez aseguró que él quiere "cuanto antes", pero, apostilló, "no depende de nosotros".

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino