Ministros de Finanzas de la UE deben responder a la crisis del coronavirus

Ministros de Finanzas de la UE deben responder a la crisis del coronavirus

Se trata de mucho dinero y del futuro de la UE. Los ministros están buscando instrumentos financieros para la crisis del coronavirus.

Cada vez más empresas en la UE se están quedando sin dinero, y la economía está cayendo en una especie de coma inducido, debido a las medidas contra la pandemia. Los ministros de Finanzas de la Unión Europea (UE) se reúnen este martes (06.04.2020) por videoconferencia. Se trata de una de las reuniones más importantes en la historia de la UE. Así lo ven los diplomáticos comunitarios en Bruselas: los ministros deberían dar una respuesta a la crisis del coronavirus y a la mayor recesión desde la Segunda Guerra Mundial.

En desacuerdo sobre deuda conjunta

Los jefes de Estado y de Gobierno no lograron ponerse de acuerdo sobre una deuda común hace diez días. Estos pasaron la tarea a los ministros de Finanzas. Sobre la mesa, según los diplomáticos de la UE, hay una propuesta que incluye tres herramientas de financiación: el Fondo de Rescate Europeo (ESM), que está destinado a proporcionar 240 mil millones de euros en préstamos preventivos para países que corren el riesgo de enfrentarse a altos costos por intereses en los mercados financieros. Se espera que el Banco Europeo de Inversiones (BEI) lance un fondo de 200 mil millones de euros para los países afectados. Además, la Comisión de la UE está creando un fondo de 100 mil millones de euros para apoyar el seguro de desempleo en los Estados miembros.

Los ministros de Finanzas aún no han recibido una respuesta sobre los valores de deuda conjunta de la Unión Monetaria y Económica de la UE, sobre los llamados coronabonos. Nueve países europeos exigen su implementación, incluidos Francia, Italia y España. Otros los rechazan, Alemania, los Países Bajos o Finlandia.

Dos comisarios de la UE, el italiano Paolo Gentiloni y el francés Thierry Breton están a favor de los bonos conjuntos. Dos ministros alemanes, Heiko Maas (de Exteriores) y Olaf Scholz (de Finanzas) depositan su confianza en tres instrumentos financieros del fondo de rescate, el Banco de Inversión y la Comisión de la UE. El comisario de Asuntos Económicos y Monetarios de la UE, Paolo Gentiloni, trató de aliviar las tensiones entre los países del euro en Bruselas. "No hay ganadores ni perdedores aquí", dijo Gentiloni. "Ahora no es el momento para pelear, porque estamos lidiando con una crisis sin precedentes", afirmó. Las medidas de ayuda propuestas de 540 mil millones de euros son buenas, dijo Paolo Gentiloni, "pero necesitamos fortalecer estas respuestas. Necesitamos más", subrayó.

Fondo de rescate, ¿inadecuado?

Italia, España y otros rechazan el Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE) favorecido por Alemania como un salvavidas. El argumento presentado por el primer ministro italiano Giuseppe Conte contra el ESM es que este fue creado para un tipo diferente de crisis. La crisis de coronavirus no se trata del fracaso fiscal de países individuales, sino de un shock "simétrico" que afecta a todos los países de la UE. Los préstamos de emergencia del MEDE serían estigmatizantes a los ojos de muchos sureños, incluso si las condiciones para los préstamos ahora se establecieran a la baja. Para los políticos financieros conservadores en Alemania, por otro lado, temen que un préstamo común por parte de todos los países del euro origine costos más altos para los países del norte y una disciplina presupuestaria demasiado débil en el sur.

Guntram Wolff, jefe del grupo de expertos en política económica "Bruegel" ha visto que las posturas se han suavizado en los últimos seis días. Los debates para preparar la reunión ministerial de finanzas son muy intensos. "El ESM no es aceptable para los sureños, y los del norte rechazan los coronabonos. Por lo tanto, tienen que llegar a un acuerdo, a un punto medio", dijo Guntram Wolff. "El compromiso podría ser un fondo de solidaridad. Luego se debería emitir bonos o préstamos con un nombre diferente. Se puede hacer mucho con el lenguaje", aseguró Wolff.

El comisario de Asuntos Monetarios de la UE, Paolo Gentiloni, aún no ha podido responder sobre cuánta deuda se trata o cómo se deber pagar. Es demasiado temprano, en medio de la crisis, para hablar sobre el pago de la deuda, dijo Gentiloni. Lo importante es que se actúe con rapidez. Guntram Wolff también insiste en la velocidad: "Ahora necesitamos la voluntad política para trabajar juntos". El Banco Central Europeo podría comprar los títulos de deuda común, asegurando así la estabilidad y manteniendo bajos los costos.

¿Reconstrucción con más dinero?

La presidenta de la Comisión de la UE, Ursula van der Leyen, se decanta por una especie de "Plan Marshall", que exigió el presidente español, Pedro Sánchez. Von der Leyen quiere para ello echar mano del presupuesto conjunto de la UE, que abarcaría anualmente entre 120 y 130 mil millones de euros. Los países del norte aún no han dicho nada sobre esta opción. (rmr/few)

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino