Bolivia  ●  Chile  ●  Evo Morales  ●  Islas Malvinas  ●  Mercosur  ●  Mercosur-UE  ●  Venezuela

Moscú propone a EE.UU. renovar por cinco años el Start III

Moscú propone a EE.UU. renovar por cinco años el Start III

Las dudas sobre la pervivencia del pacto de reducción de armas nucleares se han disparado

Al único pacto importante de reducción de armas nucleares aún vigente, el Start III (también llamado Nuevo Start), le queda poco más de un año de vida, y después de que Estados Unidos y Rusia abandonasen este año el INF (reducción de misiles de corto y medio alcance) las dudas sobre su pervivencia se han disparado. Moscú, que siempre ha mantenido que la existencia de un acuerdo aunque sea imperfecto es mejor que nada, ha propuesto a Washington renovarlo para cinco años más. El viceministro de Exteriores ruso, Serguéi Riabkov, que hizo esta propuesta el miércoles en Pekín, ha subrayado la posición flexible de los rusos y ha apuntado que tampoco tendrían problema en una renovación por menos tiempo si a los norteamericanos les parece mucho un lustro.

El diplomático ruso criticó la actitud de la administración estadounidense, que según él “no está dispuesta a participar en un debate sustantivo” sobre una prórroga del Start III (tratado de reducción de armas estratégicas). Aun así, reveló que Rusia había propuesto a Washington prolongar el acuerdo cinco años más, según recogen las agencias rusas.

Una extensión más corta “no sería la mejor señal” que se diera a la comunidad internacional, que está esperando que Rusia y EE.UU. demuestren su compromiso con el control de armas, apuntó Riabkov. “Pero al menos eso es mejor que nada”, concedió. El viceministro ruso señaló que sólo quedan dos sesiones regulares de la comisión asesora sobre este acuerdo. Rusia sí estaría dispuesta a organizar reuniones adicionales.

El Start III lo firmaron en Praga en el 2010 Barack Obama como presidente de Estados Unidos y Dimitri Medvédev como presidente ruso. Con él se daban por superados los anteriores Start I, firmado en 1991, al final de la guerra fría, y Start II, alcanzado en 1993. El pacto sellado en la capital de la República Checa suponía reducir el arsenal atómico en dos tercios, limitar el número de ojivas nucleares desplegadas en los dos países a 1.550 en cada uno, y el número de misiles balísticos intercontinentales. Además de otras restricciones, compromete también al intercambio de información y a inspecciones mutuas.

Si no hay entendimiento, el tratado llegará a su término el 5 de febrero del 2021, sufriendo la misma suerte que el tratado INF. El año pasado Estados Unidos anunció que no iba a renovar ­este acuerdo, alegando que ­Rusia lo estaba infringiendo, aunque llegó a sugerir un pacto similar en el futuro pero in­cluyendo a China. Moscú apostaba por mantener el pacto, pero ante la decisión de la contraparte también se retiró de él y el pa­sado 2 de agosto se rompió de­finitivamente.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino