Nicolás Maduro llega a los comicios con el voto de su electorado estancado

Nicolás Maduro llega a los comicios con el voto de su electorado estancado

15:57 - El voto duro de la revolución permanece entre el 15% y el 20% de cara a las elecciones del domingo

Cuando mañana se abran en Venezuela las urnas que elegirán a 23 gobernadores, 335 alcaldes, 2.471 concejales y 253 asambleístas regionales bajo observación europea, Nicolás Maduro, pese a su debilidad política congénita, se presentará ante el mundo en mejores condiciones que sus aliadas revolucionarias, Nicaragua y Cuba. Su reto es derrotar a la oposición, como parece, y convencer a algún nuevo votante entre los 20 millones de electores, a sabiendas que el voto duro de la revolución permanece estancado entre el 15% y el 20%.

La parodia electoral en el país centroamericano y la represión desmedida en la isla caribeña han atraído las críticas de la comunidad internacional mientras que la revolución bolivariana intenta demostrar una normalidad democrática que no es tal. El "hijo de Chávez" se ha erigido en cabecilla y principal defensor de las revoluciones en apuros, sabedor también de que estos comicios le van a suponer un empujón en la consolidación de su poder. "Somos atacados porque somos ejemplo de lucha incansable contra el imperialismo. Estados Unidos conspira contra los procesos emancipadores de Latinoamérica para detener el surgimiento de procesos humanistas y socialistas", se vanaglorió el "presidente pueblo".

"Nos esperan grandes sorpresas en la recuperación económica y en las victorias políticas. ¡Preparados, lo que viene es bueno!", subrayó el mandatario mientras sus candidatos cerraban el jueves sus campañas por todo el país.

El pulso entre la administración de Joe Biden y las revoluciones se ha prolongado durante toda la semana, asumiendo EEUU esa bandera incluso en el seno de la Organización de Estados Americanos (OEA). La respuesta estadounidense incluye la apuesta renovada por la Presidencia encargada en Venezuela, con el opositor Juan Guaidó al frente, cuando está a punto de finalizar el primer año de continuidad de la Asamblea Nacional del 2015. Y cuando en parte de la oposición se discute este tratamiento.

"Las elecciones son de gran importancia para el país, porque ratifican el cumplimiento del cronograma electoral y defienden una democracia fortalecida. A pesar de los intentos de EEUU, Europa y sus lacayos de manchar y vilipendiar nuestra soberanía", recalcó Maduro en las últimas horas.

Al margen de defender a sus aliados, Maduro mostró su molestia ante la postura firme de Washington contra unas elecciones que cuentan con observadores europeos y en las que participan, pese a la falta de condiciones, la mayor parte de la oposición. El líder bolivariano incluso conminó a todos los candidatos a que repudiaran las "declaraciones intervencionistas en contra de la democracia venezolana", que para Maduro cuenta con "el proceso electoral de garantías únicas en el mundo".

"El 21-N no estamos legitimando a Maduro, sino todo lo contrario", aclaró Henrique Capriles, líder opositor que encabeza la apuesta por regresar a la competición electoral tras las abstenciones de la oposición real en el proceso constituyente (2017), en las presidenciales (2018) y en la parlamentarias (2020).

En Venezuela, parte de la oposición teme que la asunción del liderazgo de las revoluciones, cuando más discutidas están, haga ver a un Maduro más empoderado. "Pero no lo está, al revés. Está muy debilitado, no tiene pueblo, depende de maniobras y manipulaciones, que forma parte de ese empoderamiento que le queda. No tiene plata (dinero), está aislado internacionalmente, señalado internacionalmente y bajo investigación de la Corte Penal Internacional", aclaró a EL MUNDO el politólogo Luis Salamanca, antiguo rector del Consejo Nacional Electoral (CNE).

"La narrativa revolucionaria puede que prevalezca, pero esto no es lo que Chávez entendió por revolución", matizó María Puerta Riera, profesora de gobierno americano en Florida. "Las condiciones de Venezuela han obligado a Maduro a ceder en algunos aspectos, como la dolarización y la apertura económica y sobrevivir no tan solo por la población, sino especialmente por los grupos de interés. Están reescribiendo su versión de revolución post-Chávez", redondeó la politóloga venezolana a este periódico.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino