Michael Keating: "El Brexit está fracturando la unión de Reino Unido"

Michael Keating: "El Brexit está fracturando la unión de Reino Unido"

Considerado uno de los mayores expertos mundiales en los nuevos nacionalismos (con largas estancias en Cataluña y Quebec)

A sus 71 años y a tiempo para la cita crucial con las urnas en Escocia, Michael Keating se desmarca con un libro premonitorio desde el título: "La unión fracturada: estado y nación en el Reino Unido". Considerado como uno de los mayores expertos mundiales en los nuevos nacionalismos (con largas estancias en Cataluña y Quebec), el profesor de la Universidad de Aberdeen asegura que el Brexit ha puesto en marcha "fuerzas centrífugas" en las cuatro naciones, en respuesta al traspaso de poderes de Bruselas a Londres. La posibilidad de una mayoría independentista en Escocia y el impulso de un segundo referéndum vaticinan a su entender años de turbulencias en las islas británicas.

¿Hasta qué punto el Brexit se ha convertido en una amenaza interna para el Reino Unido?
El Brexit está causando una fractura en el Reino Unido. La salida de la UE ha supuesto una transferencia de poderes de Bruselas a Londres, y eso ha creado un estado recentralizado. El Parlamento de Westminster ha retomado el control, y eso ha puesto en marcha fuerzas centrífugas en Escocia e Irlanda del Norte (que votaron contra el Brexit) y en menor medida en Gales. No podemos olvidar que el Reino unido se entiende como un estado plurinacional, en cierta medida comparado a la UE. El Brexit debería haber ido acompañado de un intento de redefinir la relación entre las cuatro naciones, pero no se ha hecho nada así. Hay unos cuantos conservadores que han puesto el tema sobre la mesa y creen que es el momento de repensar la Unión, pero son una minoría. Lo cierto es que todo el poder se lo ha quedado Westminster, y eso está creando problemas.

¿El Brexit ha sido al final un proyecto del nacionalismo inglés?
El Brexit ha dado pie a un "neounionismo" con tintes nacionalistas. Se habla mucho de los "valores británicos" y la Union Jack se ha hecho ubicua. Pero hay un hecho que salta a la vista: los votantes del "leave" en Inglaterra consideran que la secesión de Escocia e Irlanda del Norte es un precio "aceptable" por el Brexit.

Boris Johnson ha pasado de puntillas sobre los problemas de la unión...
Johnson no se ha atrevido ahora ni a subir a Escocia a hacer campaña, para no empeorar las perspectivas de los conservadores. La verdad es que no sabe qué hacer con el problema escocés, aunque existe una gran preocupación por lo que pueda pasar. Su estrategia hasta ahora ha sido negar la posibilidad de un nuevo referéndum y confiar en que el problema se diluya en el tiempo. Lo de Irlanda del Norte ha sido aún peor, ahí estamos ante una simple negación de la realidad: ahora tenemos dos fronteras, una en tierra y otra interior en el mar de Irlanda. No es extraño que los unionistas estén haciendo ruido.
¿Qué debería haber hecho el Gobierno británico después del referéndum del 2014 en el que perdió por diez puntos la independencia para evitar llegar a esta situación?
Londres cedió competencias, sobre todo de política económica y fiscal, y eso sirvió para aplacar las tensiones durante un par de años, cuando se hablaba de que la situación había quedado resuelta por una generación. Pero el Brexit lo cambió todo: Westminster ha retomado el control y Escocia ha salido de la UE contra su voluntad.

¿Las elecciones al Parlamento escocés pueden interpretarse como un referéndum sobre un nuevo referéndum?
Eso es lo que dicen los partidos pro-independencia. Si logran la mayoría como predicen las encuestas lo van a interpretar como un mandato para una nueva consulta soberanista, pero los partidos unionistas no lo van a interpretar así.

Si Johnson dice no, ¿existe el riesgo de una radicalización a la catalana con violencia en las calles?
No hay posibilidad de un escenario a la catalana. En primer lugar, porque aquí no existe el "obstáculo constitucional" que hay en España. Y luego porque no creo que el SNP llegue a convocar un referéndum unilateral, y menos hacer una declaración de independencia. El Gobierno británico no va a intervenir como lo hizo el Gobierno español, en todo caso ignoraría o boicotearía una consulta que no fuera legal.
Hay quienes interpretan también estas elecciones como un pulso personal entre Nicola Sturgeon y Boris Johnson...
Sturgeon sigue siendo bastante popular en Escocia. Hizo un buen papel durante la pandemia, sobre todo de comunicación con los escoceses, y en ese sentido salió mejor parada que Johnson, aunque el éxito de la campaña de las vacunas ha dejado todo eso atrás. El último escándalo y su enfrentamiento con Alex Salmond no parece haberle afectado tampoco en las encuestas...

¿El desquite de Salmond con el Partido Alba tendrá algún efecto?
Muy minoritario, en todo caso lograrán uno o dos diputados. La gente no entiende la diferencia entre los dos partidos ni el voto táctico. No quiero entrar en cuestiones personales, pero hoy por hoy Sturgeon es mucho más popular que Salmond.

El apoyo a la independencia en Escocia subió durante la pandemia y parece que está volviendo a remitir...
El apoyo a la independencia es prácticamente del 50%. Lo cierto es que la sociedad escocesa está tremendamente polarizada entre los partidarios de la independencia y la pertenencia a la UE, y los partidarios del Brexit y la pertenencia al Reino Unido.
Usted defendía hace siete años la "tercera vía" para Escocia: más autonomía dentro del Reino Unido...
Me temo que la "tercera vía" se ha estrechado mucho desde entonces: la situación se ha polarizado tanto que casi no hay espacio para una solución intermedia, igual que pasa en Cataluña.

¿Se romperá el Reino Unido?
Es algo que parece posible. Y aunque si así sucediera no creo que el Reino Unido se disolviera netamente en sus cuatro partes integrantes. Cada parte tendría además cuestiones muy difíciles que resolver, como por ejemplo la existencia de una frontera dura entre Escocia e Inglaterra o las disparidades entre las dos Irlandas. De una manera o de otra, nos esperan años de inestabilidad, causada precisamente por el Brexit, que ha demostrado ser un asunto bastante más complejo de lo que creíamos.

www.prensa.cancilleria.gob.ar es un sitio web oficial del Gobierno Argentino