"Nuestra Presidenta no engendró un 'bacheletismo' equivalente al 'cristi-kirchnerismo'"

"Nuestra Presidenta no engendró un 'bacheletismo' equivalente al 'cristi-kirchnerismo'"

El columnista, ex diplomático, escritor y experto en las relaciones de Chile con sus vecinos analiza el efecto de las elecciones legislativas transandinas en los comicios presidenciales a este lado de la cordillera y asegura que con el triunfo de la coalición de Macri “algunos se sentirán motivados a votar por Piñera, por pensar que la derecha la lleva en todas partes”.

Del kirchnerismo (o cristinismo) al macrismo, como etapas políticas. Para algunos las elecciones legislativas del domingo en Argentina marcan el declive definitivo del liderazgo de Cristina Fernández de Kirchner (pese a lograr un escaño en el Senado, su coalición salió segunda en la provincia de Buenos Aires, el mayor bolsón electoral del país) y la posibilidad de que Mauricio Macri no solo termine de buena manera su gobierno sino que pueda pensar en una reelección en 2019.

Como viene ocurriendo desde 2005, estos comicios legislativos de medio término se producen semanas antes de las celebración de elecciones presidenciales en Chile. De ahí que no pocos tiren líneas entre ambos procesos, y equiparen, por ejemplo, las figuras de Cristina Kirchner con la de Michelle Bachelet o busquen similitudes entre Macri y Piñera.

Sin embargo, para el analista, ex diplomático, abogado y columnista José Rodríguez Elizondo, “no vale la pena buscar parentescos políticos en los sistemas de Chile y Argentina”. El autor de Perú y Bolivia contra Chile, Todo sobre Bolivia, Guerra De Las Malvinas. Noticia En Desarrollo 1982-2012, entre muchos otros libros (está trabajando en uno sobre las relaciones cívico-militares en Chile), comenta las comparaciones que se hacen a uno y otro lado de la cordillera y la forma como la elección argentina podría influir en los comicios chilenos del 19 de noviembre.

-Desde su perspectiva, ¿cómo interpreta el "no triunfo" (ganó el escaño de senadora, pero no la primera mayoría) de Cristina Fernández de Kirchner en Argentina y el respaldo a la coalición de gobierno de Mauricio Macri?

-A esta altura de sus años tal vez pese más en ella (Cristina Kirchner) el blindaje que le da ese escaño, que la victoria de Macri. El escaño, por malacatoso que sea, es un espantajueces.

-¿Considera que puede influir este resultado o ser utilizado políticamente en la campaña electoral chilena?

-En lo grueso, sí. Algunos se sentirán motivados a votar por Piñera, por pensar que “la derecha” la lleva en todas partes. Otros apostarán al mejor adversario de Piñera, para que no gane un amigo de Macri. Pero, son tonterías de poco porcentaje, pues seguimos creyendo que nuestros políticos, pese a todo, no se comparan con los argentinos.

 

-¿Hay similitudes entre la política actual argentina y la chilena?

-Me intrigan los que hacen una homologación rápida entre “la derecha” de Macri y las derechas chilenas. Igual antes me pareció livianito eso de homologar el conyugal kirchnerismo con alguna o con todas nuestras izquierdas. Desde la emergencia de Perón, en Argentina no existe un sistema estable de partidos, como el que todavía tenemos aquí. El peronismo es EL sistema y sus tendencias. Los radicales, del único partido con abolengo (la UCR), nunca alcanzaron a terminar un período.

-¿La derrota de Cristina Kirchner es buena o mala para Chile?

-Sería mala para los izquierdistas chilenos que piensan que CFK es una buena camarada y sería buena para los derechistas, por la misma razón. Pero eso es creer que las etiquetas ideológicas burdas están por sobre la inteligencia política. Lo bueno para Chile es tener una Argentina gobernada con sensatez y probidad. Y viceversa, para el caso de Argentina.

-A Cristina Kirchner le gusta compararse con Bachelet y también compara a Macri con Piñera. ¿Cuán correcta es esa comparación y cuán distante de la realidad?

-Afortunadamente, nuestra Presidenta no engendró un “bacheletismo” que pudiera equivaler al “cristi-kirchnerismo”. En rigor, creo que Cristina Kirchner más bien envidia el bicampeonato de Bachelet. Tal vez se identifique con ella en el ninguneo a los partidos, en la elusión de toda conceptualización teórica y, claro, en “el género”. Pero esto último le permite compararse con la mitad del mundo. En cuanto al binomio Macri-Piñera —“Piñeira”, como dice ella— la comparación se agota en lo anecdótico. En su condición de previos empresarios exitosos y en que están por sobre toda sospecha de ser comunistas.

 

-¿A Piñera le sirve esta comparación electoralmente?

-Difícil cálculo para sus creativos. Por una parte, toda victoria es contagiosa para quienes se cuelgan de ella. Por otra parte, podría restarle votos de los democratacristianos de centro-centro, si quedan sin candidata en segunda vuelta. Estos quieren un administrador pragmático e inteligente, para un Chile con graves déficit en la gestión. No quieren un político que dé chipe libre a los fantasmas de una derecha dura, que es lo que dirían los democratacristianos arropados por la Nueva Mayoría. Más de alguno, en el staff de Piñera, pensará que la solución está en invitar a Lilita Carrió (política argentina de centro izquierda y miembro de la coalición de Macri).

-La coalición de Macri, Cambiemos (donde está el  PRO de Macri, la Unión Cívica Radical y Coalición Cívica de Elisa Carrió), la ve más cercana a Chile Vamos o a la Nueva Mayoría (o a la Concertación)?

-Insisto: no vale la pena buscar parentescos políticos en los sistemas de Chile y Argentina.

-¿La derrota de la coalición política que encabeza Cristina Kirchner forma parte del declive de las apuestas de gobiernos de izquierda en América Latina?

-Yo diría, más bien, que Macri marcó el principio del fin de un grupete de líderes carismáticos y autoritarios, que se autoproclamaban de izquierda y que menospreciaban su variable socialdemócrata. Precisamente la más democrática y racional.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino