Nicolas Hatton: 'Habrá miles de europeos viviendo ilegalmente en el Reino Unido'

Nicolas Hatton: 'Habrá miles de europeos viviendo ilegalmente en el Reino Unido'

El fundador de The 3Million, principal grupo de defensa de los ciudadanos europeos en el Reino Unido, destaca las dificultades para acceder al estatus de asentado tras el Brexit

Nicolas Hatton (Angers, Francia, 1970) es CEO y fundador de The3Million, principal grupo de defensa de los derechos de los ciudadanos europeos en el Reino Unido. Cinco años después de su nacimiento a raíz del referéndum del Brexit, el nombre se les ha quedado corto. De acuerdo a los últimos datos oficiales ofrecidos por el Ministerio del Interior británico, con fecha del 31 de marzo de 2021, más de 5,3 millones de personas han pedido el estatus de asentado que les permita residir de forma indefinida en el país a partir de mañana. De ellas, 320.850 son ciudadanos españoles, la quinta nacionalidad comunitaria más importante en este aspecto por detrás de portugueses, italianos, rumanos y polacos.

La última semana, sin embargo, se admitió que había más de 400.000 solicitudes pendientes, y se calcula que cada día están llegando entre 10.000 y 12.000 más. En el aire, el ambiente hostil y las dificultades a las que puedan enfrentarse los europeos más vulnerables de aquí en adelante durante los "meses" que se tardarán en atenderlas todas.

Su papel fue muy activo en las negociaciones del Brexit, ¿verdad?

Así es, nacimos en 2016 a raíz del referéndum y, gracias a una alianza con el movimiento British in Europe, conseguimos participar en la elaboración del actual estatus de asentado y que los derechos de los ciudadanos fuesen una parte fundamental del Brexit. No se podía avanzar hasta el acuerdo de comercio sin resolver nuestros derechos, la factura de divorcio y la cuestión irlandesa. Ahora sabemos que no se consiguió todo, pero bueno, hemos sido invitados para presenciar el Comité Conjunto del Brexit que evaluará las relaciones entre ambas partes durante estos primeros meses.

¿Qué sensaciones le trae llegar al 30 de junio?

Por una parte, estoy muy orgulloso de todo lo que hemos conseguido porque los gobernantes entienden nuestras necesidades mucho mejor, pero también tengo miedo porque es ahora cuando vamos a ver las verdaderas consecuencias del referéndum.

¿Corren peligro los europeos que viven en el Reino Unido?

A partir del jueves habrá cientos de miles de ciudadanos comunitarios viviendo ilegalmente en el Reino Unido, y no todos vamos a poder evitarlo. El proceso para conseguir el estatus de asentado es exclusivamente digital, y no todo el mundo tiene los conocimientos ni la posibilidad de cumplir con ese requisito.

Pero van a ampliar el plazo, ¿cierto?

Sí, pero hay mucha gente mayor que no lo sabe o que directamente piensa que tiene derecho a residir de forma permanente en el país porque lleva muchos años viviendo aquí. Mientras el sistema siga como está siempre va a haber un cierto riesgo de que se detenga y deporte a ciudadanos comunitarios.

En el Ministerio del Interior se escudan en la flexibilidad.

Ahí nos movemos en un territorio un poco gris, porque sí, han dicho que van a ser flexibles con la fecha límite, y eso es una buena noticia, pero no van a ser tan flexibles con otras cosas. Por ejemplo, si un ciudadano europeo pide el estatus de asentado el 30 de junio, aún en plazo, pero no le responden hasta dentro de, no sé, 20 días, lo que sucedería es que ese tiempo ha estado residiendo de forma ilegal en el Reino Unido. No computa de forma retroactiva, y el Ministerio del Interior no olvida. Eso puede afectarte en un futuro a la hora de pedir la ciudadanía británica o ayudas sociales, porque ese es un criterio de buen comportamiento a tener en cuenta.

¿Una persona en situación de vulnerabilidad puede perder las ayudas por eso?

Puede ser, claro, y pese a que la solución es muy sencilla el Home Officenos dice que no se plantea ese carácter retroactivo que permita eliminar los días de residencia ilegal en el país. La cosa es que no se trata de que estas personas no hayan decidido no pedirlo antes, es que no tienen la capacidad de hacerlo por sí mismos.

¿Cómo es eso posible?

Hay cuestiones en las que no nos están escuchando y que son muy sencillas de resolver. Es cierto que, por ejemplo, hemos conseguido acabar con ese procedimiento surrealista que obligaba a la gente a pedir la residencia permanente presentando un formulario de 85 páginas y una montaña de pruebas que se traducía en bolsa con kilos y kilos de papel. Ahora es infinitamente más sencillo, y la gran mayoría de los europeos tienen ese estatus, pero no podemos olvidarnos de los más vulnerables.

Hace poco supimos que uno de cada seis europeos que reciben dinero del Estado, es decir, pensionistas o personas con discapacidad, por ejemplo, no han sido capaces de pedirlo. No podemos permitir que el sistema sea exclusivo para aquellos que tienen un alto nivel de inglés o de conocimientos informáticos.

¿No se han abierto a que el estatus se pueda demostrar de forma física?

No, dicen que es muy complicado, pero mira lo fácil que se ha resuelto el pasaporte Covid. Se puede tener una versión digital, otra para imprimir o incluso que te manden el certificado a casa. La realidad es que hay tantos pasos y es tan complicado acceder a tu estatus de asentado que cuando te lo pida un empresario que quiera darte trabajo o un casero quiera alquilarte una casa quizás todas esas trabas vayan a traducirse en una discriminación en el día a día.

¿Notan ese ambiente de hostilidad del que hablaba Theresa May?

Seguimos en él, claro, y lo vamos a notar más a partir del 1 de julio, sobre todo aquellos que no hayan podido pedir el estatus o estén esperando a que se lo concedan. Los derechos básicos están protegidos, es cierto, pero necesitamos que la flexibilidad de la que habla el Home Officese traduzca al mundo real, donde los europeos se van a ver discriminados.

¿Los países de la Unión Europea han tratado mejor a los británicos que viven allí?

Sí y no, cada uno maneja la situación de una forma diferente, pero la peculiaridad británica es que ha delegado parte de su control de la inmigración sobre particulares, es decir, sobre los caseros, los empresarios, los colegios... Las personas con las que se trata en el día a día. Además, Francia y Reino Unido son los dos únicos países que han pedido a la gente que se registre en vez de hacerlo automáticamente, pero bueno, en el caso de mi país ya se ha anunciado que se va a ampliar el plazo tres meses porque se ve que es imposible llegar a todos los británicos.

La labor de The3Million, por tanto, no acaba hoy.

No, ni mucho menos. El sistema está colapsado y no vamos a ver las verdaderas consecuencias hasta dentro de un tiempo, es algo que nos va a acompañar durante años porque el sistema está mal diseñado desde la base.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino