Nin Novoa viajó a Brasilia para apuntalar negociación con la UE

Nin Novoa viajó a Brasilia para apuntalar negociación con la UE

El canciller y sus colegas del Mercosur se reúnen este viernes con el vicepresidente de la Comisión Europea, Jyrki Katainen
En un momento crucial de las negociaciones entre el Mercosur y la Unión Europea para concretar la firma de un Tratado de Libre Comercio (TLC) las partes dan impulso a las tratativas a través de señales políticas contundentes que se expresan al más alto nivel.
 
Por ejemplo, el ministro de Relaciones Exteriores, Rodolfo Nin Novoa, viajó este jueves a Brasilia en donde este viernes finalizará una nueva ronda de conversaciones con ese objetivo. El motivo del viaje del canciller uruguayo –atípico en una instancia en la que aún no se alcanzaron definiciones concretas- es la llegada a la capital brasileña del vicepresidente de la Comisión Europea para el Fomento del Empleo, el Crecimiento y la Inversión, Jyrki Katainen.
 
El jerarca europeo –exprimer ministro finlandés- estuvo este jueves en Buenos Aires en donde se reunió con el presidente Mauricio Macri y el canciller Jorge Faurie, y este viernes arribará a Brasilia para tener encuentros con el presidente Michel Temer, y una reunión de carácter multilateral con los titulares de todas las cancillerías del bloque.
 
La expectativa es que esta visita sirva para agilizar las negociaciones para que las partes puedan alcanza un acuerdo en diciembre, el plazo que se auto impusieron el Mercosur y la Unión Europea y que siguen defendiendo como viable.
 
Desde un lado y otro se reitera que hay "voluntad política" y un grado de avance importante en las reuniones técnicas pero lo que resta por definir es la oferta de las cuotas para productos sensibles como la carne y el etanol.
 
Katainen es uno de los impulsores visibles de este acuerdo comercial en la Unión Europea. Durante los primeros días de octubre dijo que las tratativas finalizarán "tan pronto como sea posible".
 
"Encontraremos soluciones con los Estados miembros sobre las cuestiones pendientes, haremos nuestra oferta y trataremos de finalizar las negociaciones tan pronto como sea posible", señaló el jerarca.
 
Más allá de la cuestión comercial, para los bloques es fundamental mostrar activas sus agendas externas. No es casualidad que la UE haya acelerado las tratativas con el Mercosur y Japón, y haya alcanzado un acuerdo con Canadá poco tiempo después de recibir la negativa de la nueva administración de la Casa Blanca para avanzar en un acuerdo comercial, conocido por las siglas TTIP.
 
"Aunque el acuerdo comercial es muy positivo para crear puestos de trabajo, para la competitividad y para el crecimiento económico, también tiene una dimensión política", reconoció Katainen.
 
El mensaje del exprimer ministro finlandés iba dirigido fundamentalmente a un grupo de estados agrícolas encabezados por Francia y constituidos mayoritariamente por países del este que obstaculizan el acuerdo con argumentos proteccionistas.
 
En la otra vereda, una nota firmada en octubre por República Checa, Dinamarca, Alemania, Italia, Portugal, España, Suecia y el Reino Unido alertó que la Unión Europea no debía "perder la oportunidad" de avanzar a la próxima ronda de negociaciones.
 
Para el Mercosur también es importante reactivar su capacidad negociadora. El bloque sudamericano está en conversaciones con el EFTA (Islandia, Noruega, Suiza y Liechtentein), con Corea del Sur y podría lanzar las negociaciones con Canadá en la conferencia ministerial de la Organización Mundial del Comercio (OMC) en diciembre. En este sentido, es relevante sentar un precedente que demuestre la seriedad de la organización regional para negociar.
 

Presión diplomática

Tras la frustración que constituyó la ronda de octubre en materia de la oferta de cuota cárnica, los estados parte del Mercosur comenzaron contactos al más alto nivel para ver cuáles serían los pasos a seguir.
 
El camino que se decidió fue el de la presión diplomática y por eso, de común acuerdo, los cuatro estados que integran el bloque instruyeron a sus representantes diplomáticos acreditados ante los países de la Unión Europea para que procuraran contactos conjuntos para lograr mejores condiciones.
 
El último mes, en varias capitales europeas, diplomáticos uruguayos, argentinos, paraguayos y brasileños –en su mayoría embajadores- visitaron a interlocutores para exponer sus puntos de vistas y para tranquilizar el grito de la tribuna que se opone al acuerdo.
 
Aunque el partido de verdad se juega en Bruselas, la estrategia mercosuriana apuntó a que la voz del bloque se escuchara en todo el continente, sobre todo en los países que obstaculizan el acuerdo.
 
Los hechos de los próximos días determinarán si el intento fue efectivo o no. Quedan pocas horas para que termine una nueva ronda en Brasilia y aún nadie habló de una nueva propuesta que supere las 70 mil toneladas de carne que los europeos ofertaron en octubre y que en el Mercosur consideran insuficiente.
www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino