‘No es momento de bajar la guardia’: presidente Iván Duque

‘No es momento de bajar la guardia’: presidente Iván Duque

Policía lanzó alerta por el comportamiento en algunas zonas durante el festivo.

Este domingo, en medio del puente festivo por el Corpus Christi, el Ministerio de Salud reportó la cifra más alta de fallecidos en Colombia, 75, desde que se declaró la emergencia por la pandemia.

Mientras que las autoridades de salud alertaban sobre el incremento de contagios, en Santa Marta, Magdalena, la policía intervenía una fiesta clandestina en la que participaban 59 jóvenes que consumían drogas, ingerían bebidas alcohólicas y disfrutaban de una piscina.

Y en Barranquilla, Atlántico, donde el lunes se decretó la alerta naranja y en donde solo en un día se registraron 798 casos y 10 muertos, la policía tuvo que acudir durante el puente festivo para terminar 526 fiestas que se realizaban en casas o apartamentos.

Estos hechos de indisciplina social frente al riesgo latente de infección con coronavirus tienen en alerta máxima a las autoridades porque se vienen dos puentes festivos seguidos y en uno de ellos se celebra el Día del Padre.

El presidente Iván Duque señaló ayer, durante el reporte diario sobre el avance de la enfermedad, que en este momento “no se puede bajar la guardia” e insistió en la necesidad de mantener el cuidado y la disciplina.

La situación es tan preocupante que la directora del Instituto Nacional de Salud (INS), Martha Lucía Ospina, hizo un llamado a la ciudadanía para que cumplan con las normas mínimas del distanciamiento social y el quedarse en casa.

“Si cada colombiano no toma en serio las medidas, habrá más contagiados y más muertes”, señaló la funcionaria. Añadió que hay preocupación porque se evidencia una pérdida de conciencia sobre el riesgo de la situación, pensando que el país entró en fase de descenso o que ya pasó el pico y “finalmente no pasó nada”.

La realidad es que según un documento entregado por la secretaria Jurídica de Presidencia, Clara María González, a la Corte Constitucional, la proyección sobre el pico en las camas de Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) en el país se estaría registrando el 25 de agosto, cuando “se requerirán 14.577 camas de UCI”, por lo que el peligro no ha pasado.

La preocupación no es para menos. De acuerdo con el director de Seguridad Ciudadana de la Policía, el general Jorge Luis Vargas, entre el 13 de junio y el 15 de junio, la policía intervino 1.861 fiestas y reuniones clandestinas en diferentes zonas del país.

“Los colombianos no necesitan, cada uno, un policía al lado para cumplir con el aislamiento social y obligatorio. Esto es un tema de conciencia, de salvar vidas”, señaló el oficial.

En ese corto lapso se impusieron en el país 11.521 órdenes de comparendo por violar el aislamiento, riñas, consumir bebidas embriagantes y no usar el tapabocas, entre otros. En las carreteras, por ejemplo, a pesar de las restricciones fueron inmovilizados 866 vehículos cuyos conductores no justificaron por qué estaban en las vías del país y no en sus casas.

En ciudades como Bogotá, cuyo sistema hospitalario se encuentra en alerta naranja, la alcaldesa Claudia López ha advertido que si no se cumplen las medidas y se incrementan los contagios, existe el riesgo de volver a la cuarentena general estricta.

Y el alcalde de Barranquilla, Jaime Pumarejo, que también decretó la alerta naranja, sostuvo que se está en un momento definitivo y crítico y se requiere que los ciudadanos cumplan con las restricciones establecidas.

Según el más reciente reporte del Gobierno, se han registrado 1.801 muertes, 54.931 contagios y 20.366 personas recuperadas.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino