Mike Pence: "Las revueltas y los saqueos no son protestas pacíficas, y echar abajo estatuas no es libertad de expresión"

Mike Pence: "Las revueltas y los saqueos no son protestas pacíficas, y echar abajo estatuas no es libertad de expresión"

El vicepresidente de Estados Unidos ha cerrado la tercera jornada de la Convención Republicana con un nuevo llamamiento a la ley y el orden.

En un día marcado, una vez más, por la violencia racial, que se ha cobrado dos muertos en la ciudad de Kenosha, en el estado de Wisconsin, el vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, ha cerrado la tercera jornada de la Convención Republicana con un nuevo llamamiento a la ley y el orden.

Pence dio su discurso desde el Fuerte de McHenry, en Baltimore, el escenario de la batalla entre EEUU y Gran Bretaña dentro de lo que se conoce en el primero de esos países como la "guerra de 1812", y que inspiró, precisamente, el himno nacional estadounidense. Su mensaje remachó la idea central de la Convención Republicana sobre el orden público, justo cuando Estados Unidos sufre la mayor oleada de violencia racial en cinco décadas.

Los disturbios, protestas y saqueos empezaron en mayo tras la muerte a manos de la policía de Minneapolis del hombre de raza negra George Floyd y se han agravado en las últimas horas después de que la policía arrestara a un joven blanco de 17 años sospechoso de haber asesinado a dos personas negras en los disturbios, protestas y saqueos en la ciudad de Kenosha desatados después de que se hiciera público que la policía pegó 7 tiros al afroamericano Bob Blake.

Pence tardó en entrar en materia. Pero cuando lo hizo, fue muy claro. "Déjenme ser claro: la violencia debe parar en Minneapolis, en Portland, o en Kenosha", dijo, refiriéndose a tres de las ciudades más castigadas por la ola de violencia, que se ha cobrado ya más de 40 muertos. Fue la única vez que mencionó al foco de los últimos disturbios en su alocución. Pero fue suficiente. Todos los estadounidenses han visto las imágenes de edificios ardiendo en los últimos meses en televisión y, ayer, en redes sociales también el asesinato de los manifestantes.

La tensión racial es el mejor argumento de los republicanos para ganar las elecciones, y esta Convención lo ha dejado claro. "El presidente Trump y yo siempre apoyaremos el derecho de los estadounidenses a protestar pacíficamente. Pero las revueltas y los saqueos no son protestas pacíficas, y echar abajo estatuas no es libertad de expresión", dijo Pence, en referencia a la destrucción y ataques a monumentos - incluyendo los de figuras históricas que no tienen absolutamente nada que ver con la actual crisis, como Miguel de Cervantes - que se han producido en los últimos dos meses.

Frente a la agresividad mostrada por otros oradores en la Convención - y por Trump en sus discursos - Pence dio una imagen más institucional y abierta. "El pueblo estadounidense no tiene que decidir entre la aplicación de la ley y apoyar a sus vecinos afroamericanos a mejorar la calidad de sus pueblos y ciudades", dijo. Era un mensaje en clara contraposición del emitido por la Convención del Partido Demócrata la semana pasada, en la que hubo una constante referencia a la crisis raciales y acusaciones de racismo contra el sistema político, económico y social de Estados Unidos.

Pero el vicepresidente también atacó, y de manera muy especial, a Biden. Nada menos que 22 veces pronunció su nombre en los 33 minutos del discurso. La idea de Pence ya ha sido probada en campaña, y se basa en que Biden no es un socialista, pero sí está envejecido y, por tanto, no tendrá el vigor para oponerse a los socialistas de su partido. Así es como Pence declaró que "Biden será el caballo de Troya del socialismo en EEUU". El equipo de Trump ha usado en repetidas ocasiones la frase "Biden está en el sótano", para dar a entender que el candidato está desaparecido en campaña, escondido por el coronavirus, o, simplemente, enfermo (en EEUU, la expresión "estar en el ático" significa, lisa y llanamente, estar loco, y entre el sótano y el ático es fácil establecer una relación). A su vez, los medios de comunicación cercanos al presidente han repetido ese eslogan. Solo en junio y agosto, la cadena de televisión Fox News dijo en 322 ocasiones - más de cinco veces al día de promedio - que "Biden está en el sótano".

Pero no se trata solo de una cuestión de modelo económico. También de orden público. Pence afirmó que "la dura verdad es que no estaréis seguros en unos Estados Unidos con Biden como presidente". Tras tres meses de violencia callejera, el objetivo de la campaña de Trump es que ese mensaje cale, especialmente entre las mujeres de raza blanca, que en 2016 le dieron la presidencia y que en la actualidad, según las encuestas, prefieren a Biden.

El fantasma de Kenosha, así, planeó sobre Baltimore, la mayor ciudad del muy demócrata estado de Maryland, que ya vivió unos disturbios raciales masivos en 2015 tras la muerte de Freddie Gray, otro afroamericano, cuya misteriosa muerte en un coche de policía en el que entró arrestado y del que salió con la Columba vertebral partida fue declarada por la Justicia "asesinato", aunque la Fiscalía retiró todos los cargos contra los seis agentes que habían participado en el arresto.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino