Michael Russell, 'mano derecha' de Nicola Sturgeon: "Escocia no es comparable con Cataluña"

Michael Russell, 'mano derecha' de Nicola Sturgeon: "Escocia no es comparable con Cataluña"

El secretario para la Constitución y Europa tiene la ardua misión de allanar el camino a una nueva consulta soberanista "legal y constitucional" en Escocia

Es la mano derecha de Nicola Sturgeon para el segundo referéndum de independencia, militante histórico del Parrido Nacional Escocés (SNP), del que llegó a ser director ejecutivo hace más de dos décadas. Michael Russell, 67 años, ejerce ahora como secretario para la Constitución y Europa, con la ardua misión de allanar el camino a una nueva consulta soberanista "legal y constitucional", pese a las resistencias de Londres y el fantasma lejano de lo que ocurrió en Cataluña.

Con todas las turbulencias de estos últimos cinco años y en el medio de la pandemia, ¿es realista pensar en un nuevo referéndum en los próximos meses?

El Gobierno escocés se centró en la pandemia y apretó el botón de "pausa" en la independencia el pasado mes de marzo. Desafortunadamente, el Gobierno británico no hizo lo mismo, siguió adelante con el Brexit y decidió acabar innecesariamente con el período de transición. El Brexit ha cambiado fundamentalmente el Reino Unido y creemos que un referéndum legal y constitucional, después de la pandemia, dará al pueblo de Escocia la oportunidad de decidir sobre su futuro.

Usted dijo recientemente que no hay otra opción que celebrar un "referéndum legal". ¿Qué pasaría si Boris Johnson se niega, a diferencia de David Cameron en el 2014?
El SNP entiende la necesidad de un referéndum constitucional que sea visto como legítimo, tanto dentro de nuestro país como fuera. Es interesante sin embargo destacar que aquí estamos ante una situación única: el Reino Unido es una unión voluntaria de países. A la luz del Brexit, Escocia puede decidir si sería mejor optar por un relación diferente. No creo que sea sostenible para Boris Johnson bloquear los deseos del pueblo escocés, e ignorar de paso la naturaleza "voluntaria" de la unión.

¿Bastaría en última instancia con la aprobación de una ley en el Parlamento escocés?
Reitero que sería insostenible que el Gobierno británico intentara bloquear el referéndum, dadas las circunstancias constitucionales del Reino Unido, si tanto el pueblo como el Parlamento escocés votan a favor de la celebración de ese referéndum.

¿Las elecciones locales del 6 mayo pueden interpretarse como un ensayo del referéndum? ¿Qué ocurriría si el SNP no logra la mayoría absoluta?
La independencia será claramente un tema prioritario en esas elecciones, pero ahí no se decidirá si Escocia es independiente, eso ocurrirá en un referéndum posterior.

Johnson ha dicho que no ve las ventajas de "acabar enzarzados en una disputa legal". ¿Podría el Gobierno británico tomar acciones legales para impedir la consulta?
No veo la necesidad, pero si el Gobierno británico desafía el derecho del Parlamento escocés a aprobar su propia ley para celebrar un referéndum, el SNP contestará esa decisión en los tribunales.

¿No existe el riesgo de acabar como en Cataluña en el 2017, con un referéndum "no legal" y el caos en las calles?
Como he dicho, la situación de Escocia en el Reino Unido es única y no se puede comparar. Es interesante sin embargo el hecho de que el Gobierno británico está invirtiendo tiempo y dinero en presentar sus argumentos contra la independencia, sugiriendo de alguna manera que el referéndum está cerca y preparándose para rebatirlo.

¿Hasta qué punto la nueva consulta podría ser al final una batalla entre dos líderes: Sturgeon contra Johnson?
La cuestión de fondo es que Boris Johnson está tomando decisiones sobre Escocia a las que la gente que vive aquí se opone claramente. El Brexit es la más obvia. Y no podemos olvidar que hay sólo seis diputados conservadores por Escocia en la Cámara de los Comunes, y que los 'tories' siguen imponiendo políticas que la gente rechaza aquí. Es justo decir que Nicola Sturgeon ha demostrado su capacidad de liderazgo y que su labor durante la pandemia ha sido apreciada incluso por los simpatizantes de otros partidos. Sturgeon está claramente en contacto y en sintonía con la gente en Escocia, y Johnson no lo está.

¿Estaríamos en una situación distinta con otro tipo de Brexit?
Dado el voto abrumador a favor de la permanencia en Escocia (y lo ajustado del resultado en todo el Reino Unido), nosotros intentamos reconciliar la situación proponiendo una Brexit "blando", siguiendo dentro del mercado único. Pero el Gobierno británico rechazó esta propuesta, ignoró nuestros intereses y negoció el Brexit más duro posible.

Hay quienes sugieren que la contrapartida del Brexit debería ser un Reino Unido más descentralizado o incluso con un modelo federal...
La transferencia de poderes no está muerta, pero el Gobierno británico ha aprobado leyes que recortan los poderes de los Parlamentos de Escocia y de Gales. Lejos de un sistema federal, el Gobierno de Boris Johnson está claramente a favor de un Gobierno mucho más centralizado.

A lo largo del 2020 se ha producido un aumento del apoyo a la independencia. ¿Han creado el Covid y el Brexit la tormenta perfecta?
El Covid-19 es el gran reto de nuestro tiempo, y el hecho de que el Gobierno británico decidiera añadir la disrupción del Brexit al daño causado por la pandemia es algo difícil de creer. El Gobierno escocés propuso la extensión del período de transición, pero esa propuesta fue rechazada. Una nueva decisión irresponsable. Ahora estamos haciendo todo lo posible por mitigar sus efectos, pero no podemos evitar sus consecuencias dañinas.

¿Cree que Bruselas estaría más abierta ahora a acoger a una Escocia independiente como miembro de la UE?
Para unirse a la UE hay un proceso definido que se debe seguir, pero creemos que el hecho de haber pertenecido durante casi 50 años y de compartir los mismos valores, nos pone en una buena posición para culminar ese proceso con éxito. Agradecemos el calor que se ha mostrado hacia Escocia en Europa. Y tenemos mucho que ofrecer, desde nuestro potencial en energías renovables y en soluciones ante la emergencia climática, a las universidades de primera línea y nuestro compromiso con una economía del bienestar. Pero sobre todo reconocemos los beneficios como europeos de una soberanía compartida por el bien común y por todo lo que la UE representa.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino