Nicola Sturgeon salva su carrera política y la campaña para un nuevo referéndum

Nicola Sturgeon salva su carrera política y la campaña para un nuevo referéndum

Según el informe es declarada inocente de mentir al Parlamento

James Hamilton, un prestigioso abogado y exfiscal irlandés, ha salvado la carrera política de Nicola Sturgeon, la campaña del Partido Nacional de Escocia (SNP) para las elecciones autonómicas de principios de mayo y, tal vez, la causa del independentismo, por lo menos a corto plazo. Un informe suyo exoneró a la primera ministra de romper el código de conducta ministerial, mentir al Parlamento e interferir en el proceso por abusos sexuales contra su predecesor, Alex Salmond.

Todas esas cosas estaban en juego en esta encrucijada de la política escocesa, en la que una estrecha mayoría de la población parece inclinarse, a juzgar por los sondeos, por la ruptura con el Reino Unido, pero el gobierno central de Westminster se resiste a conceder un segundo referéndum sobre la materia siete años después del primero por entender que el asunto quedó zanjado entonces y el Brexit no es motivo suficiente para reabrirlo.

Sturgeon se enfrenta el martes a una moción de censura planteada por los conservadores (la segunda fuerza política del país) pero que tras el veredicto de la comisión Hamilton tiene en apariencia nulas posibilidades de salir adelante. Los Verdes ya han dicho que no la van a apoyar, y tampoco parece que lo vayan a hacer laboristas y liberales. La primera ministra ha salvado la cabeza de la guillotina política.

La investigación contempló fundamentalmente dos cuestiones, si Sturgeon mintió al Parlamento de Holyrood sobre la fecha en que tuvo conocimiento por primera vez de las acusaciones de abusos sexuales contra Salmond presentadas por varias funcionarios (fue declarado inocente) y si interfirió en el caso para intentar conseguir que fuera encontrado culpable. Una respuesta afirmativa a cualquiera de ellas habría sido causa para dimitir, pero el informe le dio el beneficio de la duda. A juicio de Hamilton, la premier no tenía nada que ganar, y si proporcionó bajo juramento información equivocada fue por error y no a propósito.

Aliviada, la líder del SNP calificó la decisión de “absoluta e inequívoca” y pidió a todos los rivales políticos que la acepten y den el caso por cerrado. Alguien que seguro que no lo hará es su antiguo mentor y ahora enemigo declarado, Salmond, que sigue insistiendo en que ha sido objeto de una persecución política orquestada por Sturgeon y sus aliados para meterlo en la cárcel y quitárselo así de en medio. El anterior líder pertenece al sector del SNP que quiere tensar más la cuerda en la batalla con Londres por la celebración del referéndum.

Horas antes del veredicto de inocencia, el gobierno escocés publicó el borrador de la ley para la convocatoria de otra consulta antes de noviembre del 2023, a pesar de la negativa de Boris Johnson. El SNP ha planteado las elecciones de mayo como un refrendo a la independencia y necesitaría obtener una mayoría absoluta (los sondeos sugieren que la roza y podría quedarse a uno o dos escaños), o conseguirla con el apoyo de los Verdes.

Las acusaciones a Sturgeon han tenido, según las encuestas, un cierto impacto político y minado su popularidad. Pero el último sondeo, de hace cuatro días y por tanto anterior a su exoneración, indica que un 51% de los escoceses son partidarios de la independencia.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino