Nathalie Loiseau, eurodiputada: "Necesitamos más OTAN y más Europa"

Nathalie Loiseau, eurodiputada: "Necesitamos más OTAN y más Europa"

Al frente de la subcomisión de Seguridad y Defensa del Parlamento Europeo, visita hoy el Centro de Satélites de Torrejón y el centro de acogida para el personal afgano de la UE. "Todo el mundo está agradecido a España por su rapidez en acogerlos", afirma

Nathalie Loiseau visita a partir de hoy España al frente de una delegación de la subcomisión de seguridad y Defensa del Parlamento Europeo que ella dirige. Pertenece al grupo Renew Europe que integra a liberales y partidarios del presidente francés, Emmanuel Macron, cuya lista encabezó.

Antes fue ministra de Asuntos Europeos y dirigió la prestigiosa Escuela Nacional de Administración. Diplomática de carrera, se graduó en Ciencias Políticas y en Civilizaciones orientales, especialidad China. Llega a un café junto a la Asamblea Nacional con un chaquetón rojo y pide un té negro.

Pregunta.- ¿Cuáles son los objetivos de su viaje?

Respuesta.- Conocer mejor los resultados del Centro de Satélites de Torrejón, visitar el cuartel general de la Operación Atalanta en Rota y hablar de defensa europea con diputados españoles. En el programa inicial no estaba previsto pero, en Torrejón, visitaremos también el centro de acogida para el personal afgano de la Unión Europea que ahora debe ser repartido entre los Estados miembros. Todo el mundo está agradecido a España por su rapidez en acogerlos.

P.- ¿Qué lecciones debemos sacar los europeos de la caída de Kabul?

R.- Llevará tiempo hacer balance de 20 años de acción occidental en Afganistán. Yo no estoy de acuerdo con los que dicen que no se puede hacer 'nation building' allende nuestras fronteras: no se puede luchar contra el terrorismo si no reforzamos la gobernanza y el Estado de un país en crisis. Pero hay que admitir que no habíamos alcanzado objetivos que dábamos por hechos: el Estado afgano era débil, su ejército, frágil. Hay que aprender también de la retirada americana, planificada, decidida y ejecutada con muy poca concertación con los aliados. En tiempos de Trump no nos hubiera sorprendido pero no era esa la imagen que teníamos de Biden, que dijo "América está de regreso" y que Europa era importante. Decidió solo sin escuchar las voces europeas de retrasar su salida. No compartió su estrategia de salida, si tenía una más allá de 'traer de vuelta a los chicos'. América no quiere ser el gendarme del mundo. Biden es el tercer presidente que lo dice tras Obama y Trump. También es el tercero que dice que Europa debe ocuparse de su seguridad. Tercera lección: Nuestra dependencia absoluta de EEUU para repatriar a nuestros ciudadanos. Carecíamos de la mínima autonomía para asegurar el aeropuerto, para montar un puente aéreo y para evacuar a nuestros refugiados. Hablamos siempre de autonomía estratégica pero eso nos muestra el camino a recorrer.

P.- ¿Quién ha sido el principal responsable del fracaso occidental en Afganistán?

R.- Ha sido un fracaso colectivo. Biden señaló al gobierno afgano por su corrupción y a su ejército, que no luchó. Pero ese gobierno sólo existía por el apoyo de la coalición internacional. ¿Sabíamos a quien apoyábamos? Según todos los analistas sabíamos lo que no iba bien. ¿Qué hizo mal EEUU? ¿Y la Unión Europea que fue un gran donante de ayuda? Si sabíamos que el dinero era desviado por qué seguimos dando. Fue un fracaso colectivo.

P.- La intervención se hizo bajo el paraguas de la OTAN. ¿Ha sido entonces un fracaso de la OTAN?

R.- Es un fracaso de la OTAN en su primera gran misión fuera de su zona habitual. No se puede negar. Es necesario que la OTAN reflexione sobre qué no ha funcionado. El presidente Macron habló de 'muerte cerebral de la OTAN'. La OTAN está en crisis y no me gusta decirlo porque necesitamos más que nunca de una Alianza sólida. Hay que superar esta fase de denegación en la que estamos. Hace falta un pilar europeo de la OTAN más fuerte. No es contradictorio: Necesitamos más OTAN y más Europa. Vivimos un momento muy peligroso porque la OTAN se ha debilitado y Europa no está presta.

P.- ¿También ha faltado comunicación en el pacto entre Australia, Reino Unido y EEUU (Aukus)?

R.- Eso es diferente porque Francia había concluido un acuerdo y firmado un contrato con Australia. Lo que han hecho EEUU y Australia es extraordinario: ¡La fuerza de un acuerdo firmado ya no existe! Y eso lo han hecho socios occidentales que no paran de repetir que hay que proteger un orden internacional basado en reglas. Si los occidentales no respetamos las reglas, cómo queremos que otros países las respeten. Es un comportamiento inesperado en un aliado.

P.- ¿Ignoró París las señales australianas sobre problemas en el contrato?

R.- Yo ya no estoy en el Gobierno ni estuve al cargo de ese acuerdo. No estoy pues en el secreto de los detalles. Pero el 30 de agosto, los ministros de Asuntos Exteriores y Defensa franceses y australianos se reunieron y en comunicado público evocaron la cooperación en materia de armamento y los submarinos. Creo que las negociaciones entre EEUU y Australia ya estaban muy avanzadas en esa fecha, luego hubo disimulo.

P.- Después de esto, ¿cree que se puede contar con el Reino Unido para construir una defensa europea?

R.- Boris Johnson en este tema y en otros relativos al Brexit no respeta la palabra dada. Por ejemplo no quiere aplicar el protocolo sobre Irlanda del Norte, negociado, firmado y ratificado por su Gobierno. Ese clima no permite construir una confianza mutua. Lo lamento porque el Reino Unido hace frente a las mismas amenazas que los países europeos: el terrorismo, la amenaza rusa y de otros países autoritarios a los puertas de Europa, la actitud china que ya no es benevolente y basada en el comercio. Sería mejor tener una cooperación en política exterior y defensa como prevé la Declaración firmada por Johnson y la UE en octubre de 2019, que luego descartó cuando firmó el acuerdo de cooperación. Habrá que retomarlo... cuando sea posible porque es necesario. Para un acuerdo hacen falta dos y Boris Johnson no ha mostrado ningún interés. Y respetar la palabra dada y los acuerdos firmados antes de entrar en una nueva negociación.

P.- ¿En qué punto está la construcción del pilar europeo de la OTAN?

R.- Ya tenemos la brújula estratégica, el libro blanco que identifica las amenazas. Ahora trabajamos sobre las respuestas. Josep Borrell debe presentarlo en noviembre y el Consejo Europeo debe aprobarlo en marzo. En paralelo, la OTAN debe concluir en verano de 2022 una revista estratégica. Sería deseable que tuviera en cuenta la reflexión europea. Los dos ejercicios no pueden ignorar al otro. Lo que Europa está dispuesta a hacer tiene que ser tenido en cuenta en la revisión de la OTAN.

P.- El Consejo de marzo, cuando Macron ejerza la presidencia de turno del Consejo...

R.- Estaba previsto desde el principio. La brújula estratégica es una idea que lanzaron los alemanes en su presidencia y debía concluirse bajo presidencia francesa.

P.- Del pilar europeo de la Defensa se habla desde hace 25 años.
R.- Europa avanza en las crisis. La salud no era competencia de la UE, llegó el Covid y la prevención y la gestión de una crisis sanitaria ha pasado a ser competencia. El euro no estaba en los tratados...

P.- Esperemos que la defensa común no necesite una crisis.
R.- En Defensa es mejor no esperar una guerra para prepararse. Quienes esperaban que el mandato de Trump fuera un mal trago y que luego EEUU volvería a ocuparse de nuestra Defensa para poder seguir siendo un poder blando han podido comprobar que el giro de Washington hacia Asia se confirma. América dice algo que a mí no me sorprende: 'Mis intereses vitales van primero; si ustedes tienen otros que no son los nuestros, ocúpense de ellos'.

P.- Todo el mundo está de acuerdo en teoría con una Defensa europea pero luego hay que tener en cuenta las opiniones públicas y dotarla de presupuesto ¿no?

R.- La opinión pública, en Francia al menos, es muy favorable a una Defensa europea. Todo el mundo sabe que las respuestas nacionales son necesarias pero no suficientes. Lo que nos cuesta mucho dinero es la situación actual. Si suma los gastos de Defensa de los 27 es el segundo mayor del mundo pero esto no convierte a la UE en la segunda potencia militar del mundo. Hay duplicidades, no hay economías de escala, es decir es dinero malgastado.

P.- No estoy seguro de que la opinión pública lo perciba así.

R.- No sé si es la opinión pública o los poderes públicos quien no es capaz de imaginar cómo compartir una decisión soberana. ¿Pero qué hubiera hecho falta para enviar a Kabul una fuerza de intervención para evacuar a los europeos? Falta un mando único operativo en Bruselas pero hay ya una célula de planificación y mando en Bruselas sólo para las misiones de formación con un almirante al frente. ¿Por qué no hacemos lo mismo para las misiones de intervención? No sería el fin del mundo, el ejército europeo haciendo desaparecer las soberanías nacionales.

P.- Quisiera conocer su opinión sobre el régimen chino de usted que es una estudiosa de ese país y habla chino.

R.- Lo hablaba. Cuando no practicas a diario... Me sorprende que la prosperidad no sólo no ha supuesto más democracia en China sino que combata el modelo democrático. Lo combate con propaganda, desinformación o ciberataques, lo que llamamos amenazas híbridas. Por eso no debemos debilitar la Alianza Atlántica ya que compartimos los mismos valores democráticos a ambos lados del Atlántico. Las democracias tienen un desafío común en regímenes autoritarios como Rusia, China o Turquía que atacan el modelo democrático porque contesta sus formas de Gobierno.

P.- ¿Hay riesgo de conflicto armado con China?

R.- Durante varios decenios la China Comunista estuvo concentrada en sus asuntos internos y no tenía reivindicaciones exteriores manifiestas, salvo el Tíbet que consideró un asunto interno. Ahora , en Hong Kong el principio 'un país dos sistemas' ha sido pisoteado, el espacio aéreo de Taiwan es sobrevolado a menudo, el mar entre éste y China continental es surcado de continuo por buques chinos y Pekín construye bases en islotes artificiales. En definitiva, China cuestiona el 'statu quo' lo que inquieta a numerosos países vecinos. La UE acaba de publicar su estrategia indo-pacífica no para montar una alianza contra China sino para asegurarse de que la región sigue en paz. No tengo una bola de cristal pero constato que China invierte masivamente en gasto militar y tiene una retórica nacionalista muy presente en sus órganos oficiales. Espero que no pase de ahí y no pretenda cambiar el 'statu quo' por medios militares.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino